¿Prohibido mezclar? Desmintiendo bulos cosméticos

bulos cosmeticos

Vitaminas, hidroxiácidos, niacinamida, los principios activos de moda que sí se pueden unir para potenciar sus efectos.

Cada vez es más habitual encontrar publicaciones en las redes sociales que hablan sobre principios cosméticos y que advierten del peligro de usar en una misma rutina de belleza productos ricos en varios principios activos como los hidroxiácidos y la vitamina A, o la niacinamida y la vitamina C. Pero, ¿es realmente problemático mezclar principios activos? Como todo, depende de los activos de los que estemos hablando, pero lo cierto es que gracias al avance en la investigación cosmética y el desarrollo de nuevos procesos de fabricación, hoy en día nos encontramos con productos cada vez más estables, seguros y eficaces en cuanto a formulación.

En este contexto, resulta complicado encontrar principios activos que no puedan ser combinados entre sí, como es el caso de la famosa combinación de vitamina C con el cobre, sobre todo cuando hablamos de sales, las mismas que aportan determinado color azul a ciertos productos cosméticos. Pero, ¿por qué no son combinables? «Esto ocurre porque se anulan entre sí, y porque la vitamina C oxida las sales de cobre. De hecho, unidos en una misma rutina de mañana, por ejemplo, hacen efecto prooxidante, dejando de proteger de daños como los rayos UV y ofreciendo un efecto pro-ageing en el tejido», comenta Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

A continuación, desmentimos tres combinaciones de principios activos que son perfectamente combinables entre sí y que juntos potencian sus resultados.

Hidroxiácidos + Vitamina A

A la hora de hablar de hidroxiácidos y Vitamina A hablamos de transformación de la piel, un proceso que se produce durante la noche al aplicar principios activos que se potencian entre sí. “Se recomienda hacer un uso conjunto de ambos principios activos para lograr potenciar los resultados, adaptándolos a las necesidades particulares de cada piel, bien sea en la misma rutina de noche o bien en noches alternas”, explica Elisabeth San Gregorio directora técnica de Medik8.

Los hidroxiácidos ayudan a la vehiculización de la Vitamina A, ambos son considerados activos transformadores de la piel, dos sistemas que trabajan en sinergia y suman efectos. “ El retinol acelera la renovación y es capaz de unificar el tono, disminuir las líneas de expresión y mejorar la textura. Además, consigue un efecto reparador de síntesis de colágeno y elastina y el engrosamiento de la epidermis, que se ve potenciado cuando se combina con hidroxiácidos”, añade San Gregorio.

En la actualidad se está trabajando en la formulación de productos cosméticos que incluyan ambas moléculas como por ejemplo el ácido glicólico con el ácido retinoico, de manera que se generen moléculas cada vez más estables y seguras que combinen el efecto de ambos. Mientras tanto, marcas como Medik8, incorpora a su cartera de productos un peeling rico en alfa hidroxiácidos combinable a la perfección con el principio activo de la Vitamina A.

Lo que sí es importante, es la adaptación que hacemos de cada uno de ellos, se debe ser precavido e ir paso a paso, adaptando la rutina belleza realizando una introducción paulatina de estos dos escudos perfectos para potenciar una piel más sana y joven.

Niacinamida + hidroxiácidos

La niacinamida calma y equilibra la piel, un principio activo que se puede combinar perfectamente con hidroxiácidos. “Cuando se comienza a utilizar productos ricos en hidroxiácidos se puede completar la rutina de belleza con niacinamida puesto que, al empezar a usar ácidos, la piel se suele alterar y una perfecta manera de controlar esos mecanismos de inflamación de la piel será incluir niacinamida”, argumenta Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

Es realmente común encontrar niacinamida en productos de tratamiento nocturnos, para tratar de calmar la piel mientras duermes. “La niacinamida trabajará para que la piel se relaje, esté en calma y se activen los mecanismos de regeneración, impulsados por productos ricos en hidroxiácidos. Es un principio activo realmente interesante para las pieles más sensibles, donde su sistema inmune está más deprimido, o una piel post menopáusica donde el sistema inmune está un poquito más ralentizado”, apunta González.

Niacinamida + Vitamina C

Forman una de las combinaciones antioxidantes más potentes para la piel, la Vitamina C presume de ser un componente cosmético capaz de mejorar la luminosidad, tratar la hiperpigmentación e igualar el tono de la piel. Unos atributos que unidos a la capacidad calmante y humectante de la Vitamina B3, comúnmente conocida como niacinamida, convierten la unión de ambas el dúo perfecto para lucir una piel sana y luminosa.

Estos principios activos son realmente interesantes cuando se está buscando un producto antiinflamatorio, regenerador y despigmentante. “Resulta común encontrar productos que incluyan ambos ingredientes en su formulación, pero es de vital importancia que los principios activos sean de alta calidad y que se encuentren altamente estables para asegurar la eficacia de la fórmula”, argumenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

Por el contrario, si lo que buscamos es tratar una piel con imperfecciones, debemos tener cuidado con los productos ricos en Vitamina C. “Altas concentraciones de este principio pueden llegar a realizar una activación todavía mayor del brote, por ello es preferible decantarse por la niacinamida, por su poder antiinflamatorio, despigmentante, y su capacidad para prevenir la formación de manchas post acné” añade la experta técnica.