7 consejos para el CUIDADO de la PIEL del CUERPO

Cuidado De La Piel Del Cuerpo
cuidado de la piel del cuerpo

El cuidado de la piel del cuerpo queda en la mayoría de los casos relegado a un segundo plano en toda rutina de belleza. Y, aunque es cierto que la piel del rostro, por estar más expuesta y ser más delicada, demanda una atención especial, no por ello deberíamos descuidar la del resto del cuerpo.

Hoy en Expertos en Estética contamos con el Dr. Antonio Ortega, dermatólogo de Clínica Menorca, que nos dará algunos consejos para el correcto cuidado de la piel del cuerpo, y nos explicará las diferencias que existen entre la piel de la cara y la del cuerpo.

Diferencias entre la piel del cuerpo y el rostro

Las diferencias más importantes entre la piel de la cara y la piel del cuerpo, “se encuentran a nivel de la dermis (la segunda capa de la piel)”, nos explica el Doctor Ortega, “que en el cuerpo resulta ser mucho más gruesa que la de la cara. En cuanto a la primera capa, la epidermis, es muy similar, salvo en zonas de extremado roce como las palmas de las manos y la planta de los pies”.

Es importante usar productos de cuidado de la piel que sean suaves y sin jabón para la rutina de limpieza. De lo contrario la piel puede volverse extremadamente seca y sentirse molesta

Dr. Antonio Ortega

Mismos activos, diferentes concentraciones y texturas

Los activos que se emplean a nivel cosmético para el cuidado de la piel del cuerpo son los mismos que para la piel de la cara, pero, dadas sus diferencias, Ortega nos explica que “ni la concentración ni las texturas son iguales”.

Cada área de la piel tiene unas características y densidades concretas, y por tanto sus necesidades son diferentes. La piel del rostro, añade, “es más fina que la del cuerpo y en general está más expuesta a las agresiones externas por lo que presentan alteraciones concretas de manchas, arrugas… Necesita mayor cantidad de activos antiedad y en mayor concentración”. Las fórmulas corporales, por el contrario, “suelen ser más densas y grasas”.

7 consejos para el cuidado de la piel del cuerpo

⓵ Cuidar la alimentación e hidratarse correctamente

Ya conocemos la importancia de una buena alimentación para mantenernos sanos, pero, además, seguir una dieta equilibrada también hará que la piel se vea mucho más bonita y cuidada, y se mantenga joven durante más tiempo.

Las recomendaciones del doctor Ortega cuando la piel del cuerpo se encuentra deshidratada son similares a las que ya nos dio cuando hablamos de piel deshidratada en el rostro: llevar una “alimentación saludable rica en vitaminas, frutas y verduras, especialmente las más acuosas” además de, por supuesto, beber abundante agua.

⓶ Limpieza con productos suaves y sin jabón

“Es importante usar productos de cuidado de la piel que sean suaves y sin jabón para la rutina de limpieza. De lo contrario la piel puede volverse extremadamente seca y sentirse molesta”, nos explica el experto.

Y es que, aunque ya hemos interiorizado que el limpiador para el rostro debe ser delicado con nuestra piel, aún continuamos aplicando geles con compuestos muy agresivos para la limpieza de la piel del cuerpo, que pueden dejarla con una sensación de tirantez que nos indica que la estamos deshidratando y dañando su barrera lipídica.

Escoger un buen producto limpiador es, por tanto, fundamental para el cuidado de la piel del cuerpo. Aunque es cierto que aquellos geles con olores fuertes pueden resultar agradables, éstos suelen caracterizarse por contener grandes cantidades de perfumes, que podrían resecar e irritar a las pieles más reactivas. La mejor opción es optar por aquellos con pH similar al de la piel, sin fragancias y sin jabones. Y para aplicarlo, siempre con las manos.

➟ Los productos que aplicamos sobre nuestro cuero cabelludo también afectan a la salud del mismo y pueden provocar diversos problemas: en esta entrada te contamos qué es la descamación del cuero cabelludo y por qué se produce.

⓷ Ducha antes que baño (y el agua, mejor templada que caliente)

En palabras del doctor, “es mejor la ducha que el baño, el agua templada que caliente”. Tanto el permanecer en el agua largos períodos de tiempo, como el agua a altas temperaturas, pueden aumentar el riesgo de deshidratación de la piel. En su lugar, optar por ducha con agua templada, será una mejor opción para mantener su hidratación natural.

⓸ Enjuagar bien con agua antes de salir de la ducha

Muchas veces, y debido a las prisas con las que salimos de la ducha, podemos dejar inintencionadamente restos de limpiadores en el cuerpo que a lo largo del día permanecerán en contacto con la piel y podrían dañarla.

⓹ Secar la piel a toquecitos

El momento de secado de la piel supone una de las principales agresiones a las que la exponemos a diario. Y es que, como nos cuenta Ortega, solemos “frotar con fuerza al secarla o la dejamos medio húmeda y nos vestimos, lo que al contrario de lo que pudiera parecer, deshidrata la piel”.

El secado de la misma debe realizarse a toquecitos, delicadamente y sin frotar.

⓺ Hidratarla diariamente

El doctor aconseja “hacer de la hidratación un hábito diario para reparar la película hidrolipídica que cubre la epidermis”.

La clave para conseguir implantar este hábito en el día a día es encontrar un producto que nos resulte agradable y que nos aporte la hidratación necesaria, para que el momento de aplicación sea todo un placer. Un buen momento puede ser tras la ducha, ya que con la piel ligeramente húmeda se retendrá mejor la hidratación.

⓻ Protegerla del sol

Si ya tenemos integrado el uso de protector solar a diario en nuestra rutina de skin care, también debemos hacerlo con la piel del cuerpo -por supuesto, esto solo aplicaría a aquellos momentos del año en los que la piel está más expuesta, como ocurre en verano-, y no dejarlo únicamente para los días de playa o piscina.

Mantener un buen cuidado de la piel del cuerpo es fundamental para mantenerla hidratada, proporcionándole elasticidad y evitando el envejecimiento ya que, tal y como nos explica el experto, “una piel deshidratada acelera la flacidez y a la descamación”.