Plan DETOX para después de las comilonas

Plan detox
Plan detox

En plenas navidades, es normal que ya hayamos empezado a sentirnos hinchadas y que tengamos la sensación de “habernos pasado”. No pasa nada. Estas fechas están para eso y no es momento de sentirse culpables. Pero sí que es el momento perfecto para tomar nota sobre un buen plan detox y varios consejos de nutrición para que los implementes en tu día a día cuando acaben las vacaciones.

Antes que nada, si todavía no has pensado en tu menú para Nochevieja, te dejamos aquí unas ideas, todas sanísimas, con comida real y deliciosa. Por supuesto, si se van a tomar decisiones drásticas en el cambio de dieta, debe ser bajo la supervisión de un profesional.  Debemos saber que no por llevar una dieta detox durante unos pocos días nuestro cuerpo va a cambiar. Llevar una dieta de desintoxicación durante una semana para limpiar nuestro organismo nos va a beneficiar, pero es importante no sobrepasar este tiempo sin acudir a un especialista en nutrición y dietética.

Plan detox para después de Navidad

Hay que hacer hincapié en que las terapias alimenticias depurativas ayudan a descargar el cuerpo de las toxinas acumuladas cuando la alimentación está siendo desequilibrada. Por eso, lo mejor sería modificar por completo este desequilibrio y añadir hábitos de alimentación saludables, para no tener que realizar planes detox cada X tiempo. Ya nos lo contaba Inmaculada Canterla, farmacéutica especialista en nutrición, en esta entrevista sobre este tipo de planes.

Ejemplo de Plan Detox

Desayuno: dos piezas de fruta fresca, cereales (avena, para hacer un porridge, o unas tostadas de pan integral con aceite de oliva). Para beber, café sin azúcar o un té verde, que es un perfecto diurético y posee efecto lipolítico, para quemar grasas.

A media mañana, un yogur natural u otra pieza de fruta.

Comida: una ensalada de arroz en la que añadimos proteína vegetal o animal. Y, si se es adicto al postre, una fruta sería ideal.

A media tarde, un zumo de frutas.

Cena: verduras con proteínas, que pueden ingerirse mezclando las verduras al vapor con un filete de pescado o de pollo a la plancha.  O, un zumo de zanahoria, apio y remolacha con un poco de arroz integral.

¿Qué es el souping-detox?

Si has oído hablar del souping-detox y no sabes lo que es, solo échale imaginación. Es un plan detox basado en la sopa y los caldos depurativos que se pueden hacer o bien durante una semana, tomando sopa solo durante la cena, o durante 3 días ingiriendo las sopas en todas las comidas.

Estos caldos que se elaboran con fruta, verduras y hortalizas son la herramienta ideal para depurar e hidratar el cuerpo después de los excesos. También ayudan a reducir algo de peso. Pero es esencial que los caldos se cocinen de manera completa, para que contengan los nutrientes que necesitamos a diario.

Para condimentarlos, usa la cúrcuma, que aumenta las defensas, el jengibre o el miso, muy digestivos.

Aunque hay muchas recetas en Internet, un caldo depurativo fácil de hacer es el que se cocina con 4 puerros, 2 nabos, 1 apio y 1 cebolla. Se trocean y se rehogan con aceite, hasta que se doren. Hervir con agua hasta que se deshagan y condimentar.

Otros alimentos detox y purificadores

Para otras recetas, puedes incluir los siguientes ingredientes, que se consideran super alimentos: salmón salvaje, frutos rojos, cacao puro, lácteos naturales, limón, piña, manzana y verduras verdes como la alcachofa. Todos depurativos y muy saciantes.

También existen los alimentos conocidos como atrapa grasas y azúcares que liberan a nuestro cuerpo del exceso de grasas saturadas y regulan los niveles de azúcares. Por ejemplo, el higo chumbo y la cúrcuma.

Y es que hay que recordar que las grasas no son malas. De hecho, son fundamentales para una dieta perfecta. Así que, no hay que eliminarlas si no saber cuáles necesitamos. Mantén siempre como prioridad las grasas de origen vegetal frente a las de origen animal. Y, para cocinar, utiliza siempre el aceite de oliva extra virgen.

Cómo comer sano y eliminar toxinas

Estos tips que traemos hoy se pueden llevar a cabo durante todo el año. Harán sentirnos mucho más saludables, con mucha más energía y fuerza para afrontar el día a día. Sobre todo, ahora que acaban estos días y debemos retomar la rutina y comenzar el año con buenos propósitos. ¿Por qué no proponerse comer mejor, con más calidad y con conocimiento? Comer con consciencia es importante: saber qué comemos, qué ingredientes llevan las comidas que ingerimos, y qué efectos tiene sobre nosotras.

Es importante beber agua a lo largo del día. Lleva siempre contigo una botella pequeña, y llénala, al menos, cuatro veces. O, lo que es lo mismo, bebe dos litros de agua diario, esto favorecerá la digestión y nos aporta minerales, así como una sensación de saciedad.

No olvides las verduras, hortalizas y frutas. Deben estar en nuestro menú diario. De hecho, deberían ser la base de nuestra alimentación. El organismo necesita vitaminas y minerales, y en el caso de no llevar una dieta equilibrada, se pueden tomar suplementos alimenticios, como magnesio, zinc y selenio.

Evitar picar entre horas. Hacer cuatro o cinco comidas sin picotear entre ellas. En el caso de tener hambre, o de no controlar la ansiedad, prueba a comer fruta o frutos secos en lugar de ultraprocesados (patatas fritas, bollería industrial…). Añadir una pieza de fruta antes de cada comida hará que no se llegue con mucha hambre y que no se coma con ansia. Para ir un paso más allá, se puede comer apio solo (crudo o cocinado). Es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que es lo que necesitamos cuando nos sentimos más hinchadas.

En navidad, y siempre, hay que tener cuidado con la sal. Demasiada sal nos expone a un riesgo mayor de padecer enfermedades cardiovasculares y, además, promueve la retención de líquidos. Para darle sabor a las comidas, utiliza hierbas aromáticas, especias, o cuécelos al vapor.

Evitemos los ultraprocesados. Ya lo decíamos antes: el truco para que la alimentación se considere sana y de calidad es basarla en la comida real. Elimina de tu dieta la mayor parte de comida procesada posible. (Tampoco pasa nada por darse un capricho de vez en cuando, pero teniendo consciencia sobre lo que se está comiendo y no basando la dieta en dulces y comida basura). Para saber si un alimento es ultraprocesado o no, observa la etiqueta. Suele decirse que, si contiene más de 5 ingredientes, no será saludable.

Todo esto se debe combinar con actividad física. Es normal que estos días se esté más cansado, pero no se debe dejar de caminar diez mil pasos diarios. Si nos vemos con fuerza, hacer 45 minutos de deporte diario es la cantidad perfecta para mantenerse en forma estos días.