La respuesta del sector Belleza al Covid

Entrevista Mónica y Alicia Flores de Clínicas Láser Fusión

Vapuleados por la crisis del Covid-19 y afectados al máximo por la implantación de medidas y materiales de seguridad en el día a día de su actividad, los centros de belleza y estética comienzan a ahora remontar. El coste económico de respetar los tiempos de actuación que requiere cada protocolo y mantener los espacios, al personal y la clientela a salvo de los contagios, puede suponer más de un 10% de gasto extra. Mónica y Alicia Flores, fundadoras de Clínicas Láser Fusión, nos dan las respuestas del sector de la belleza al coronavirus.

¿Cuándo habéis podido reabrir vuestros centros?

Mónica Flores: El día 11 de mayo abrimos nuestros doce centros en todas las provincias donde tenemos sede actualmente.

¿A qué ritmo estáis funcionando ahora, después del aluvión inicial?

Mónica Flores: Trabajamos en unos centros al 50% y al  65% en otros. Está claro que el ritmo no es el mismo que antes de la crisis, dado que ahora tenemos que trabajar dejando un espacio de tiempo entre cliente y cliente en el que desinfectar todas las cabinas y cumplir así con todas las medidas de seguridad para dejarlas perfectas antes de que acceda un nuevo cliente.

¿Coincide esta temporada con la época del año en que tradicionalmente tenéis más demanda?

Alicia Flores: Lo cierto es que nuestra época más fuerte ha coincidido con la del confinamiento, pero estamos viendo que los clientes quieren retomar lo antes posible sus tratamientos. Las agendas se están llenando rápido, teniendo en cuenta que todos los clientes que tenían sus citas en el confinamiento están viniendo ahora, y a la vez se solapan con los clientes cuyas citas eran para este mes.

“El uso de materiales de seguridad
supone más de un 10% de coste extra”,
explica Alicia Flores

¿Tenéis listas de espera?

Alicia Flores: No las tenemos porque tenemos la capacidad de reaccionar de forma rápida. En cuanto vemos que aumenta la demanda, abrimos nuevas cabinas e incorporamos más personal para que nuestros clientes no tengan que esperar mucho tiempo.

¿Es posible trabajar de forma ordenada sin reducir el volumen de clientes y de ingresos?

Alicia Flores: Con un correcto protocolo y cumpliendo todas las medidas de seguridad por ambas partes, no es complicado trabajar ordenadamente. Pero si puedes atender a menos clientes, también vas a tener menos ingresos, eso está claro.

¿Podéis atender a todo tipo de personas o tenéis limitaciones?

Alicia Flores: Atendemos a todo tipo de clientes, pero sí hemos observado que muchas personas que se encuentran en situación de riesgo no están pidiendo citas.

¿Cuáles de las medidas higiénico-sanitarias de obligado cumplimientoque os está resultando más sencillo o complicado aplicar?

Mónica Flores: En realidad las medias de seguridad no son muy problemáticas, pero sí incómodas para trabajar. El uso continuado de mascarillas y pantallas, por ejemplo, resulta bastante agobiante al tener que llevarlas continuamente. Antes las usábamos, pero solo al tratar al cliente en la cabina. Sin embargo, el gel, los guantes o la limpieza de la cabina son cosas que nosotros ya hacíamos antes del Covid, lo que ocurre ahora es que hay que tomarse más tiempo y ser más meticulosos.

Alicia Flores: Por lo demás, no tenemos mayores problemas, gracias también a que utilizamos felpudos especiales para la desinfección del calzado, mantenemos la distancia de seguridad y ofrecemos a nuestros clientes guantes, bolsas para la ropa, gel y mascarilla. Estamos utilizando materiales desechables, tanto en material de cabina como material para el personal.

¿Cómo están acogiendo las clientas todas estas medidas?

Mónica Flores: La verdad es que vienen muy concienciadas de que hay que cumplir las normas, son muy colaborativas y no hemos tenido ningún problema. Además de que nos agradecen todo lo que ven que estamos haciendo para que ellas estén seguras.

¿Cuál es el coste extra que os genera el uso de estos materiales?

Alicia Flores: Podríamos hablar de más de un 10% de gastos extra al mes.

“Vemos el futuro con mucha incertidumbre
porque ahora no podemos planificar”
revela Mónica Flores

¿Cómo os ha afectado la situación respecto a la gestión de productos y proveedores?

Mónica Flores: El mayor problema ha sido el que todos han tenido con el tema de guantes, termómetros láser, mascarillas, gel (Epis), etc. Tanto por la falta de existencias como por la subida de precios. Para los demás productos no ha habido problema ni hemos tenido retrasos.

¿Qué opinión tenéis sobre el plan de desescalada y las medidas que se están tomando?

Alicia Flores: En lo que estamos de acuerdo es en que hay que volver a la vida normal poco a poco, de forma gradual.

¿Cuáles son vuestras principales dudas e inquietudes como empresarias del sector?

Alicia Flores: Ahora mismo, las que tiene cualquier empresario: ¿Qué va a pasar de aquí a unos meses? Si seguiremos teniendo clientela para llenar agendas y esto no será solo el boom de clientes acumulados por el confinamiento. Y, sobre todo, el poder mantener a todo el personal.

Mónica Flores: Nosotros tuvimos que hacer un ERTE hasta el día 11 de mayo, que fue cuando empezamos a trabajar, y esperemos que podamos estar todos de nuevo dentro de poco tiempo.

¿Cómo veis el futuro del sector de cara a los próximos meses y al año que viene?

Mónica Flores: Lo vemos con mucha incertidumbre, porque antes podías planificar muchas más cosas que a día de hoy por la situación en la que nos encontramos. Pero seamos positivos y esperemos que todo lo que ha pasado no se repita y pase a la historia.

¿Tenéis algún mensaje para el resto de empresas y profesionales del sector y la sociedad en general?

Alicia Flores:No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios”, que diría Charles Darwin. Pues vamos a ello.