Revisa tu salud vascular. Centro Médico Teknon


El 50% de la población adulta desarrollará a lo largo de su vida algún tipo de varices, desde las más pequeñas arañas vasculares hasta grandes varices por insuficiencia venosa. Además, un 6% presentará un proceso linfático (hinchazón de las piernas por retención linfática) que puede desencadenar en otras enfermedades sistemáticas. Los Dres. Carlos Lisbona y Xavier Puncernau de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon han implantado un servicio de chequeo para aquellas personas que, o bien cumplen varios factores de riesgo, o bien empiezan a notar algunos de los síntomas que provocan.

Principales factores que influyen en la aparición de las varices:
 

  • Edad: Mayor frecuencia entre 30 y 60 años.
  • Dieta: Una alimentación inadecuada (exceso de grasa, sal o beber poca agua) afecta a nuestro sistema venoso.
  • Sexo: Las mujeres sufren varices unas nueve veces más que los hombres.
  • El embarazo: Tras la gestación se incrementa el riesgo de varices en un 20%.
  • Actividad laboral: Existe mayor riesgo de aparición de varices en personas que trabajan de pie o sentadas.
  • Factores hormonales y endocrinológicos: La menarquia, el embarazo y la menopausia son factores de riesgo para la aparición de varices.
  • Sedentarismo: La falta de ejercicio físico es muy perjudicial para la circulación sanguínea.
  • Factores hereditarios: los hijos con un padre o madre con varices tienen un 50% de probabilidades de desarrollar varices. Y los hijos con ambos progenitores con varices, hasta un 90% de posibilidades. El sexo femenino es el que tiene mayor probabilidad de sufrirlas.

 
Primeros síntomas:
 
Si además de cumplir algunos de los factores de riesgo sufrimos hormigueos en las piernas, malestar indefinido, piernas inquietas, sensación de calor incómodo durante el reposo nocturno, pesadez, dolor, calambres, hinchazón o la aparición de coloración marronosa de la piel sin motivo aparente,  los Dres. Lisbona y Puncernau aconsejan acudir al especialista para empezar a estudiar y tratar la probable aparición de varices o edema linfático.
“Las varices constituyen la enfermedad venosa más frecuente y con mayor incidencia de todo el grupo de enfermedades que afectan al sistema venoso. Tratarlas desde su inicio retrasará su aparición y facilitará su eliminación” apuntan los cirujanos vasculares, Dres. Carlos Lisbona y Xavier Puncernau. Además, todas las varices tienen tendencia a aumentar en tamaño y número. Por lo tanto, prevenir su desarrollo evitará complicaciones posteriores.
 
No todas las varices son iguales:
 

  • Varículas o arañas vasculares: Pequeñas formaciones a nivel superficial. Afecta a los capilares de la piel y se manifiestan mediante las llamadas “arañas vasculares”. Se trata de un problema meramente estético.

 

  • Varices: Dilataciones venosas de pequeño o gran tamaño que aparecen a nivel cutáneo superficial. Pueden ser dolorosas y las provocadas por insuficiencia venosa pueden derivar en muchas complicaciones como las flebitis, trombosis venosas, atrofia cutánea y úlceras varicosas.

 

  • Linfedema: Puede haber ocasionalmente la asociación de varices y edema linfático. El linfedema es una retención de líquido linfático o linfa casi siempre en miembros inferiores, que provoca una hinchazón de consistencia más dura y de peor resolución que el edema venoso. Mejora poco con el reposo nocturno y puede ser de origen congénito, apareciendo frecuentemente en la segunda década de la vida o secundario a infecciones linfáticas de repetición (linfangitis) o enfermedades infecciosas o neoplásicas. Cuando no se trata el linfedema puede llegar, con el paso de los años, a convertirse en una hinchazón dura e irreductible, llamada fibroedema.

 
Soluciones:
 
Para estudiar los casos de edema de las piernas, la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon, especializada en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades venosas, ha implantado un área específica para el diagnóstico de varices y edemas linfáticos. Los Dres. Carlos Lisbona y Xavier Puncernau realizan esta revisión a modo de chequeo veno-linfático,  con el objetivo de prevenir las severas complicaciones que estas enfermedades conllevan. De una forma rápida y sencilla, sus técnicas permiten evaluar, prevenir y tratar la aparición de secuelas por afectación veno-linfática.
 
La prevención y tratamiento de las varices pasa desde un cambio en la alimentación y en nuestro hábito de vida hasta el uso de las últimas técnicas médicas:
 

  • Cambio de dieta: Beber mucha agua, reducir la sal en las comidas y el alcohol, incluir la fibra en las comidas son unas medidas fáciles para mejorar nuestra salud vascular
  • Actividad física: Incorporar el ejercicio físico a nuestra rutina diaria. Andar y realizar deportes como la natación o la bicicleta nos ayudarán a activar el sistema circulatorio.
  • Nuevos hábitos: Evitar el empleo de prendas de ropa ajustada que dificulte el retorno venoso y utilizar un tacón máximo de 3 a 4 cm. Evitar la exposición de las piernas al sol en horas punta y mantener los pies en alto siempre que sea posible. También es de ayuda para mejorar la circulación efectuar duchas de agua fría ascendentes (evitar los baños de agua caliente) y masajear las piernas con crema hidratante desde el tobillo hasta el muslo.
    En cuanto a los tratamientos médicos, los especialistas de la Unidad de Cirugía Láser de Varices  proponen los siguientes tratamientos médicos: 

    • Láser transdérmico o estético: Para eliminar las pequeñas arañas vasculares y varices antiestéticas.
    • Técnica E.L.A.V. (Endolaser Ablation Veins): En el caso de varices de mayor diámetro. Se trata de un novedoso tratamiento quirúrgico que, mediante el láser, permite tratar las varices de una forma sencilla, rápida, efectiva y estética. Al sustituir el estiramiento y arrancamiento venoso por el cierre de la vena desde dentro, esta técnica no lesiona las estructuras y tejidos de la pierna.
    • Presoterapia, drenajes linfáticos y otras técnicas para el tratamiento del linfedema.

ELIMINAR VARICES