Qué hay de nuevo en los circuitos de spa

circuitos de spa

En los circuitos de spa y balnearios, en los centros de bienestar o de estética, o incluso en las pequeñas salas de relajación que incluyen espacios más grandes, como gimnasios o salas de aeropuertos, también hay modas. Esto es lo que empieza a ganar popularidad en cuestión de espacios y equipamiento, que dice mucho, asimismo, del tipo de experiencias que buscamos.

Que nos lleguen al alma

Según el Global Wellness Summit, que cada año lanza las tendencias mundiales en el sector del bienestar, lo que necesitamos son espacios numinosos, es decir, casi sagrados, que despierten nuestra espiritualidad, que nos sobrecojan o nos den paz. «En los últimos años, una avalancha de estudios ha demostrado la poderosa conexión entre el entorno construido y nuestra salud física, y ha despegado un nuevo sector de ‘arquitectura del bienestar’, muy centrado en movimientos de diseño funcional, ya sea la iluminación circadiana o la purificación del aire –escribe Veronica Schreibeis, arquitecta y fundadora de Vera Iconica, precisamente una firma que diseña este tipo de wellness arquitecture–. Lo que se ha pasado por alto es el diseño que puede aprovechar y alimentar nuestra espiritualidad», sentencia. Espacios cotidianos alejados de toda ostentación, minimalistas, luminosos, abiertos, lugares relajados y, a poder ser, en contacto con la naturaleza. Espacios que nos hagan sentir, pensar, creer.

Frío, frío

Lo vemos en medios especializados internacionales: las inmersiones en baños o duchas frías, el hielo o la nieve, empiezan a llevarse. En el sector de la estética y la belleza, la crioterapia no es un descubrimiento reciente, pero es cierto que su ascendente fama –gracias, como es habitual, a que muchos famosos empiezan a utilizarla– o los formatos en los que se ofrecen las terapias de frío, sí que pueden llegar a convertirla en algo novedoso y refrescante. «A pesar de que no suelen ser el elemento principal de un área wellness, los equipamientos de frío son esenciales para potenciar las virtudes de las cabinas de la zona seca», nos explica Roberto Baños Pantoja, arquitecto de Freixanet Wellness. «Es decir, el hecho de intercalar estos elementos entre sesiones de sauna o entre una sesión de sauna y una de vapor, aparte de ser una sensación muy reconfortante, aumenta los beneficios para el sistema respiratorio y el sistema circulatorio gracias al contraste térmico». El formato más habitual, comenta, es la fuente de hielo, por su versatilidad y atractivo y porque puede diseñarse de múltiples formas para encajar en cualquier espacio. También menciona las duchas o cabinas de nieve, pero por su reciente irrupción en el mercado y la inversión que requieren, no hay muchos espacios que las ofrezcan por ahora.

Salado al gusto

Si Roberto Baños debe apostar por una tendencia que pisa fuerte son las cabinas sal. Se trata de salas con paredes formadas por bloques de sal del Himalaya que destacan por sus colores vistosos. «Al tratarse de un elemento traslúcido, permite realzarlo a nivel visual gracias a un sistema de retroiluminación que va cambiando de color, consiguiendo un efecto cromoterapia sumamente relajante», indica el arquitecto. Además de su valor estético, estar rodeado de sal del Himalaya tiene propiedades saludables: «es eficaz para combatir trastornos como la fatiga o el estrés, dado que los iones negativos que desprende atraen los iones positivos que los originan. De hecho, para compararlo con algo más cotidiano, tiene cierto paralelismo con los efectos beneficiosos del agua de mar». La haloterapia también suele recomendarse para tratar problemas respiratorios, como resfriados o bronquitis.

Actualización antivirus

Después de lo que hemos pasado –y lo que sigue pasando–, los equipamientos, espacios o artefactos que brinden mayor sensación de seguridad, serán los que más triunfen. De hecho, según el listado de tendencias wellness de 2021 de la consultora para instalaciones de spas WTS International, el primer puesto lo ocupa la purificación del aire. Cuanto más puro sea el aire de una estancia, más tirón tendrá. Aunque Roberto Baños afirma que no ha habido un cambio de uso de productos debido a la pandemia, los equipamientos más habituales de los spas ya solían adquirirse por sus beneficios para la salud. Por ejemplo, los baños de vapor humidifican las vías respiratorias y las saunas aportan beneficios sobre la circulación sanguínea, el sistema respiratorio y el sistema inmunológico. Es decir, «tomar una sauna no es un tratamiento para este nuevo virus, pero sí que contribuye de forma preventiva a que el cuerpo esté en mejores condiciones ante un eventual contagio», opina el arquitecto.

Baños de lodo

El baño de vapor, las saunas y las piscinas lúdicas son los mayores reclamos de los balnearios y spas. El último giro de tuerca es añadir barro a estos baños de vapor ya instalados para poder prestar un servicio nuevo, el de los mud baths. «El fango es un elemento beneficioso para la piel que, tras permanecer en contacto con él, queda suave y vigorizada», dice el arquitecto. Los hay de diversos colores y texturas y puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo, incluido el rostro, el cuello y el escote. Es un tratamiento versátil, agradable –se aplica tras ducharse, se deja sobre el cuerpo durante unos 20 minutos, puesto que el vapor lo va dejando blando y suave, y se retira tras otra ducha de agua tibia– y no requiere nuevas instalaciones. «Se puede considerar una variante del baño de vapor que, al integrar el fango como elemento protagonista, genera curiosidad entre los usuarios del circuito wellness y, a la postre, contribuye a que la experiencia sea extraordinaria en su conjunto».

Quizá también te pueda interesar el artículo Los beneficios de flotar.