Qué es el PEELING QUÍMICO: nuestros consejos de Expertos

peeling quimico
peeling quimico

La exfoliación o peeling químico están de moda en cuanto a tratamientos para conseguir rejuvenecimiento facial y mejorar el cutis. Pero ¿realmente lo necesitan todas las pieles? ¿Es lo mismo un peeling químico que uno mecánico? Todas estas dudas, y más, hemos querido resolverlas para que no se comentan errores en la hora de aconsejar a las clientas en su beauty routine. Este tratamiento debe estar personalizado para cada tipo de piel y no puede aplicarse a la ligera. Sus particularidades exigen un profundo conocimiento por parte del profesional que los lleva a cabo y una correcta información de cara al cliente.

Qué es un peeling químico

Los peelings químicos eliminan las células muertas de la superficie de la piel y la limpian en profundidad. En realidad, es como una exfoliación solo que sin frotar, porque no es un procedimiento físico. Este agente químico [irritante y cáustico] está pensado para renovar las capas de la piel, de manera que se eliminen las lesiones como arrugas, cicatrices, poros dilatados y manchas, y la textura de la piel quede sin imperfecciones, tersa, luminosa y mucho más suave.

El tratamiento consiste en una exfoliación en la que no es necesario frotar, sino que se aplica un ácido sobre la piel, de forma controlada, con un aplicador en forma de cuentagotas.

Para qué sirve el peeling químico

El objetivo principal es renovar la dermis, eliminando las marcas de acné, las cicatrices y las arrugas, estimulando la producción de colágeno y elastina, eliminando las células muertas del rostro y atenuando las manchas del sol. Se consigue así una piel renovada, sin lesiones.

“El peeling es un tratamiento muy versátil, porque dependiendo de las necesidades, se puede trabajar con unos u otros para conseguir un piel sana y joven. Es el tratamiento perfecto tanto para pieles envejecidas, gruesas, mixtas, grasas e incluso en pieles finas”, apunta Marta García, directora de Marta García Esteticistas.

En aplicaciones corporales están muy indicados para rejuvenecimiento de zonas queratinizadas y envejecidas, con mucha densidad de piel, como rodillas y codos; y para trabajar la pigmentación de zonas como axilas o parte interna de muslos. También se utilizan como tratamiento para borrar granitos, tratar la foliculitis o cicatrices (por ejemplo, las que deja el acné en la espalda). En el cuero cabelludo, está indicado para equilibrar procesos de seborrea e incluso para tratar dermatitis seborreicas, por supuesto, con concentraciones especiales.

Otro de sus beneficios es que, al eliminar la piel muerta, los otros productos de tu rutina facial ganarán efectividad, ya que podrán ser absorbidos completamente por la piel sin que haya una capa de por medio.

Tipos de peeling químico

Para escoger el producto químico adecuado a cada clienta debe hacerse un análisis de la piel en la que se tengan en cuenta tanto el tipo de piel, el color como el grado de fotoenvejecimiento. El estudio de estos factores ayudará a determinar si el peeling químico es necesario y, en el caso de que sí lo sea, también qué tipo de exfoliación será la más adecuada.

Según la profundidad de acción

  • Peeling químico superficial:

El menos abrasivo, reduce la capa externa de la epidermis (capa córnea). Esto hace que tanto las cicatrices del acné como las arrugas más superficiales y las manchas disminuyan. Son los que encontramos a la venta sin necesidad de acudir a una clínica (aunque, como siempre, lo mejor será recibir el tratamiento en un centro especializado).

Se puede aplicar entre 4 y 8 sesiones, una cada mes.

Los productos contienen: ácido glicólico, ácido azelaico, ácido kójico o peróxido de benzoilo, entre otros. Los resultados se verán entre los 4 y 7 días después.

  • Peeling químico medio:

Por orden de menos a más, el segundo peeling menos profundo destruirá la queratosis actínica en la epidermis que se haya visto dañada por la exposición crónica al sol. Actúa entre la epidermis y la dermis, con lo que mejora el aspecto de piel fotoenvejecida a un nivel más intenso que la anterior.

Produce enrojecimientos y descamaciones que duran una semana desde la única sesión. Los resultados se ven a los 5 días. Se aplica uno cada tres o seis meses.

Y, suelen contener, Fenol, TCA, ácido glicólico.

  • Peeling químico profundo:

Por último, los peelings más profundos exfolian con mayor intensidad, mejorando el aspecto de todas las arrugas y manchas.  Actúa a nivel de la dermis reticular y consiguen fomentar la producción de colágeno.

Se hace en una única sesión, y el enrojecimiento durará aproximadamente dos semanas. En algunos casos, la vida social y laboral debe parar (a modo de baja). Los resultados se ven también a las dos semanas, cuando nace la piel nueva.

Para pacientes con pieles marrones y negras se recomiendan los menos abrasivos y más superficiales.

Según el principio activo

Este producto puede formularse de diferentes maneras. Y, según sea la concentración de su ingrediente principal y cuán ácido sea este, encontraremos diferentes tipos de peelings. El pH no puede bajar de 1.5, según el reglamento europeo. Para que el tratamiento sea efectivo (tal y como prometen) sus concentraciones deben ser mayor al 20%.

Según la distribución del ácido que se utilice (ver recuadro), “de menor a mayor intensidad están los peelings enzimáticos, que son los más suaves; los hidroxiácidos (AHAS, BHAS Y PHAS) , que tienen intensidad media; los modificados y/o combinados, de intensidad media/alta; los TCA (basados en el ácido tricloroacético), igualmente de intensidad media/alta; y por último el de fenol, basado en el ácido carbónico. Es uno de los peelings químicos más fuertes disponibles en la actualidad, pero no por eso el más demandado”, apunta Marta García.

Pasos para aplicar el peeling químico en una clínica

Ninguno de estos pasos se puede obviar.

  1. En la fase preparadora se desinfecta la piel con una gasa que elimina el manto hidrolipídico.
  2. El peeling químico, aplicado con un pincel abanico.
  3. Aplicar un neutralizador antes de aclarar con agua, que ayude a reestablecer el pH de la piel.
  4. Por último, se extiende el aceite reparador después de aclarar el neutralizador. Esto hará que los aceites específicos de la piel que se han perdido con el tratamiento se restablezcan.

¿Quién puede realizar un peeling químico?

El peeling químico es un tratamiento que puede ser aplicado por un técnico superior en estética con la formación y conocimiento adecuados. Sin embargo, hay que hacer una distinción entre peelings de uso estético, que son los superficiales y medios; y los de uso médico, que son los que llegan a más profundidad. En este último caso, se consideran tratamientos de aplicación médica y no estética.

“Los médicos realizan los peelings que tienen mayor profundidad, como los fenoles y los que no están tamponados (esto significa que se le une una sustancia capaz de bajar el pH y por eso tienen menos riesgos). La diferencia entre el uso estético y médico, además, está en la concentración con la que se realizan y es por eso que se trabajarán en un centro médico o en uno estético, dependiendo de la formación del profesional y las concentraciones”, precisa Ana Belén Ferreiro, directora de Tacha Beauty.

Por su parte, la esteticista Carmen Navarro, directora de los centros que llevan su nombre, es aún más prudente para este tipo de tratamientos y aconseja que todos los peelings químicos “estén siempre supervisados por un médico”.

Peligros y contraindicaciones de la exfoliación química

A pesar de lo que pueda parecer, es una de las técnicas más seguras de la dermatología. Cuando se hacen correctamente bajo las manos de un profesional, se obtienen mejoras palpables en el rostro. Las contraindicaciones no son muchas. No obstante, igualmente, deben tener especial cuidado y evitar este tratamiento:

  • Los pacientes con algún tipo de herida, infección o quiste en la cara.
  • Las personas con problemas de cicatrización.
  • Enfermos de rosácea, dermatitis seborreica, atópica y psoriasis, pues podría enrojecerse en exceso la piel y empeorar el estado de la enfermedad.

Como decimos, los productos que tengan una concentración superior al 20% de ácido, están desaconsejados para uso doméstico y requieren la supervisión de un profesional. Y, por otro lado, aunque los inferiores a este porcentaje sí se puedan utilizar, está desaconsejado sin la supervisión de un dermatólogo.

¿Es doloroso?

Algunas personas dicen sentir una molestia durante el procedimiento, pequeños picores o ardor en la zona, no más de diez minutos. Si el ardor resiste, se podría aplicar una compresa fría sobre la cara. Además, ante la irritación posterior, puede usarse una crema hidratante con vaselina, que ayudará a calmar esta sensación. Sea como fuere, hay que avisar a todos los clientes con antelación para que no se asusten ante estas sensaciones.

Durante el peeling se siente picor, sensación de calor del tejido, en ocasiones escozor y tirantez. Por eso es muy importante informar al cliente de estos efectos antes de someterse al tratamiento

Consejos para antes y después de la exfoliación química

“Las contraindicaciones son muchas: reacciones alérgicas, infección, pérdida del manto hidrolipídico de la piel…”, advierte Carmen Navarro. Por su acción de exfoliación, los peelings químicos hacen necesario que, en las horas y días siguientes al tratamiento, el cliente siga una serie de recomendaciones y cuidados especiales sobre los que el profesional estético tiene que dar cumplida información.

ANTES

Antes de realizar cualquier peeling, se deben evitar:

-La exposición al sol (por esto, es mucho mejor realizarlos en otoño o invierno).

-Los rayos UVA.

-Inyecciones de Botox.

-Depilación.

-Uso de cremas con retinoico.

Además, si se es propenso a tener herpes, hay que tratar la zona con aciclovir diez días antes y después para que no se reactiven.

Aplica crema con protección solar SPF 30 durante varios días.

DESPUÉS

Aplicar protector solar de más de 50 y crema hidratante cada dos o tres horas.

Lavar la cara con gel limpiador dos veces al día, sin frotar.

Evitar la luz solar directa hasta que la piel deje de descamar.

No utilizar maquillaje.

No utilizar laca para el cabello.

Por supuesto, la alimentación es clave: tanto antes como después, se recomienda llevar una dieta equilibrada, alta en frutas y verduras, y no olvidar grandes cantidades de agua para hidratar la piel.

Dependiendo del problema que se quiera tratar, del tipo de piel y de la profundidad del peeling que se haya realizado, el médico o el profesional estético, según el caso, deben determinar cuánto tiempo debe esperar la persona para someterse a un nuevo peeling químico. A veces, ese periodo de espera puede prolongarse hasta un año. Otras veces, quizá solo sean unas semanas. Lo importante es personalizarlo en cada caso.

Y, aquí te dejamos nuestros consejos para evitar el acné en casa.

Por Abigail Campos y Elena Recio