La PIEL y el FRÍO ¿qué debes hacer para protegerte?

piel y frio

Llegan las temperaturas bajas y con ellas, los problemas en la piel se acentúan y agravan. Las zonas más sensibles son las manos y el rostro. Si no sabemos cómo protegerlas, sufren las consecuencias del frío y la piel se ve resentida. Hoy, queremos contarte por qué es tan importante cuidarse la piel en invierno, cómo hacerlo y qué efectos tienen las bajas temperaturas en nuestra salud.

Efectos del frío en la piel

El frío causa lo que se denomina vasoconstricción en los capilares. Es decir, los vasos capilares de nuestra dermis se estrechan dejando menos espacio para que la circulación de la sangre sea eficaz. El oxígeno encuentra más dificultades para ser transportado, lo que genera problemas en nuestra salud.

Por otra parte, la capa córnea de la piel adelgaza, lo que dará un aspecto de piel seca y, en algunos casos, inflamada. Se debe también a que durante el invierno la sensación de sed disminuye y, por ende, estamos menos hidratados.

Los efectos más comunes del frío en la piel son:

  • Piel seca: el ambiente comienza a estar más seco, lo que causará sequedad en la epidermis debida a una falta de hidratación. Veremos las líneas del rostro más acentuadas e, incluso, la piel puede descamarse. En algunos casos, esto genera escozor.
  • Labios agrietados: otro de los síntomas del daño que causan las bajas temperaturas son los labios resecos y agrietados. Molesta a quien lo padece, pero no suele provocar grandes problemas. En el peor de los casos, se puede llegar a producir queilitis, que es una leve inflamación de los labios. En esta situación, habrá que asistir al especialista.
  • Sabañones o eritemas: se producen con una exposición constante a un frío extremo. Suelen aparecer en los dedos de las manos y los pies, pero también los encontramos en las orejas, y en la nariz, causando picor e incomodidad a quien los padece. Si no se tratan, pueden salir ampollas y úlceras.
  • Agravamiento de otros síndromes o enfermedades. La piel y el frío no son buenos amigos, sobre todo, en el caso de aquellos que ya padecen otras enfermedades cutáneas, como la psoriasis, la dermatitis, acné o la rosácea. Sus síntomas se agravan ya que la dermis, al estar falta de hidratación, pierde su capacidad protectora.
  • Enfermedad de Raynaud: cabe destacar este síndrome, una de las muchas enfermedades raras, que afecta a las arterias que irrigan la piel, dejándolas casi sin espacio para que el oxígeno llegue a su destino.  Veremos dedos de manos y pies completamente blancos que, en algún momento, cambiarán a un color azul o morado, entumeciendo y adormeciendo las extremidades.

Prevención y tratamientos para el frío

Hidratación extra: si en nuestra rutina diaria debe añadirse una o dos veces una crema hidratante, durante el invierno debemos aumentar la frecuencia de aplicación. Las cremas con Vitamina C, colágeno o ácido hialurónico aportan una hidratación extra.

Protección solar: no podemos olvidar un fotoprotector ya que la radiación ultravioleta nos afectará aunque no lo notemos.

Vitaminas y suplementos: existen ciertos suplementos y vitaminas que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse en forma y evitar, entre otras cosas, una piel envejecida. Te lo contamos en este reportaje en el que resolvemos todas las dudas sobre si sirven o no los suplementos antienvejecimiento.

Abandonar malos hábitos. Por supuesto, fumar y beber alcohol son hábitos que ya debemos tener erradicados de nuestro día a día. Ambos empeoran el aspecto de la piel.

Cremas con corticoides para los sabañones. Para el caso concreto de los sabañones, se debe acudir a un profesional que nos recomiende la mejor crema con corticoides y para que vigile el estado de los eritemas.

Por supuesto, cuando los síntomas perduran, hay picor, escozor, o un cambio de color en las extremidades, se debe acudir a un profesional, y realizar revisiones periódicas para controlar y verificar que no tengamos problemas más graves de circulación. En estos temas, las revisiones médicas sin esperas pueden resultar de gran ayuda.

Si además de la piel y el frío también te preocupa la salud de tu cabello, échale un vistazo a las recomendaciones de los profesionales para cuidar tu pelo en invierno.