CELULITIS, CIRCULACIÓN Y CONFINAMIENTO

La circulación es un factor principal en la formación de la celulitis, cuyos hoyuelos expresan en el exterior la situación intoxicada del tejido en el interior. El Dr. Chamosa, especialista en liposucción de rodillas y tobillo, así como en la resolución de lipidemas en las piernas, nos explica las pautas a seguir durante el confinamiento.

La piel de naranja

La alteración vascular parece estar en el origen de esta lipodistrofia. Nódulos aumentados de adipocitos presionan los vasos sanguíenos y linfáticos, entorpeciendo el flujo circulatorio y la correcta eliminación de deshechos. Los líquidos extravasados que encharcan el tejido, crean un medio tóxico y estancado, que esclerosan las fibras de sostén. A este punto, tiran hacia el interior mientras que la grasa protubera hacia el exterior, mostrando la piel de naranja. El Dr. Miguel Chamosa, nos brinda consejos universales que mejoran el cuadro y son igualmente válidos tanto en el postoperatorio de una liposucción anterior al confinamiento como en la preparación de una liposucción postpuesta por las circunstancias.

¿Ejercicio? Depende cómo

La primera medida terapéutica para estimular la circulación linfática y venosa es la actividad física. Sin embargo, no vale cualquier disciplina deportiva y mucho menos, cualquier actividad que implique un impacto de los pies sobre el suelo. Prácticas como el running o el step son contraproducentes, ya que cada salto constituye un frenazo en seco para la circulación de retorno. Ejercicios como el pilates, las bandas elásticas o la bicicleta estática resultan más recomendables.

Cinco minutos cada hora

Tan malo es permanecer de pié y sin moverse durante horas, como perniciosas son las malas posturas en el sofá, que es la peor situación durante el confinamiento para la circulación de retorno. Ante la ausencia de actividad muscular, que es la que impulsa la sangre de vuelta hacia el corazón, resulta recomendable poner las piernas en alto. De esta forma, se evita la sobrecarga, la hinchazón y el extasis venoso característico en la celulitis o el lipedema. Cinco minutos cada hora de actividad física es la regla de oro para evitar la pesadez de piernas y el extasis venoso de la celulitis.

Drenaje y compresión

Que es un problema femenino lo demuestra la existencia de 1 hombre con celulitis por cada 10.000 mujeres. El componente hormonal es decisivo en su formación, que empieza por el extasis venoso. Ante la imposibilidad de someterse a drenajes linfáticos por confinamiento, el Dr. Chamosa recomienda el uso de medias de compresión desde el mismo momento en que te levantas. Estas prendas de elasticidad progresiva, más prietas en zonas distales (pies) que en las próximales (muslo), evitan el edema y facilitan la circulación de retorno, entorpecida y cargada de toxinas en caso de celulitis.

Gestos que ayudan

El Dr. Chamosa recomienda evitar cualquier postura que haga de torniquete. Las piernas cruzadas o cualquier “asana de sofá” implica un entorpecimiento circulatorio que también se puede observar con las prendas ajustadas, especialmente con el estrangulamiento del calcetín. Usar ropa cómoda y holgada, así como evitar la cercanía a focos de calor que dilaten las venas, constituyen pequeños gestos que ayudan. La alternancia de agua fría y caliente en forma de pediluvios o de duchas en las piernas tienen un efecto vasoconstrictor, que mejora la congestión y el edema