¿Cómo puedo reducir los granos de acné?

Acne 1606765 1920

El acné se ha postulado como una de las afecciones de la piel que más afecta a las personas. Encontramos cómo aproximadamente el 85% de la población adulta joven ha padecido este tipo de problemas. Niacinamida, ácido salicílico o peróxido de benzolio son de gran utilidad para combatir el acné, pero también encontramos otros remedios que pueden ser de gran utilidad. Una opción que siempre hay que tener en cuenta es la persona que aprovecha los descuentos en los mejores productos de CBD, que también se convierten en una opción a tener muy en cuenta. En este artículo hablaremos sobre algunos de estos remedios.

Vinagre de sidra de manzana y suplemento de zinc son remedios infalibles

El acné se origina porque los poros de la piel se tapan con grasa y células muertas. En muchas ocasiones, pueden producir dolor, escozor o afectar a la autoestima de las personas. Por ello, se persigue encontrar remedios que sean de gran utilidad para que no se convierta en un problema mayor.

El primer remedio es aplicar vinagre de sidra de manzana, perfecto para combatir bacterias y hongos. Cuenta con ácidos orgánicos, como el ácido cítrico, muy eficaz contra el acné. Otro de los ácidos de este vinagre, el láctico, es efectivo para mejorar la apariencia de las cicatrices que causa el acné cuando aparece.

Por otra parte, encontramos el zinc. Tomar un suplemento ayudará a la producción de hormonas, metabolismo y sistema inmunitario. Los estudios han demostrado que las personas que padecen de acné tienen niveles menores de zinc, por lo que este suplemento les ayudará en gran medida.

En cuanto a beauty, la mascarilla de miel y canela también es infalible. Son dos ingredientes ideales para combatir las bacterias y reducir la inflamación. El aceite de árbol de té también es muy beneficioso, ya que ayuda a combatir el acné y que la piel se sienta menos seca e irritada.

Tampoco nos olvidaremos del CBD como remedio efectivo para el acné. De él, también destacan sus poderes antioxidantes y antiinflamatorios, por lo que cada vez hay más personas que no dudan en incorporarlo en sus rutinas de belleza. No solo es útil para controlar la producción de sebo, sino que también ayuda al cicatrizado de las macas que se quedan en la piel.

El agua de hamamelis también es muy útil, no solo para el acné, sino también para la caspa o los moretones. Existen estudios realizados con pacientes que han evidenciado que quienes lo han utilizado, han experimentado una mejora muy notable en el acné al final del estudio. Por esa razón, es una de las opciones que no debemos dejar de contemplar para combatir el acné.

Ahora que conocemos cuáles son los remedios más destacables para combatir el acné, es el momento de ponerlos en práctica para que no se convierta en un problema para nuestra piel ni tampoco que afecte a nuestra autoestima. De este modo, podremos controlar su aparición y conseguiremos que los efectos que deje en nuestra piel sean los mínimos posibles.