Consejos y soluciones para la PIEL SENSIBLE

piel sensible
piel sensible

No toda piel sensible presenta los mismos síntomas, ni todas ellas se deben a las mismas causas. Por ello, ante una piel sensibilizada lo más importante es hacer un buen diagnóstico para tratar de raíz las causas de esta sensibilidad.

Hoy en Expertos en Estética contamos con una profesional que nos ayudará a conocer las causas de la piel sensible, y nos orientará sobre posibles consejos y soluciones.

¿Cómo identificar una piel sensible?

Irritación, quemazón, rojeces, picor, inflamación… estas son las palabras que van de la mano con una piel sensible, que no es más que aquella que reacciona en exceso a ciertos estímulos. Aunque los síntomas se presentan más evidentes en el rostro, la dermis del resto del cuerpo también sufre.

“Dentro de la piel sensible se distinguen dos tipos que pueden presentarse de forma simultánea”, explica el Dr. Gavín, dermatólogo de la cínica Gavín Dermatólogos. Estos tipos pueden ser:

  • Piel intolerante, que es aquella piel que “no tolera la aplicación de los productos cosméticos habituales”, nos cuenta el experto.
  • Piel reactiva, que es aquella que “reacciona frente a estímulos, normalmente físicos (por ejemplo, cambios de temperatura, la contaminación, el agua con mucha cal) o emocionales, con enrojecimiento y aumento de la temperatura”.

Características principales de una piel sensible

Basándonos en estos tipos, podemos considerar que una piel está sensibilizada si se dan en ella algunas de las siguientes características:

  • Alteración de la función barrera
  • Irritación ante algunos cosméticos habituales
  • Inflamación y enrojecimiento
  • Reactividad ante factores internos y externos
  • Deshidratación

Factores que pueden causar reacción

La causa más frecuente, cuenta el doctor, de una piel intolerante es “la infestación por Demodex folliculorum en el contexto de una piel grasa-seca”, un ácaro de menos de 0,4mm que vive en nuestros poros y folículos, también relacionado con la rosácea; mientras que, en una piel reactiva, tenemos como causa más frecuente “alteraciones de naturaleza neurovascular”.

Y, ¿el maquillaje?

“A día de hoy, la mayor parte de los maquillajes son adecuados para cualquier tipo de pieles” indica.

Rutina facial para una piel sensible

Los cosméticos que se escogen en la rutina facial para piel sensible son de suma importancia, ya que determinados activos o formulaciones podrían empeorar su estado.

Al menos, mientras dure la intolerancia a dichos activos, deberían evitarse en las rutinas, las cuales deberían tener como objetivo principal, informa el Dr. Gavín, “controlar la población de Demodex folliculorum y recuperar la tolerancia”.

En pieles reactivas, también sería aconsejable establecer una rutina encaminada a reducir la inflamación y a restaurar la función barrera de la piel, que en ambos casos es posible que se haya visto dañada.

Lo aconsejable será establecer una rutina encaminada a reducir la inflamación y a restaurar la función barrera de la piel

Dr. Gavín.

Activos que se deben evitar

El dermatólogo aclara que, si la piel es sana “no hay por qué evitar ningún ingrediente concreto”. Sin embargo, mientras la intolerancia permanezca en la piel, sí que sería recomendable no aplicar determinados productos que podrían empeorarla:

✘ Productos de base alcohólica

✘ Alfa-hidroxiácidos

✘ Retinoides tópicos

✘ Exfoliantes agresivos

Ingredientes a incluir en la rutina

Como nos cuenta Natalia, no se puede recomendar una rutina concreta para piel sensible, ya “cada caso ha de ser evaluado de forma independiente para diagnosticar las causas de intolerancia y o reactividad”, y, en función del diagnóstico, se recomendará una rutina específica.

Como recomendación general, lo ideal es buscar:

➜ Limpiadores con tensioactivos suaves, y preferiblemente con activos calmantes.

Hidratantes con ceramidas, ácido hiaurónico, vitamina E y otros activos antiinflamatorios, calmantes o antioxidantes que reparen la barrera cutánea y eviten la pérdida de agua.

La hidratación es esencial en una piel sensible para recuperar su estado normal. Este tipo de dermis se deshidratan con mayor facilidad y la elección de los cosméticos debe estar enfocada a hidratarlas y, como decíamos, a recuperar la barrera epidérmica.

Tratamientos y cuidados diarios para piel sensible

En ocasiones, un tratamiento cosmético no es suficiente, siendo necesario un tratamiento médico” indica el experto, quien continúa recordando que “no obstante, la base de una buena rutina es una limpieza adecuada para cada tipo de piel y hábitos de vida saludable”.

Por supuesto, habrá cosméticos que incluyan ingredientes y activos antiinflamatorios, antioxidantes o calmantes, como el aloe vera, la caléndula, la avena o el ginkgo biloba.

Pero, ante una piel con problemas intolerante o reactiva, habrá que acudir a un especialista que identifique la causa del problema. Y cualquier tratamiento médico o estético debe contar con la supervisión de un dermatólogo especializado.

¿Funcionan los remedios caseros para pieles sensibles?

La profesional responde con un rotundo “no”. Según él, la mejor manera de aliviar los síntomas sería la de “acudir a un dermatólogo”. Con visitas periódicas en las que se identifiquen las necesidades de nuestra piel se podrán evitar muchas patologías.

Consejos para pieles sensibles

Los remedios caseros no hacen magia. Para tratar una piel sensible o con cualquier otra patología es necesario llegar a la raíz del problema con un diagnóstico médico, ya que las causas podrían ser endocrinas, o de una mala alimentación o malos hábitos. Aun así, hay ciertos tips que, si se siguen, harán disminuir la irritación y demás síntomas asociados con la piel sensible.

Recapitulamos toda la información anterior en estos consejos:

SI TU PIEL ES SENSIBLE, OLVÍDATE DE:

✘ Los baños con aguas muy calientes o frías.

✘ El agua con mucha cal.

✘ Las mascarillas y exfoliantes abrasivos.

✘ Los cosméticos con alcoholes, retinol, perfumes…

✘ No utilices limpiadores con tensioactivos aniónicos.

✘ El alcohol y el tabaco.

✘ La alimentación grasa y picante.

SI TU PIEL ES SENSIBLE, IMPLEMENTA:

✓ Una visita al dermatólogo.

✓ Una rutina diaria adecuada para este tipo de piel.

✓ Cremas hidratantes.

✓ Mascarillas calmantes.

✓ Bálsamo labial.

✓ Protección solar.

Encuentra más información aquí sobre la piel atópica.