Sonsoles Ónega nos descubre el proyecto Skeyndor Experience

skeyndor experience

El mundo de la estética está en pleno apogeo, es estable y cada vez tiene más posibilidades de crecimiento, pero la competencia es cada vez mayor en la venta de productos cosméticos. En muchas ocasiones, los pequeños centros de
estética no saben cómo crecer, y esto es lo que pretende resolver Skeyndor Experience. Su objetivo: darles un empujón para desarrollar su negocio. Descubrimos el proyecto junto a la periodista Sonsoles Ónega (y te explicamos cómo participar en el concurso con el que podrías ganar una transformación 360º de tu negocio).

La formación lleva a la fidelización. Cuanto mayor es la formación y la información que maneja la profesional de un centro de estética, más podrá diferenciarse del resto de la competencia en estos tiempos de auge de la estética, la belleza y el bienestar. Eso supone más clientes, clientes más fieles y mayores ingresos. Eso sí, aunque parezca contradictorio, no solo importa saber mucho de estética o tener las mejores manos: hay que saber llevar con eficacia un negocio. Y para eso, por desgracia, no siempre se nos prepara del todo.

Un plan 360º

Llega un momento en el que, ante la brutal competencia y la sobreinformación de los clientes, muchos pequeños centros de estética ven limitadas sus capacidades de crecimiento. Es aquí donde la firma cosmética Skeyndor ha decidido intervenir y colaborar con los centros de estética particulares, poniendo a su disposición todos los medios para optimizar sus recursos, superar estas barreras y aumentar el volumen de negocio. Así, han desarrollado el proyecto Skeyndor Experience, un nuevo plan de desarrollo profesional entre el centro de estética y Skeyndor orientado al éxito del negocio y a los resultados.

¿Cómo funciona el plan? Skeyndor Experience cuenta con un proceso muy sencillo para formar y apoyar al centro de estética, que se basa en cuatro áreas principales de consultoría 360º:

  • Un estudio de mercado de la zona donde está ubicado el negocio.
  • Un estudio de marketing y desarrollo digital del centro.
  • Renovación de la imagen y diseño del centro.
  • Formación sobre nuevas técnicas de venta y desarrollo.

Una vez el espacio está totalmente remodelado, se pone en marcha la formación, que es impartida por las consultoras de marketing y ventas de Skeyndor, y en la que se asesora al centro enseñándole la metodología de la marca, proporcionándole las herramientas de mercado necesarias en base a sus objetivos, etc. Una vez el centro comienza con su actividad, las consultoras de Skeyndor seguirán en contacto con este, ofreciéndole un trato personalizado y diferenciado que le acompañará durante todo el proceso para conseguir el éxito del negocio.

De primera mano

La periodista y presentadora de televisión Sonsoles Ónega, que ha conocido el proyecto de mano de la firma, opina que “es una ayuda valiosísima el hecho de tener tu propio consultor que está cubriendo todas las áreas de negocio y que te ayuda si surge una duda. Y que, ante un problema, te ayude también a resolverlo. Y todo ello con una marca como Skeyndor detrás… Tiene que dar tranquilidad”.

La periodista ha acudido personalmente a un centro de belleza Skeyndor para hablar directamente con una profesional de estética sobre este nuevo proyecto y lo que ha supuesto para su negocio. “Más allá de la parte económica, ya que puedes llegar a duplicar la facturación de un año gracias a este proyecto, es importante destacar la confianza que te da el saber que tu centro tiene detrás una marca importante como Skeyndor, que ofrece la tranquilidad de trabajar a fondo de lo que te gusta”, corroboraba Ana Gutiérrez, responsable de uno de los centros de estética Skeyndor Experience, que explicaba lo contenta que estaba con el cambio; ella, y también su clientela.

“Gracias a estas ayudas, el cliente nota un cambio a mejor, lo que permite fomentar una fidelización por parte de este y ayuda a crear una estancia mucho más positiva”, sentencia Gutiérrez.

Profesionalidad, metodología, acompañamiento, rigor… Son los ejes principales que vertebran este proyecto; valores que se traducen en ventajas para el cliente, pero aún más para los propios centros.

Concurso Skeyndor Experience

Una vez dicho esto, te asaltará una pregunta lógica… ¿Cómo se puede participar en este proyecto? Ahora mismo, hay una oportunidad ideal de hacerlo, pues Skeyndor ha preparado un concurso para sortear una transformación entre aquellos que quieran probar este nuevo proyecto. Un jurado escogerá, de entre todos los participantes, un centro al que se le realizará una remodelación y transformación (incluyendo mobiliario completamente nuevo) y un año gratis de asesoramiento para el negocio. Será un asesoramiento 360º, partiendo un estudio de mercado de la zona donde está ubicado el negocio, un estudio de marketing y desarrollo digital del centro, renovación de la imagen y diseño del centro, además de formación sobre nuevas técnicas de venta y desarrollo. Si quieres participar, es muy sencillo: solo tienes que hacer click en este enlace y rellenar un formulario.