SUCCIONADOR de POROS: ¿es efectivo?

succionador de poros
succionador de poros

La limpieza y el tamaño de los poros es un tema que sin duda preocupa a la población, hecho que puede verse reflejado en el enorme éxito en ventas del succionador de poros desde que se lanzara al mercado.

Aunque este famoso aparato cuenta con defensores y detractores, no todo es blanco o negro, y hoy analizaremos las ventajas e inconvenientes del succionador de poros, y también daremos las claves para un correcto uso, y algunas alternativas para mantener los poros visiblemente menos dilatados.

¿Qué son los “poros abiertos”?

Para entender el funcionamiento del succionador de poros, es importante comprender primero cómo funcionan los poros, y qué opciones tenemos ante unos poros visiblemente dilatados.

Los poros son los orificios por los cuales la glándula sebácea y el folículo piloso se abren a la piel.

Por tanto, la propia fisiología del poro nos impide eso que llevamos años tratando de conseguir: cerrar el poro. Lo único que se puede conseguir para mejorar su apariencia es mantenerlos limpios.

¿De qué depende que el poro sea más o menos visible?

Hay diferentes factores que pueden propiciar que los poros se vean más grandes o dilatados. Algunos de ellos son:

  • Genética
  • Raza
  • Edad
  • Sexo
  • Zona del cuerpo: hay algunas zonas con un mayor número de glándulas sebáceas, como por ejemplo la zona T, o la parte alta de la espalda, y otras zonas con menor número y actividad de las mismas.

Como vemos, se trata de factores frente a los que no podemos actuar. Pero sí que hay una acción que podemos tomar para mejorar su apariencia: mantener limpio el poro.

Cuando los poros de la piel están sucios, se ven más dilatados, grandes y oscuros. Un poro puede verse sucio como consecuencia de la acumulación de sustancias como cremas o maquillaje, pero también por la contaminación, o por la oxidación del sebo acumulado.

Parece evidente, por tanto, que mantener limpio el poro mejorará notablemente su apariencia y su tamaño. Y ante esta búsqueda incesante de cosméticos y utensilios para mantener una buena higiene facial, surgió el succionador de poros, que promete retirar la suciedad del rostro de manera sencilla y en la comodidad del hogar.

¿Cómo funciona el succionador de poros?

El succionador de poros no es más que una bomba de vacío que va “aspirando” la suciedad o células muertas que puedan quedar en la piel.

Habitualmente se compra con diferentes cabezales, de distintos tamaños, formas o materiales para adaptarlo al tipo de piel de cada persona o a la intensidad de succión que necesite. Además, el propio succionador de poros suele tener también diferentes niveles de succión que regularán la intensidad.

Cómo utilizar el succionador de poros paso a paso

Antes de utilizar el succionador es necesario realizar una preparación de la piel:

  • Se debe limpiar bien la piel, con el limpiador que se emplea habitualmente.
  • Aclarar con agua y secar suavemente la piel a toquecitos.
  • Como extra, y para una mejor efectividad del succionador de poros, puede calentarse la zona a tratar, con la aplicación de vaho o con una toalla caliente en la cara, que facilitará la extracción de suciedad y puntos negros.

Tras la preparación de la piel, se procederá a la succión:

  • Es preferible, al menos al comenzar a utilizarlo, emplear el menor de los niveles de succión que tenga el aparato, en caso de tener varios. También es importante escoger el cabezal que mejor se adapte al tipo de piel, aunque al principio es preferible optar por el menos agresivo para la piel, e ir cambiándolo o aumentando el nivel de succión si se observa buena tolerancia.
  • Se debe ir deslizando suavemente el succionador por la cara, principalmente por las zonas más propensas a acumular suciedad, como suele ser la “zonaT”.
  • Es muy importante no tirar del succionador de poros hacia arriba para aumentar la succión, y también evitar dejarlo mucho tiempo sobre una zona, ya que podría dejar marcas o moratones en la piel.
  • Para una succión menos agresiva, se puede optar por realizar todo el proceso con la piel húmeda.
  • Cada cierto tiempo, también debe limpiarse el cabezal, retirando toda la posible suciedad que hayamos retirado.

Pasos a seguir tras la succión:

  • Volver a realizar una limpieza facial con productos respetuosos con la piel, y aclararla con agua fría.
  • Desinfectar muy bien el succionador de poros para tenerlo preparado para el próximo uso.

Ventajas e inconvenientes del succionador de poros

✔ Puede retirar puntos negros e impurezas más externos de la piel

✘ No es aconsejable si se tiene alguna patología dermatológica activa, como acné o rosácea, puesto que podría verse empeorada

✘ En pieles sensibles puede ser muy irritante y provocar reacciones indeseadas

✘ Puede provocar marcas o moratones por rotura de vasos sanguíneos si la succión es excesiva.

Alternativas al succionador de poros

El succionador de poros puede ser una forma de mantener limpios los poros, y de esta forma, hacer que se vean menos dilatados -siempre que se utilice de forma correcta-. Sin embargo, puede tratarse de un método bastante agresivo y terminar dañando la función barrera de la piel.

Por este motivo, hemos recopilado alternativas al succionador de poros, que pueden ayudar a disminuir visiblemente el tamaño del poro mediante la incorporación de determinados activos en cosmética.

  • Limpiador: La limpieza es un paso fundamental en cualquier rutina, y puede ayudar a mantener limpios los poros, evitando de este modo que se vean excesivamente dilatados. En este post ya te contamos cómo desmaquillarse como lo haría un profesional, para que conozcas cómo realizar una buena limpieza facial.
  • Ácido salicílico: El ácido salicílico es uno de los activos en cosmética que pueden resultar más eficaces para mantener los poros limpios, evitando también la formación de comedones. Puede encontrarse en limpiadores, tónicos, sérums o cremas.
  • Retinoides: Los retinoides son activos que tienen acción bacteriostática, comedolítica y seborreguladora, y además retexturizan la piel, por lo que resultan el combo perfecto para mejorar el aspecto del poro. Descubre aquí cuáles son las mejores cremas con retinol.
  • Protector solar: El uso del protector solar no mejorará directamente la apariencia del poro, pero sí que evitará la degradación de la elastina y colágeno provocada por los rayos UV, lo que provoca pérdida de elasticidad y flacidez, las cuales están estrechamente relacionadas con una apariencia de poros más dilatados.