Micropigmentación de labios. El arte del color.

Diseno Sin Titulo 79

En el fascinante mundo de la micropigmentación, donde la estética se entrelaza con la técnica, se revela un universo de posibilidades para realzar la belleza de aquellos que buscan resultados perfectos y naturales. En este reportaje exploramos a fondo la micropigmentación de labios, destacando dos técnicas utilizadas por la reconocida experta Ane Arrieta: Fuzzylips y Mistylips.

Micropigmentacion
Micropigmentación De Labios. El Arte Del Color. 7

Cada maestro tiene, gracias a la combinación de sus conocimientos y su experiencia, sus propias prácticas, e incluso desarrolla sus técnicas personales. Pero, por eso, antes de sumergirnos en lo técnico, es crucial entender quién está detrás de cada práctica innovadora. Conocer al maestro. Ane Arrieta, de Arrieta Micropigmentación, en San Sebastián, es una figura destacada en el campo de la micropigmentación.

Con una trayectoria que abarca más de 7 años, Arrieta ha consolidado su reputación como una experta en la materia. Graduada en estética y apasionada por la micropigmentación, ha participado en congresos internacionales y eventos, además de ser socia fundadora y representante de la provincia de Gipuzkoa de la Asociación de Micropigmentación y Microblading de España (AMME). Su compromiso con la excelencia se refleja en el sello de calidad “PerfectaMicro”, otorgado por la AMME.

Fuzzy y misty lips

Una de las especialidades de Arrieta es la micropigmentación de labios, una técnica semipermanente que implica la implantación de pigmentos en la capa más superficial de la piel utilizando una serie de parámetros con el objetivo de revitalizar el color de la mucosa, lograr un aspecto saludable y ofrecer un efecto de “buena cara”. Siempre se debe tener en cuenta la correcta elección de la aguja, pigmento y máquina, además de la técnica y parámetros como la presión, el ángulo, la frecuencia del alimentador, la velocidad, la aguja o el alineamiento.

Por ejemplo, concreta la experta, la presión en estas zonas siempre debe ser ligera, para evitar traumatizar la piel y no dejar acúmulos de pigmento. En cuanto al ángulo, “con agujas de una punta trabajaremos a 90 grados, y con agujas múltiples, a 45 grados”; mientras que la frecuencia del alimentador media será de alrededor de 100 rps o 5,5 V. Por último, “el alineamiento siempre debe ser adecuado para evitar migraciones de color; y la velocidad del movimiento debe adecuarse a la técnica. Por ejemplo, “cuando realicemos el péndulo será más rápido que cuando hagamos barridos”, concluye Arrieta.

No todas las técnicas son iguales, y cada una tiene, como vemos, sus propios requerimientos; por eso, aquí es donde Fuzzylips y Mistylips aparecen como opciones distintas para satisfacer las necesidades de los clientes.

FUZZYLIPS. Extra de saturación y definición

“La técnica Fuzzylips se distingue por su enfoque más intenso, brindando una mayor saturación de color y definición, para todas aquellas personas que buscan un efecto ‘pintalabios’, indica la experta. Arrieta enfatiza la importancia de un estudio previo, donde se evalúen los gustos del cliente, se realice un diseño personalizado y se expliquen unas expectativas realistas. La duración de este tratamiento puede variar según el grado de color y el tipo de piel, ofreciendo resultados que duran entre año y medio y dos años.

Para esta técnica, Arrieta apuesta por la aguja nano, de una punta 0,25, para aportar toda la definición y la perfección al contorno: “Generalmente opto por una Medium Taper para minimizar el daño en la piel, ya que esta técnica necesita de varias pasadas para lograr la mejor implantación de color”, indica. Posteriormente, para el relleno completo de la mucosa, le gusta ayudarse de una aguja múltiple. Su favorita, dice, es la 3-Nano Slope, por su versatilidad y capacidad para adaptarse a la curvatura del labio. “Gracias a su diámetro pequeño, es capaz de implantar en menos pasadas mayor pigmento, lo que se traduce en un menor trauma y mayor retención al regenerar
el tratamiento”
, explica.

Fuzzylips 2

MISTYLIPS. Para una delicada bruma de color.

Esta es una opción más sutil y natural”, distingue Arrieta. Enfocándose en el efecto acuarela, esta técnica busca lograr un efecto gloss, proporcionando un toque de color suave y una definición delicada. La duración puede ser ligeramente menor que con la técnica Fuzzylips, pero la apuesta por la naturalidad aquí, sostiene, es evidente.

“En este caso, utilizaremos únicamente una aguja de una punta. Dependiendo del tipo de piel del cliente, elegiremos entre una Long Taper 0,30-0,35 mm o una Medium Taper de 0,25 mm”, indica. Para las pieles más sensibles, finas o vascularizadas, en las cuales se busca causar el menor daño posible, recomienda optar por una aguja Medium Taper, ya que son menos afiladas. Además, estas agujas también son las más apropiadas para los principiantes.

Mistylips

En la técnica Mistylips utilizaremos movimientos de péndulo en diferentes direcciones para conseguir un pixelado uniforme en toda la mucosa. Los pigmentos orgánicos son más adecuados para esta técnica, ya que son más translúcidos. En cambio, para la técnica Fuzzylips a veces podemos elegir pigmentos con mayor carga inorgánica, ya que son más opacos”, añade la experta.

Más allá de la técnica.

Ambas técnicas comparten un principio fundamental: la consulta previa. “Este paso es esencial para comprender las expectativas del cliente, evaluar posibles contraindicaciones y asegurar que la micropigmentación se adapte a su estilo de vida”. Además, Arrieta insiste en la importancia de la higiene y la calidad de los materiales desechables utilizados durante el procedimiento, única manera de garantizar la seguridad y el bienestar del cliente.

La micropigmentación –en este caso, la de labios– está en constante evolución, y los profesionales se encargan de plantear opciones distintas para aquellos que buscan realzar su belleza de manera natural o de una forma más intensa. Ane Arrieta, respaldada por su dedicación y experiencia, se asegura de que cada cliente encuentre la técnica que mejor se adapte a sus necesidades, y su filosofía es la de ser no solo micropigmentadora, sino guía y soporte en este viaje estético de sus clientes.

Su visión de la profesión es la del artista que no solo pigmenta labios, sino que “colorea sonrisas” y realza la autoestima de aquellos que confían en su experiencia. “Con cada trazo, demostramos que la micropigmentación es mucho más que un tratamiento; es un arte, donde la belleza se encuentra en armonía entre la técnica y la visión artística”, concluye.

Mistylips 2

Errores comunes en micropigmentación

Micropigmentación: una técnica para cada tipo de piel