4 tratamientos de belleza para regalar en San Valentín

tratamientos de belleza regalar san valentin

Se acerca la fecha y tú te quedas sin ideas de regalos para San Valentín. Es normal, por eso los spas, centros de belleza y hoteles suelen tener buenas ideas (y ofertas) para solucionarte el “papelón” de pensar en algo que sea a la vez original, útil y placentero.

Hay propuestas para todos los gustos: para los que quieren regalar a su pareja un día para ellos mismos, para los que prefieren aprovechar y disfrutar ellos también de que les mimen, les cuiden y les dejen guapos; e incluso para los que no tienen pareja pero se quieren mucho a sí mismos, como debe ser. Aquí te dejamos algunas de estas propuestas beauty para regalar en el día de los enamorados.

Tratamientos de belleza para regalar (y regalarte)

Si los dos cuidáis vuestra piel o, simplemente, te va a entrar la pelusilla cuando te des cuenta del estupendo regalo que has hecho (pero que tú no vas a disfrutar) el centro Germaine de Capuccini Goya tiene una oferta para ti también.

Primero os realizarán una limpieza de cutis profunda y, después, su tratamiento antiedad Extreme, que emplea alta cosmética y aparatología de última generación, como radiofrecuencia o mesoterapia electrónica, con el fin de fortalecer los tejidos, reafirmarlos y aportarles elasticidad.

En San Valentín, regalos para todos

La propuesta de regalo de San Valentín de Carmen Navarro es un masaje, pero no solo para nuestros enamorados: “también a las personas a las que queremos y a las que, por las circunstancias actuales, no podemos acercarnos”.

> Para los más cariñosos, para esos que se dejan querer, o para los que se han dado cuenta con la pandemia de que extrañan el calor humano, propone el Pampering Massage,  un masaje manual que trabaja con delicadeza, recorriendo con primor toda la musculatura facial para aliviar tensiones. Aporta descanso y un efecto lifting, reduce la sensación de fatiga y nos devuelve la luminosidad. El resultado es una piel, suave, nutrida, flexible, confortable e hidratada.

> Para amantes maduros, la celuloterapia, un masaje manual que estimula y devuelve la vitalidad a la piel estresada o prematuramente envejecida gracias también a las células biointegrales activas de la cosmética empleada.

> Si el amor te quita el sueño, Tranquility, un masaje corporal que combina la aromaterapia con música hipnotizadora, y movimientos acompasados de la medicina Ayurvédica y la Indonesia Sea Malay. Los pinceles suaves sobre la piel te dejarán tan relajado que quizá esa noche todo lo que hagas sea dormir, pero mejor que en mucho tiempo.

Si aún quieres más ideas de masajes, puedes ver este o estos otros.

Rituales para conectar

Asia Gardens Hotel & Thai Spa propone un ritual para ir un paso más allá con tu pareja… Conectar de verdad con el Nuad Nam Mun Abhyanga, un masaje ayurvédico. La medicina ayurvédica es holística, lo que significa que tiene una visión integral del cuerpo y la mente. Esta no solo trata las dolencias físicas de una persona, sino que también cambia los hábitos de vida para ayudar a mantener o mejorar la salud. En sus orígenes, este tipo de masaje tenía como último fin el equilibrio entre las energías que fluyen entre el cuerpo y la mente, comúnmente conocido como dosha. Solicítalo en pareja, y en la misma sala, para que vuestra energía confluya y os una en cuerpo y alma.

Asia Gardens Hotel

Belleza para (auto) regalar

En los centros de estética y medicina estética de Cristina Álvarez, este año, nos invitan a apostar por uno mismo: “un regalo para enamorarnos de nuestra mejor versión, dejarnos cuidar, ayudarnos a brillar un poquito más, en definitiva, poder dedicarnos un poco más de tiempo con los mejores tratamientos y cuidados”.

Sus imprescindibles incluyen tratamientos faciales y corporales, pero para esta ocasión nos inclinamos por algo que notarás a primera vista: una mezcla de cosmetología y presoterapia facial y su tratamiento de belleza facial Iridium, enfocado en el contorno de ojos. Masajea a la vez que hidrata, descongestiona e ilumina tu mirada, y mejora los signos del envejecimiento propios de la zona, todo gracias a unas gafas especiales que proporcionan calor local. “Lo que dice la mirada de nosotros, es enorme. Y más en una época como esta, que es la forma más directa y fácil de conectar con las personas por tener que llevar la mascarilla”, opinan.