Cómo DESMAQUILLARSE como lo haría un profesional

Cómo desmaquillarse
Cómo desmaquillarse

La clave para lucir un rostro sano, bello y joven está en seguir una rutina de belleza diaria óptima y que se adapte a las necesidades de la piel. En este punto, es primordial realizar un buen desmaquillado del rostro, ojos y labios, sin olvidar limpiar, tonificar e hidratar la piel aunque no nos hayamos maquillado. La maquilladora profesional Cristina Lobato nos muestra las claves que nos enseñan cómo desmaquillarse de manera profesional y así evitar los errores más comunes que solemos cometer, y la dueña del salón Cristina Galmiche nos da sus mejores trucos para que aprendamos una buena rutina.

Cómo desmaquillarse

Errores que se deben evitar al desmaquillarse

Los errores más comunes y que debemos evitar a la hora de desmaquillarnos son:

① Frotar el ojo en movimientos circulares para desmaquillar

De esta forma lo único que conseguimos es no retirar el producto de las pestañas, y además se mancha todo el contorno de los ojos.

Lo que deberíamos hacer… Corta un disco de algodón por la mitad, ponlo sobre la zona de la bolsa y con la otra mitad empapa bien la pestaña con el ojo cerrado y retira deslizando suavemente. Por último, coloca el algodón en la parte superior del párpado y desliza desde la raíz de las pestañas hacia arriba.

② Aplicar poca leche limpiadora

La leche limpiadora, mejor en grandes cantidades. Es necesario aplicar el producto en abundancia porque si aplicamos poca cantidad la piel la absorberá y no realizará su función de limpieza.

Lo que deberíamos hacer… Aplicar suficiente cantidad para que la piel se sature y no la quiera absorber. De esta manera, irá arrastrando todo el maquillaje y la suciedad. Solemos retirarla con discos de algodón, pero Cristina Lobato recomienda hacerlo con tisú, se gasta menos cantidad y se elimina el maquillaje de forma más rápida.

Cristina Galmiche concuerda con la maquilladora poniendo el foco en que la gran ventaja de la leche limpiadora es que arrastra las impurezas oleosolubles -aquellas que solo se eliminan con bases de aceite, como el maquillaje o los protectores solares- sin alterar el pH ni hipotecar la hidratación del rostro. Después, habrá que utilizar una loción o tónico calmante, que reforzará el arte de la limpieza, ya que retira las sustancias hidrosolubles, como las partículas de polvo y células muertas, al mismo tiempo que calma la epidermis y la deja fresca y reconfortada.

Limpiar la piel e hidratar directamente

Tras desmaquillar y limpiar la piel, muchas hidratan directamente con su crema facial. ¡Error!

Lo que deberíamos hacer… Tonificar la piel antes de hidratar. El tónico va a retirar restos de limpiadora que siempre se quedan en la piel e incluso puede que salga suciedad que ésta no ha conseguido retirar. La función primordial del tónico es reequilibrar el ph de la piel porque por sí sola tarda en recuperarlo aproximadamente dos horas. Sin embargo, con el tónico reequilibramos de manera inmediata.

No desmaquillar o limpiar la zona del cuello

A veces nos olvidamos de esta zona. Al maquillar también debemos tenerla en cuenta para difuminar la base hacia la zona del cuello y evitar cortes. Por eso, es importante prestar atención y desmaquillar esta zona.

Desmaquillar los labios con leche limpiadora o agua micelar

Es preferible utilizar un producto de fórmula suave, la maquilladora recomienda hacerlo con desmaquillante de ojos. Empapa un disco de algodón con el producto y comienza deslizando con suavidad el labio inferior, desde la comisura al centro. Primero una mitad del labio y a continuación la otra, del mismo modo el labio superior.

Qué pasa si no te desmaquillas

No desmaquillarse o hacerlo de manera incorrecta puede acarrear problemas en la piel.

Poros negros

“Lo primero que sucede cuando no realizamos un correcto ritual de higiene diario es que los conductos de la unidad pilosebácea– mejor conocidos como poros- empiezan a taponarse” nos explica Cristina Galmiche. Es decir, no aprender cómo desmaquillarse correctamente generará poros negros en el rostro y otro tipo de problemas de dermis.

No aprender cómo desmaquillarse correctamente generará poros negros en el rostro.

Cristina Galmiche

Ese tapón que le generamos a la piel es el causante de que surjan impurezas en el rostro en forma de granitos o puntos negros. Con lo cual, si no nos limpiamos, tendremos una piel menos uniforme y con una textura granulada

Aquí ya te contamos cómo quitar puntos negros sin dañar la piel.

Acné

Al igual que se explica en el punto anterior, si no interiorizamos cómo desmaquillarse estamos invitando al acné a quedarse en nuestro rostro ya que, al no eliminar las impurezas, el sebo se acumula.

Arrugas y envejecimiento

Si no nos desmaquillamos antes de dormir, los contaminantes acumulados durante el día y las sustancias del maquillaje -que no dejan de ser productos no naturales- se filtran en los poros, rompen la elastina y el colágeno y empiezan a acelerar el proceso de envejecimiento. Antes de tiempo, nacen arrugas en la piel.

Desmaquillarse con toallitas

Las toallitas, por ejemplo, son una manera rápida, pero en muchos casos no demasiado efectivas y pueden generar afecciones dermatológicas. Trasladan la suciedad de un punto a otro sin eliminarla por completo. Asimismo, suelen incorporar alcohol o fragancias que provocan sensibilidad a largo plazo. Por eso, Galmiche las vetaría totalmente de cualquier ritual desmaquillante.

Cómo desmaquillarse paso a paso

Material que necesitamos

  • Desmaquillante bifásico para los ojos.
  • Leche limpiadora.
  • Loción calmante o agua micelar.
  • Loción equilibrante.
  • Tisús

Paso a paso:

La recomendación de la experta esteticista para un correcto desmaquillado sería:

Paso 1. Desmaquillante bifásico

En primer lugar y si nos maquillamos los ojos, limpiarlos con un desmaquillante bifásico, utilizando un algodón para cada ojo y arrastrando los restos de maquillaje de pestañas y parpados con un movimiento cuidado, hacia abajo.

Paso 2. Leche limpiadora.

Seguiríamos con una limpiadora en leche con texturas fluidas y siempre formuladas con activos respetuosos. La extenderíamos en rostro, cuello y escote como si se tratase de una caricia, sin presionar y con las manos limpias.

Paso 3. Retirar la leche limpiadora con un tisú.

Retiraríamos con pañuelos faciales. Es importante no friccionar la piel y utilizar un tisú para una mitad de la cara y otro para la otra, en vez de con algodón, ya que este no arrastra la suciedad igual de bien.

Lo más indicado es hacerlo de dentro hacia fuera y en sentido ascendente para fomentar la firmeza del rostro.

Paso 4. Loción Calmante.

Una vez hemos retirado la leche, pasamos a la fase de enjuague y tonificación con la ayuda de una Loción Calmante. Impregnamos el algodón, extendemos por las mismas zonas y secamos después con un pañuelo facial.

“Para mí, el agua del grifo es enemiga de un cutis sano, y por eso aconsejo usar una loción que refuerce la acción de la leche limpiadora y actúe como un agua enriquecida que enjuague y calme” recomienda la profesional.

Paso 5. Loción Equilibrante.

Concluiríamos nuestro desmaquillado con una Loción Equilibrante que además de cuidar del pH de la piel, la prepara para la posterior absorción de nutrientes. Aplicamos en un algodón, pasamos por rostro, cuello y escote, y dejamos secar al aire.

Ahora la piel ya está lista para los productos que hayamos elegido para nutrir e hidratar el rostro: serum, crema hidratante, …

Trucos profesionales

Rutina diaria en casa

El éxito para un rostro sano reside, según Galmiche, en lo que cada clienta haga en su casa. Acudir al salón de belleza es totalmente necesario para mantener la salud de la dermis facial, pero para que estos tengan mejores resultados la rutina diaria es esencial.

Y, en concordancia con los errores que debíamos evitar y que nos contaba Lobato, Galmiche defiende la técnica de la doble limpieza. Por eso la mejor receta cosmética para desmaquillarse es el clásico binomio leche – tónico, que ejerce una doble acción sobre el rostro sin hacerle daño.

Para acabar por perfeccionar este must beauty, habrá que añadir una loción equilibrante para que el pH cutáneo no sufra y nuestra piel se oxigene, se calme y se fortalezca.

Si tienes dudas sobre una limpieza facial correcta, ya hicimos La Guía Completa de las mejores técnicas de limpieza facial.

Tratamiento en cabina cada cierto tiempo

Además de una buena rutina de higiene diaria y de aprender cómo desmaquillarse, hay un segundo hábito que llegará ahí donde esta limpieza en casa no puede llegar. Es la oxigenación o limpieza facial, que se realiza en cabina por una esteticista profesional.

Es el tratamiento por antonomasia de la clínica Cristina Galmiche, confiesa la propietaria. “Evidentemente, podemos encontrar otros protocolos y dispositivos, pero yo no los trabajo porque nada me ha dado mejores resultados y está en consonancia con mi filosofía profesional –terapias 100% biocompatibles, naturales y personalizadas– como la oxigenación artesanal”.