La pedicura también es para el invierno

PURESKINACRE210222 1

De octubre a abril, a las españolas parece que se les olvida que tienen pies. ¿Es algo cultural? ¿A qué se debe? ¿Por qué el negocio de las pedicuras es estacional en España y no en el resto del mundo?

Cuando uno recorre países como el Reino Unido, Suecia o Estados Unidos, el servicio de pedicuras es algo bastante generalizado. Es más que habitual acudir a un centro de belleza a poner los pies a punto, ya sea por motivos estéticos, como también por la posibilidad de pasar un rato de mimos enfocado en el cuidado de nuestras extremidades más inferiores. 

«Realizarse una pedicura suele asociarse siempre con un momento de relajación. Esto ocurre, no solo por el propio beneficio físico de tratar los pies, pudiendo ofrecer una terapia completa a través de todas sus terminaciones nerviosas, sino también por lo que implica a nivel psicológico el mero hecho de dedicarse unos minutos a una misma», explica Catalina Narváez, directora de educación de la firma Aromatherapy Associates. 

Ahora bien, España va atrás en cuanto a los países en lo que a la utilización de estos servicios se refieren, y es que en los meses de invierno, es más común acogerse solo a la «mani» dentro del concepto de «manipedi». ¿Por qué quedan más olvidados los pies? ¿A qué responde?

España, una pedicura estacional

«Cuando hablamos de cifras, más del 80% de las pedicuras en España se realizan en los meses estivales, mientras que en países como Inglaterra, el servicio se realiza de manera más constante», explica Raquel González, directora de Pure Skincare, distribuidor de cosmética de autor en España.

Para Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza: «Esto responde a que asociamos la pedicura con el hecho de enseñar los pies en público, algo que no ocurre tanto en el extranjero porque llevan los pies más destapados todo el año, además de que se centran también en su estética como algo también reservado para su intimidad, no centrándose solo en época de bodas, vacaciones, etc.».

Sin embargo, son cada vez más las situaciones que requieren de un pie perfecto en cualquier época del año. Por ejemplo, esto ocurre con las clases grupales de técnicas como Yoga o Tai Chi, donde se suele acudir descalzo.

¿Pedicuras at-home?

Por otro lado, el servicio de pedicura es algo muy asociado a los centros de belleza. «Cuando pensamos en hacernos una pedicura en casa, lo asociamos, sobre todo, al maquillaje de las uñas, sin concebirlo como un proceso completo que incluye hidratación, exfoliación (durezas, callosidades…), etc.», comenta Alix Zarate, de la firma Lova Skin.

Cuando alguien se enfoca en tratar los pies, no se trata solo de pensar en la pedicura. Aspectos como la hidratación diaria son fundamentales, o la exfoliación una o dos veces a la semana. Son gestos que ayudarán a mantener los pies perfectos sin tener que acudir a salvavidas más extremos.