Cómo elegir y aplicar bien los CORRECTORES de maquillaje

Correctores
correctores

Nos cuenta Nuria Aluart, fundadora de la tienda online de cosméticos de autor mumona.com que lo importante a la hora de utilizar un corrector es “escoger el tono adecuado y difuminar bien para conseguir un maquillaje sutil y natural”. Así es. Elegir un corrector de un tono más oscuro o mucho más claro de lo supuesto creará manchas y parches en las zonas que estamos pretendiendo corregir, todo lo contrario al objetivo inicial. Hablamos con ella de este y otros consejos sobre correctores.

¿Qué es un corrector? ¿Para qué sirve?

Un corrector permite cubrir o disimular las imperfecciones que pueda presentar el rostro, ya sean pequeñas manchitas, marcas de acné, ojeras, bolsas o rojeces aisladas.

◯ Correctores vs Antiojeras

A pesar de que solemos confundir un corrector con un antiojeras, “no, no son lo mismo” insiste Aluart, que nos explica que la función del antiojeras, tal como anuncia su nombre, es disimular las ojeras y están formulados específicamente para tratar la zona de la mirada, mientras que el corrector disimula imperfecciones, cubre manchas de la piel, rojeces y granitos de todo el rostro.

RECAPITULAMOS:

→ Antiojeras: disimula las ojeras para tratar la zona de la mirada.

→ Correctores: disimula las imperfecciones, manchas, rojeces y granitos de toda la cara.

◯ Correctores vs Iluminador

Debe quedarnos claro que corrector e iluminador son perfectamente compatibles y tienen funciones diferentes ya que, el corrector tapa las imperfecciones que no queremos que estén visibles, mientras que el iluminador permite destacar las zonas del rostro que queremos que capten las miradas.

RECAPITULAMOS:

→ Corrector: corrige imperfecciones.

→ Iluminador: destaca puntos del rostro para potenciarlos y llamar la atención.

◯ Correctores vs Precorrectores

Otro de los nuevos cosméticos -ya no tan nuevos- son los conocidos como precorrectores, que “surgen de la necesidad de cubrir una imperfección que el corrector en sí no alcanza a tapar” apunta la fundadora de Mumona. Se utilizan para neutralizar una pigmentación concreta de la piel y permitir que el corrector unifique el tono.

¿Cómo funcionan? Su funcionamiento es sencillo, basándose en el círculo cromático, se utilizan diferentes colores para tapar diferentes tipos de imperfecciones. Por ejemplo, “el color verde disimulará rojeces o granitos, el rosa será para cubrir ojeras y el amarillo tapará ojeras muy marcadas u oscuras” indica.

RECAPITULAMOS: Necesitaremos un buen precorrector cuando el corrector no sea suficiente para tapar las imperfecciones del rostro.

Tipos de correctores

Existen diferentes tipos de correctores, entre los que la profesional enumera:

Correctores líquidos: estos suelen tener una cobertura y resultan la opción ideal para sustituir la base de maquillaje ya que permite cubrir zonas más grandes y su aplicación es sencilla, al igual que como si fuese un gloss, pero para la zona del rostro.

Corrector en crema: este tipo de corrector es la opción ideal para disimular imperfecciones más profundas puesto que tiene una mejor adherencia y cobertura. Sin embargo, al aplicarlo notaremos que tiene una textura espesa, por lo que hay que difuminarlo bien con ayuda de una esponja.

Corrector en barra: también tiene una textura densa, pero su formato resulta más cómodo a la hora de aplicarlo. Esta opción se recomienda para cubrir pequeñas cicatrices, manchitas o marcas de acné.

Corrector en lápiz: es una alternativa excelente para aquellas que solo busquen cubrir pequeños granitos o pecas localizadas. Su aplicación es sencilla, cubrimos la imperfección con el lápiz y lo difuminamos un poquito antes de aplicar el maquillaje.

Cómo aplicar el corrector

① Escoge correctores acorde con tu tono

En palabras de la experta, para elegir el corrector que más se adapte a nuestro tono de piel, “lo ideal es que el corrector sea uno o dos tonos más claros que el de tu piel“, así garantizaremos que se cubren totalmente ojeras y otras imperfecciones

② Aplícalo antes de la base

Idealmente, el corrector se aplica antes de la base de maquillaje, puesto que así cubrimos primero las zonas más problemáticas y que necesitan un extra de pigmentación e hidratación. Después, con la base de maquillaje, unificamos el rostro y evitamos que el maquillaje se cuartee.

③ Usa brocha o esponja

Una vez hemos escogido el tono de corrector que mejor se adapta a nuestro tipo de piel, lo aplicaremos directamente sobre la zona a tratar y con ayuda de una brocha o una esponja (para un acabado más natural) lo difuminaremos hasta que el producto se unifique con el rostro.

④ Úsalo con o sin base

Utilizar corrector sin base de maquillaje es posible. De hecho, en muchas ocasiones cuando no nos apetece utilizar una base de maquillaje pesada que cubra todo el rostro, preferimos aplicar simplemente un corrector en zonas concretas para minimizar las imperfecciones. Aluart vuelve a hacer hincapié en la importancia de difuminar bien el producto para evitar que se note el contraste entre zonas donde se ha aplicado y las que no. Para ello, podemos dar toquecitos suaves con el dedo o servirnos de la ayuda de una esponja.

¿Paleta de correctores o por separado?

Entre comprar una paleta con todos los tonos de correctores o comprarlos por separado, la experta se decanta por la segunda opción porque “si optamos por una paleta con diferentes tipos, es muy probable que haya algunos que no nos funcionen bien o que el tono no nos venga”. Además, podemos seleccionar los tonos que mejor se adapten a nuestro tipo y tono de piel.

Entre otra de sus razones para comprar cada corrector por separado es que al adquirir los productos individualmente, aseguramos que estos además de servir como corrector se puedan emplear como tratamientos para cuidar la zona en la que se aplica.

Quizá te pueda interesar:

Los mejores estuches de maquillaje profesionales para regalar.

Guía del contouring perfecto.