Cuidados y tratamientos para PIEL ATÓPICA

piel atópica
piel atópica

La piel atópica puede afectar tanto a la calidad de vida de los pacientes que la padecen, como tener también un fuerte impacto psicológico en algunos casos.

Hoy contaremos qué es exactamente la piel atópica, y daremos algunas claves para afrontar la enfermedad desde distintos frentes, que pueden conseguir disminuir el impacto de los síntomas en el día a día de quien la padece.

¿Qué es una piel atópica?

La piel atópica o dermatitis atópica es un trastorno cutáneo crónico, cuyas principales características son:

  • Picor intenso
  • Eritrema
  • Descamación
  • Sequedad
  • Erupciones pruriginosas

Aunque estos síntomas pueden aparecer en la piel por todo el cuerpo, hay algunas zonas en las que aparece más frecuentemente, como son

  • Pliegues internos
  • Cara
  • Tronco
  • Cuello

Las causas de que aparezca la enfermedad son desconocidas, pero podrían deberse a factores genéticos, ambientales o a alteraciones de la barrera natural de la piel.

En cuanto a la edad de aparición, es común que la piel atópica aparezca a edades tempranas – de incluso meses de vida-, pudiendo superarla al comenzar la vida adulta en algunas ocasiones, pero no en todos los casos.

Y, aunque se trata de un trastorno que en la actualidad no tiene cura, sí que van surgiendo cada vez más algunos tratamientos y cuidados para lograr un buen control de la piel atópica, minimizando la gravedad de los brotes.

Prevenir los brotes de dermatitis atópica

Aunque la piel atópica no tenga cura, hay algunos cuidados que se pueden tener en el día a día que pueden ayudar a prevenir que se produzca un brote, si se evitan algunos factores que pueden desencadenarlos:

✘ Cosméticos con mucho perfume

✘ Baños con agua muy caliente, que resecan la piel

✘ Esponjas o cepillos duros durante el baño

✘ Exposición a alérgenos (polen, polvo, animales…)

✘ Secado de la piel muy agresivo o de fuerte fricción

✘ Cambios muy buscos de temperatura o temperaturas extremas

✘ Resecamiento de la piel

✘ Contacto con agentes irritantes, tanto físicos como químicos

✘ Uñas demasiado largas, pues podrían causar lesiones en caso de rascado

✘ Estrés emocional

✘ Detergentes para la ropa con perfume, los cuales también pueden causar irritación al contacto con la piel

Cuidados y tratamientos para piel atópica

Tanto para aquellos momentos en los que se presente un brote activo en la piel atópica, como para el cuidado diario de la misma, es aconsejable tener en consideración ciertas recomendaciones.

Cosmética

La cosmética en el tratamiento de la piel atópica tendrá como principales objetivos

  • Restaurar la barrera cutánea
  • Espaciar los brotes el máximo tiempo que sea posible.
  • Reducir la sequedad
  • Aliviar el picor
  • Mejorar el estado de las lesiones, si las hubiera.

Para ello, hay algunos activos que se deben buscar en este tipo de cosméticos.

✔ Aceite de argán

✔ Extracto de centella asiática

✔ Pantenol

✔ Vitamina E

✔ Niacinamida

✔ Aceite de onagra

✔ Aceite de semilla de uva

✔ Extracto de la raíz de regaliz

✔ Manteca de karité.

➨ Profundiza más sobre este popular ingrediente en nuestro artículo sobre los beneficios de la manteca de karité

Todos estos compuestos pueden encontrarse en lociones para aliviar el picor, cremas hidratantes diarias para el cuerpo, hidratantes para la cara, brumas calmantes e incluso geles de ducha.

Rutina cosmética para piel atópica

  • Limpieza de la piel con limpiadores que contengan tensioactivos extremadamente suaves y, preferiblemente, que contengan también activos calmantes y que aporten lípidos a la piel, que refuercen la barrera cutánea.
  • Con la piel limpia, y, si es el caso de que un médico hubiera pautado el uso de medicamentos por vía tópica, será este el momento de aplicarlos, para que se absorban más fácilmente en las zonas localizadas más problemáticas. Tras su aplicación, se debe esperar hasta su total absorción antes de aplicar el resto de los productos de la rutina.
  • El siguiente paso será la aplicación de la crema hidratante, buscando una crema específica para piel atópica, que aporte esos activos calmantes, emolientes, hidratantes y descongestivos que necesita este tipo de piel.
  • También será imprescindible el uso de protector solar en el rostro a diario. Si el uso de filtros químicos genera algún tipo de reacción o irritación, se puede optar preferiblemente por filtros físicos o minerales.

Consejos nutricionales para piel atópica

Aunque aún no está del todo claro el papel que juega la dieta en la piel atópica, sí que se ha comprobado que ciertos alimentos provocan alergias que darán lugar a brotes de dermatitis atópica. Por lo tanto, una dieta idónea para una persona con piel atópica irá encaminada a:

  • Evitar aquellos alimentos que favorecen procesos inflamatorios, como pueden ser:
    • Azúcar
    • Harinas refinadas
    • Alimentos ultraprocesados
    • Grasas refinadas
  • Incluir alimentos que favorecen la salud intestinal y de la piel:
    • Alimentos ricos en vitamina A: zanahoria, calabaza
    • Alimentos ricos en Omega 3, como el pescado azul, semillas de lino o de cáñamo
    • Vitaminas C y E: aguacate, kiwi
    • Selenio: presente en nueces o almendras
    • Zinc: avena, avellanas o carne de ave
    • Magnesio, presente en cereales integrales, cacao puro o semillas

Suplementación

La nutricosmética, junto con los cuidados tópicos, una buena alimentación y una rutina específica para el cuidado de la piel atópica, puede servir como complemento para ayudar a la piel a mantenerse en condiciones normales.

Para ello, hay suplementos dietéticos con probióticos o vitaminas que favorecen a pieles atópicas.

Por supuesto, todos estos consejos y recomendaciones nunca deben sustituir a los tratamientos pautados por un médico, por lo que recomendamos acudir a un dermatólogo ante la aparición de los síntomas y seguir su consejo.

➨ No te pierdas este artículo con todas las causas y remedios de las costras en el cuero cabelludo.