Cómo hacer paso a paso la LIMPIEZA FACIAL para PIEL GRASA

limpieza facial para piel grasa
limpieza facial para piel grasa

La higiene facial debe ser el primer paso de toda rutina bien estructurada y también el más importante, especialmente cuando hablamos de limpieza facial para pieles grasas. Pero muchas veces, escoger un buen limpiador puede resultar complicado, y la tendencia de este tipo de pieles a buscar productos muy secantes puede llegar a ser contraproducente para la piel del rostro.

Hoy en Expertos en Estética te contamos cómo escoger un limpiador adecuado, cómo hacer paso a paso la limpieza facial para piel grasa, y los errores que no debes cometer en tu rutina de higiene facial.

¿Cómo identificar una piel grasa?

Antes de establecer una rutina de cuidado facial, lo más importante es determinar qué tipo de piel tenemos y cuál es la problemática que queremos enfrentar -o cuáles son los objetivos que queremos conseguir con la rutina-. En el caso de las pieles grasas, estas presentan una serie de características muy evidentes:

  • Aparición de brillos a lo largo del día, como consecuencia de la excesiva producción de sebo
  • Poros dilatados, que se observan a simple vista y con acumulación de sebo
  • Textura irregular
  • Presencia de puntos negros y espinillas
  • Posible aparición de acné
  • Generalmente, la piel grasa suele ir acompañada de un cabello graso

Claves para elegir limpiadores para piel grasa

Las pieles grasas o con granitos suelen ir asociadas con la adolescencia, pero lo cierto es que este tipo de piel puede estar presente en cualquier etapa de la vida, y debemos tener claro la forma correcta de cuidarla para mantener a raya los temidos brillos y la aparición de comedones.

La limpieza facial para piel grasa suele ser el paso de la rutina en el que más errores cometemos, pues en un intento de acabar con la grasa, generalmente optamos por limpiadores muy agresivos, que dejan la piel tirante y que acaban con la barrera lipídica de la piel, hecho que, si bien en un principio puede parecernos lo deseable, finalmente acabará por perjudicarla.

Ingredientes para un limpiador para piel grasa

  • Ácido salicílico. El ácido salicílico es uno de los activos estrella para pieles grasas: presenta acción seborreguladora y bacteriostática, por lo que disminuye la posibilidad de formación de comedones, y además ayuda a mantener los poros limpios (lo que hará que, visualmente, se vean más pequeños)
  • Zinc Gluconate. Este activo no es apto para algunas pieles, ya que puede generar cierta sensibilidad, pero en caso de pieles resistentes actúa regulando el exceso de sebo que se produce, y además previene la inflamación y cicatrices tras el acné.
  • Niacinamida. La niacinamida, como otros antioxidantes, evita la oxidación del sebo que se acumula en los poros, y por tanto hará que no se vean tan marcados. Además, también mejora el aspecto de las hiperpigmentaciones que hayan podido surgir tras el acné, y mejora la función barrera protectora de la piel.
  • Té verde. El té verde posee una gran cantidad de sustancias antioxidantes entre sus componentes y es un ingrediente muy empleado en cosmética natural para pieles grasas.
  • Aceite del árbol del té. Con un centenar de componentes diferentes, el aceite del árbol del té es uno de los ingredientes preferidos para pieles con tendencia acnéica: es antimicrobiano, y además ayuda a reducir la inflamación. Pero a la hora de emplearlo para limpieza facial para piel grasa, es preferible hacerlo en productos que lo lleven en su formulación, en cantidades controladas y en combinación con otros activos. Aplicarlo directamente sobre la piel o en productos caseros podría resultar peligroso e irritar la piel.
  • Gluconolactona. La gluconolactona es un tipo de ácido que hace una exfoliación sobre la piel. En este caso, al tratarse de un polihidroxiácido (PHA), será perfecto para cualquier tipo de piel, incluso para las sensibles, a diferencia de otros ácidos que sí que podrían llegar a causar cierto grado de irritación. Al incluirlo en la limpieza facial para piel grasa se consigue esa exfoliación química pero además cierto efecto antimicrobiano y de refuerzo de la barrera cutánea.
  • Extracto de Hamamelis Virginiana.Se trata de un extracto muy valorado en cosmética, ya que incluye una gran cantidad de activos con propiedades antimicrobianas, astringentes y calmantes.

Doble limpieza para pieles grasas: ¿sí o no?

La doble limpieza se hace, generalmente, en la rutina de noche, y consiste en aplicar en primer lugar un limpiador con base oleosa y posteriormente uno con base acuosa. Pero las personas con pieles grasas habitualmente huyen de todo lo que tenga grasas o aceites entre sus componentes, por lo que cabría esperar que no fuese lo más recomendable.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad: la doble limpieza puede resultar especialmente beneficiosa en la limpieza facial para piel grasa, ya que los limpiadores de base en aceite son capaces de retirar de manera más efectiva todos los restos de maquillaje, SPF, contaminación o la grasa producida por la propia piel. Además, ya que después son retirados con agua y el segundo limpiador, no quedarán restos ni sensación grasa en la piel.

Características de un buen limpiador

✪ pH ácido.

El pH de la piel se encuentra en torno a 5.5, por lo que debemos escoger limpiadores que no sean excesivamente básicos, puesto que dañan la piel al alterar el microbioma cutáneo.

✪ Que no irrite la piel.

Todos los problemas asociados a una piel grasa se verán intensificados en caso de que ésta se vea irritada, por lo que la limpieza facial para piel grasa debe hacerse con limpiadores que no contengan sustancias irritantes o sensibilizantes como perfumes.

✪ Que lleve tensioactivos suaves y no agresivos con la piel.

Estos componentes son necesarios para una correcta limpieza facial para piel grasa, pero hay tensioactivos que pueden resultar muy agresivos con la piel, eliminando la barrera lipídica propia. Son los que causan esa molesta tirantez tras la limpieza

Cómo hacer paso a paso la limpieza facial para piel grasa

Escoger un buen limpiador es fundamental para realizar una correcta limpieza facial para piel grasa, y para ello puedes tener en cuenta todas las características que detallamos anteriormente.

Humedecer la piel con agua templada a ser posible. El agua muy caliente tiende a resecar la piel y puede ocurrir que, para contrarrestar dicha sequedad, la piel tienda a producir más sebo. Por el contrario, el agua muy fría puede no retirar completamente todos los restos de maquillaje, sebo o cremas.

③ Aplicar el producto mediante masajes suaves con movimientos circulares durante unos 30 segundos. Apretar de más o provocar un exceso de fricción puede dañar la piel.

④ Enjuagar bien tras la limpieza, de forma que no permanezcan restos de limpiador en la piel

Secar a toquecitos con una toalla (que debe cambiarse con bastante frecuencia) a ser posible de microfibra y sin restregar, para evitar esparcir posibles infecciones en caso de que haya acné, y para evitar una sobreexfoliación de la piel.

➟ Es muy frecuente que las pieles grasas vayan asociadas con la presencia de acné. En esta entrevista hablamos sobre los tipos de acné y las posibles soluciones para cada uno de ellos.

➟ Si quieres conocer todas las técnicas de limpieza facial profesional, no dudes en echar un vistazo a nuestra guía.