El foco está en la mirada

La mirada es, según numerosos estudios, el baluarte de la comunicación no verbal. Y en tiempos de mascarilla, aún más. Es el rasgo que más expresa, y también el que más rejuvenece. Teniendo en cuenta que ahora es también la única zona al descubierto, los ojos hablan más que nunca. Por eso el Dr. Javier Lima, experto en medicina estética de Clínica Dray nos habla del revolucionario protocolo Eye Refresh o Rejuvenecimiento de la Mirada para conseguir una expresión fresca y natural.

¿Qué ocurre a partir de los 35?

A partir de esa edad, la grasa de la zona orbicular se reabsorbe, el párpado superior comienza su descolgamiento y progresivamente los ojos se hunden, pronunciándose las bolsas y ojeras, además de las arrugas perioculares, las famosas patas de gallo”, explica el Dr. Lima.

Paso a paso

De ahí que en la Clínica Dray hayan creado un procedimiento de medicina estética Eye Refresh que englobe todos los problemas estéticos de la mirada sin perder jamás la referencia de frescura, de mirada natural. El protocolo paso a paso es el siguiente:

Relleno para la pérdida de volumen.

 La reabsorción ósea de la cuenca del ojo se trata con ácido hialurónico de bajo peso molecular altamente reticulado que no capta agua, para no generar bolsas. “Lo aplicamos en el reborde ocular, ojera y párpado superior para conseguir recuperar la proyección de la juventud”, revela el Dr. Lima. Además, se consigue una estimulación de colágeno y elastina en la zona.

Micro botox para las arrugas dinámicas de los ojos.

 Bajo la premisa de la naturalidad se aplica la toxina en las arrugas perioculares.

Polipéptidos en el párpado inferior+HIFU para tonificar el músculo y estimular el colágeno en la piel.

 Un estudiado y exclusivo cóctel de polipéptidos redensifica e inhibe el tono violáceo de la piel, las pequeñas venitas y la sombra que en ocasiones se produce en la ojera cuando está hundida. Por su parte, los HIFU o ultrasonidos focalizados de alta intensidad aplicados en el contorno estimulan la creación de colágeno y tensan el tejido, abriendo la mirada y con un resultado muy natural.

A medida.

Se trata de un procedimiento totalmente a la carta, ya que cada una de estas técnicas pueden aplicarse por separado o combinarse entre sí, en función de cada caso y de las necesidades estéticas de cada paciente.

Sesiones.  Una.

Cuánto duran los resultados.  Entre 8 y 12 meses.

Precio.  Varía según la técnica, pues el tratamiento se realiza a la carta y es posible elegir únicamente tratar las ojeras, las patas de gallo o la caída de los párpados, o bien el tratamiento completo.