Qué es la DIETA de la ALCACHOFA

dieta de la alcachofa
dieta de la alcachofa

Dentro del inmenso mundo de las dietas milagro, quizá una de las más conocidas sea la dieta de la alcachofa. Pero ¿en qué consisten este tipo de dietas? ¿Son realmente eficaces? ¿qué repercusiones tienen para la salud? Todas estas cuestiones las resolveremos en la entrada de hoy. ¡Sigue leyendo para aclararlas todas!

¿En qué consiste la dieta de la alcachofa?

Como ya hemos comentado, la dieta de la alcachofa no es más que otra de las muchas dietas milagro, basadas en un único alimento y que prometen a quien la lleve a cabo una pérdida de peso en un tiempo muy reducido.

Esta dieta milagro tiene diferentes variantes, pero el punto común es que en ella se emplean alcachofas, o el jugo de las mismas, como alimento principal en las comidas a lo largo del día. Lo más habitual es encontrar dietas basadas en cinco ingestas a base de alcachofa y gran cantidad de líquido a lo largo del día durante los tres primeros días consecutivos. En los días posteriores, se irían incluyendo algunos alimentos más, junto con suplementos que suelen incluir también extracto de alcachofa.

La dieta de la alcachofa promete resultados casi milagrosos, como la pérdida de peso muy rápida, mejorar la presión sanguínea, depurar y detoxificar el organismo…

¿Es saludable la dieta de la alcachofa?

La dieta de la alcachofa, como todas las dietas milagro, rotundamente no son saludables. Pero es que además de tener repercusiones negativas en la salud, también podrían ser contraproducentes en la pérdida de peso.

Repercusiones en la salud de la dieta de la alcachofa

  • No es una dieta equilibrada: puesto que no incluye los macronutrientes necesarios para que el organismo pueda cumplir sus funciones y mantenerse saludable. Como consecuencia, y si se extiende en el tiempo, podría traer consecuencias para la salud de cierta gravedad, como problemas digestivos y psíquicos, además de cansancio, fatiga e irritabilidad.
  • Se basa en un único alimento: Además de los problemas de carencias de otros nutrientes, mencionados en el punto anterior, basar la dieta en un único alimento puede derivar en un rechazo y aversión al mismo, por haber abusado de su consumo.
  • Pérdida de tono muscular y flacidez: El peso que se pierde rápidamente tras este tipo de dietas milagro, como la dieta de la alcachofa, es esencialmente agua, electrolitos y masa muscular. La grasa, que es lo que interesa perder en casos de mejora de composición corporal, generalmente se mantiene, por lo que el cuerpo se ve mucho más flácido por la pérdida de tono muscular y mantenimiento de grasa.
  • Alta probabilidad de efecto rebote: En relación con lo anterior, el peso perdido tras el abandono de la dieta será mayor como consecuencia de la rehidratación de los tejidos y de los cambios metabólicos que se han sufrido como consecuencia del bajo aporte calórico.
  • Mala relación con la comida: El seguimiento de este tipo de dietas fomenta una mala relación con la comida, inculcando miedo a ciertos alimentos o macronutrientes, y desarrollando técnicas de compensación, que pueden derivar en TCAs (trastornos de la conducta alimentaria)
  • Falta de energía: El bajo aporte calórico puede provocar cansancio y falta de energía, que impiden el desarrollo de la actividad física, la cual es esencial para la pérdida de peso, el mantenimiento de la masa muscular y un estilo de vida saludable.

Propiedades de la alcachofa

A pesar de que la dieta de la alcachofa no sea recomendable, la alcachofa per se sigue siendo un alimento muy saludable, que, incluida dentro de una alimentación variada y equilibrada, puede proporcionar beneficios a nivel de salud.

Actúa como diurético natural. Las alcachofas eliminan toxinas y ayudan a reducir la retención de líquidos, por lo que es interesante incluirlas en la dieta en caso de desear reducir la celulitis.

Contienen vitaminas y minerales. Al igual que la mayoría de vegetales, las alcachofas aportan minerales y vitaminas esenciales para el organismo, como magnesio, hierro, vitamina A, vitamina B1, potasio, sodio…

Regulan el tránsito intestinal. Son alimentos muy ricos en fibra, lo que las hace ideales para mejorar casos de estreñimiento, regulando el tránsito intestinal y mejorando las digestiones.

Favorece la digestión de las grasas. Por su contenido en cinarina, la cual estimula la secreción de bilis y ayuda a digerir las grasas que se consuman junto con la alcachofa, lo que hace las digestiones menos pesadas.

Controla los niveles de colesterol en sangre. Gracias a su contenido en fitoesteroles.

Posee acción antioxidante. Por su alto contenido en flavonoides.

En definitiva, la alcachofa es, como la mayoría de alimentos vegetales, protector del organismo, con múltiples beneficios para el mismo.

Recetas con alcachofa

recetas dieta de la alcachofa

Algunas de las recetas para cocinar la alcachofa y disfrutar de todo su sabor en platos equilibrados,

Alcachofas con jamón y cebolla

Ingredientes para 4 personas:

  • 12 alcachofas frescas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 limón
  • 100 – 150 g de jamón en tacos
  • Aceite de oliva virgen, sal y pimienta

Preparación

  1. Se limpian las alcachofas y se parten a la mitad.
  2. Se pone a hervir una olla con agua y el limón partido en 4 partes (esto evitará que se oxiden), y una vez en ebullición, se incorporan las alcachofas
  3. Mientras tanto, se doran en una sartén con AOVE la cebolla y los dientes de ajos, picados muy fino. Cuando esté dorado, se incorpora también el jamón durante un par de minutos más, y al finalizar se reserva.
  4. En la misma sartén, se añade aceite de oliva y se incorporan las alcachofas hasta dorarlas.
  5. Como último paso, se mezclan las alcachofas con el resto de los ingredientes que habíamos reservado.

Alcachofas rellenas de atún

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 alcachofas frescas
  • 2 latas de atún al natural o en aceite de oliva
  • Mayonesa
  • 2 huevos
  • Queso rallado

Preparación.

  1. En primer lugar, se cuecen las alcachofas en una olla con agua y limón, como indicamos en la receta anterior.
  2. Una vez que están tiernas, se escurren y se les corta el tallo y las hojas exteriores.
  3. Mientras tanto, se cuecen los dos huevos, y una vez cocidos se pelan, se pican finito y se mezclan con las dos latas de atún y con las cucharadas de mayonesa que se precisen.
  4. Se hace un hueco en el centro de cada alcachofa, y con la ayuda de una cuchara, se van rellenando con la mezcla de huevos y atún.
  5. Después, se espolvorean con queso rallado por encima, y se llevan al horno, que debe estar precalentado a 180º. Se cocinan en el mismo durante unos 15 minutos, aunque mejor ir vigilando hasta que el queso esté fundido y dorado.

Podemos concluir que, a pesar de ser la alcachofa un excelente alimento con multitud de beneficios, la dieta de la alcachofa compromete la salud de quien la sigue.

Para perder peso, la opción ideal es llevar una dieta individualizada y acorde al estilo de vida, realizar ejercicio físico y adquirir buenos hábitos alimentarios, que no comprometan la salud mental, generando una mala relación con la comida.

Si te interesa este contenido, puedes echar un vistazo también a las siguientes entradas:

Qué es la dieta proteica y por qué está de moda

Dieta alcalina ¿beneficiosa o no?

¿Qué tiene la dieta mediterránea que la hace tan especial?