La combinación ganadora para combatir la celulitis en tiempo récord

La operación bikini ha llegado y es el momento de lucirse. No te preocupes si eres de ese porcentaje de la población que, durante el confinamiento, no se ha puesto en forma y no ha estado conectada a las múltiples de sesiones on line para hacer yoga, pilates etc.

Tanto si has hecho deporte como si no, llega el momento de disfrutar del verano. Y seguro que, al probarte el bikini en el espejo, has descubierto que ya está otra vez aquí la celulitis. ¡Que no cunda el pánico!

De media, hemos engordado 3 kilos durante el confinamiento, y es que, estos meses, no solo han hecho que ganemos algún kilo que otro, además, han sido los culpables de que no movamos las piernas y que hayamos retenido más líquido de lo habitual.

¿Y ahora qué? Desde Clínicas DH nos ofrecen la solución: la combinación ganadora para que no sólo elimines esos kilitos extra sino para que además acabes con la celulitis. Un tratamiento clásico pero eficaz. Se trata del combo perfecto de tratamientos que permita, de una vez por todas, librarse de la celulitis, y de las grasas acumuladas, y poder lucir una figura esbelta sin tener que pasar por quirófano.

¿Cómo funciona el tratamiento?

En primer lugar, se valorará cada caso, ya que es fundamental que el médico especialista en medicina estética valore cada caso. En función del tipo de celulitis, se indicará un número de sesiones y se podrá personalizar el tratamiento. A veces, se puede hacer el tratamiento en varias fases, combinando múltiples tratamientos, y en ocasiones es suficiente con cinco sesiones.

Tras estudiar el caso, el tratamiento consistirá en combinar sesiones de mesoterapia con carboxiterapia en la primera fase. Si fuera necesario, podremos combinarlo con una intralipoterapia o con aparatología. Pero esta fase no siempre es necesaria.

¿En qué consiste cada tratamiento?

La carboxiterapia consiste en la aplicación subcutánea de dióxido de carbono con el fin de eliminar grasas y celulitis. El proceso consiste en la aplicación no quirúrgica de CO2 localizada mediante un equipo diseñado para este fin. La introducción de CO2 provoca una ruptura de la capa externa de la célula, que conlleva a la liberación de ácidos grasos.

La mesoterapia corporal, por su parte, es una técnica intradérmica indolora que se emplea para tratar la celulitis y la grasa más localizada. Mediante la infiltración de sustancias (vitaminas, aminoácidos, minerales…) que mejoran la circulación en la zona o zonas afectadas, provocamos una eliminación de toxinas.

Además, para potenciar los resultados, el paciente se pondrá en casa, y a diario, una crema reductora o anticelulítica. Sin duda, en esta combinación ganadora radica el éxito.

“Cada persona tiene un tipo de piel y unas necesidades concretas, es preciso detectar el problema y ver el origen de la celulitis. Solo analizando el tipo de celulitis y combinando los distintos tratamientos, acabaremos con los adipocitos y las células grasas manteniendo a raya la celulitis todo el verano” afirma el doctor especialista en medicina estética de Clínicas DH Edward Serrano.

Además, este tratamiento puede combinarse con cualquier aparatología para potenciar y acelerar los efectos. Los tratamientos con aparatología de cavitación o radiofrecuencia pueden ser unos grandes aliados.

¿El resultado?

La mejora a nivel visible de la piel de naranja y el drenaje del exceso de líquidos. Piel más firme e hidratada, en el 100 % de los casos mejora la circulación.