Ingredientes para un efecto glow

Efecto Glow

Piluca Barrau, farmacéutica y experta en dermocosmética, tiene un mensaje para la generación Z: es posible conseguir el efecto glow de los filtros de Instagram si sabemos elegir los ingredientes adecuados. La experta de Menorca nos indica los principales.

Por Piluca Barrau

Lo que buscamos al hacernos una foto en Instagram y en TikTok es: primero, belleza; segundo, diversión. Cada uno busca eliminar sus pequeños o grandes defectos: levantar o añadir pómulos, cambiar el aspecto de la nariz o de las cejas… Con respecto a esos cambios tan estructurales, nosotros, desde la estética o la dermocosmética, no podemos hacer nada. Como mucho podemos cambiar el color de nuestros ojos con lentillas de colores; que, por cierto, cada día están más conseguidas y tienen acabados más naturales (de hecho, nosotros, desde nuestro centro de óptica y optometría, enviamos lentillas mensuales a nuestros clientes).

Pilucabarrau 1

Pilar Barrau (@pilarbarrau)
Farmacéutica y experta en dermocosmética
Farmacia Pilar Barrau (Mahón, Menorca)

Pero, ¿qué suelen tener en común esos filtros que tanto gustan a la generación Z (bueno, y también a gran parte de las demás)? El efecto aterciopelado que dejan en la piel, que disimula los poros y las arrugas. Por eso, si tuviéramos que decir cuáles serían nuestros objetivos a nivel cutáneo inspirados o alentados por estos filtros, podríamos decir que son: en primer lugar, “borrar” arrugas estáticas y dinámicas (cronológicas, fotoinducidas o metabólicas).

Estas se producen por la oxidación, glicación y fosforilación de proteínas de la piel. Asimismo, eliminar la flacidez, especialmente la del ovalo facial, y dar consistencia cutánea. Y, por último, quitar manchas, pápulas o pustúlas, acné y marcas postacné, disminuir el tamaño del poro o las consecuencias de patologías como la dermatitis o rosácea. En resumen, dar un aspecto suave y uniforme a la piel.

Ingredientes ‘top’ para un efecto glow

¿Cómo podemos alcanzar este efecto glow con dermocosmética? Necesitaremos productos que ejerzan una acción intensiva: despigmentantes, retexturizantes, renovadores celulares, reafirmantes y antiarrugas. Para ello, repasamos los ingredientes que para mí son “top”.

Hidroxiácidos

Ácido glicolico, ácido láctico, gluconolactona y ácido salicílico, por su capacidad exfoliante y retexturizante. Esos disminuyen la cohesión entre los corneocitos de la epidermis y facilitan la descamación celular y, por tanto, promueven la aparición de las nuevas células. Además, consiguen que los demás productos penetren mejor en la piel. Con ellos mejoramos acné y comedones, el aspecto del poro, lesiones inflamatorias y disminuimos las cicatrices. En el caso del glicólico, también mejoramos manchas y arrugas.

DMAE (dimetilaminoetanol)

Es un activo conocido principalmente por su acción reafirmante, pero en realidad tiene una triple función en el cuidado de la piel. Primero, sí, tiene una acción reafirmante, pues es precursor de la acetilcolina, el neurotransmisor que permite la contracción muscular.

Cuando movemos un músculo, la acetilcolina es la que activa al músculo en la unión neuromuscular. El DMAE ayuda a aumentar los niveles de este neurotrasmisor, y hay estudios que demuestran que su aplicación tópica recupera y aumenta el tono de los músculos faciales, combatiendo la flacidez propia de la edad. Es decir, sus efectos en la piel son una mejora general del tono, y más concretamente, podemos notarlo en que reafirma y eleva zonas como las mejillas, las mandíbulas, el cuello y los párpados.

Segunda función: es antioxidante. Combate los radicales libres y tiene propiedades antinflamatorias que nos ayudarán en la lucha contra el envejecimiento prematuro de la piel. Por último, mantiene la piel hidratada, elástica y luminosa, puesto que aumenta la retención de agua en la dermis y potencia la síntesis de colágeno y glicosaminoglicanos. Gracias a ello, la piel se ve mas elástica y luminosa, rejuvenecida.

Niacinamida

Es otro de los ingredientes más buscados en nuestro centro. Se trata de la forma activa de la vitamina B3. Todas las pieles se benefician de ella, incluidas las sensibles. La niacinamida mejora las manchas, combate el acné (puesto que reduce el sebo), atenúa las rojeces por sensibilidad o patologías como la rosácea (puesto que reduce la inflamación) y mejora, en general, la textura de la piel, el tamaño y aspecto del poro, y las arrugas. También es antioxidante y nos protege de los radicales libres; posee una función antiglicación de las proteínas, mejora la función barrera de la piel y la pérdida de agua y aumenta la producción de lípidos (ceramidas) y proteínas (filagrina) en la epidermis.

Retinoides

El retinol y el retinaldehído tienen capacidad de aumentar el recambio celular. Es decir, tenemos células nuevas, que nos dan mejor aspecto (en general, y el de nuestros poros) y más luminosidad. Además, estimulan la síntesis de colágeno, elastina, y ácido hialurónico natural, mejorando la firmeza y la elasticidad de la piel y disminuyendo las arrugas. Reducen también la actividad de los melanocitos, difuminando las manchas. Por último, tienen alto poder antioxidante. El retinal, concretamente, es apto para pieles con acné y pieles con rosácea leve; de hecho, mejora la vascularización frente a esta última.

Hialurónico

Hidrata y rellena las arrugas a diferentes profundidades de la piel (según el peso molecular del producto, claro).

Péptidos y factores de crecimiento

Trabajan también contra la pérdida de firmeza y contra las arrugas. Se trata de sustancias proteicas que reparan y regeneran los tejidos (mejorando, por ejemplo, la apariencia de cicatrices). Actúan a nivel de la epidermis (promoviendo la regeneración celular, estimulando el crecimiento, la proliferación y diferenciación de las células de esta capa); y a nivel de la dermis (estimulan la regeneración de los fibroblastos, sintetizando componentes de la matriz extracelular como son el colágeno, la elastina y la fibronectina).

Despigmentantes

En este gran grupo, los protagonistas son el ácido tranexámico y el azelaico. También en esta función destaca la niacinamida, pero a esta ya le hemos dedicado un apartado especial por sus otras grandes virtudes.

Por último, no querría terminar sin mencionar a los nutricosméticos, que cada vez gozan de mayor aceptación entre el público, y que sin duda pueden ayudarnos a conseguir ese efecto glow de filtro de Instagram. Hablamos de indicaciones que incluyen sustancias que nos ayudan a tratar el estrés oxidativo, estructurales (que mejoran incluso la estructura cutánea) o ingredientes activos, que tratan el estrés psicológico y, por lo tanto, su reflejo en la piel.