Kobido, el lifting japonés con Carmen Navarro

Quienes protagonizan alfombras rojas y photo calls conocen este secreto de belleza, pero no hace mucho tiempo. El kobido es una técnica de masaje milenaria que consigue, entre sus muchos efectos benéficos, un lifting facial sorprendente e inmediato. Durante siglos solo ha tenido acceso a ella la élite de la sociedad japonesa. 
Un poco de historia: Este masaje facial cuyo origen data del siglo XV, llegó a formar parte de los rituales de belleza de la realeza japonesa después de que una emperatriz observara el efecto iluminador que tenía en los rostros de los samuráis. Ha formado parte, durante cientos de años, de los secretos de la familia imperial. El conocimiento de su técnica fue pasando de generación en generación sin salir de ese ámbito elitista: la mayor parte de los japoneses de a pie nunca han oído hablar del kobido ni han podido disfrutarlo. Sin embargo desde hace unos años el Dr. Shogo Mochizuki, heredero de esta sabiduría (The 26th Generation Master of House and Linage of Kobido), se ha propuesto expandir sus conocimientos y dar a conocer la técnica y filosofía de esta tradición. De momento lo ha hecho en contadas clínicas del mundo: Tokyo, Nueva York, París son algunas de las ciudades en que ha impartido sus clases.
AutenticidadCarmen Navarro, que acaba de recibir el Galardón Excelentes del Año 2015 del Instituto para la Excelencia Profesional por su trayectoria,  se siente especialmente orgullosa de contar en sus centros con profesionales formadas, personalmente, por el Dr. Shogo Mochizuki. Y satisfecha también por ser, de este modo, precursora en España de la divulgación de un tratamiento milenario de belleza y salud, todavía desconocido y, cuya compleja técnica, lo convierte, inevitablemente, en elitista. Pueden ser muchos los centros en que se anuncie el kobido, pero pocos los que, tras este nombre, ofrezcan el kobido auténtico.
 

kcarmen
La técnica: Este masaje facial se realiza de forma manual. La técnica es compleja: cada mano hace un movimiento diferente, a distinta velocidad y presión. Se trabaja cara y cuello a base de presiones, pellizcos, movimientos circulares.
Los efectos: El profesional logra recolocar los músculos faciales devolviendo al rostro su juventud, su forma, su firmeza y aportando una enorme luminosidad. Además consigue aliviar la migraña, el estrés, los síntomas del bruxismo y reaviva la circulación sanguínea. Los efectos son inmediatos y por tanto puede considerarse perfecto como tratamiento de belleza flash, antes de un evento importante. Por supuesto la repetición semanal del tratamiento logra unos beneficios aún mayores.
Otros beneficios:

  • Combate el estrés.
  • Alivia las migrañas o los dolores de cabeza comunes.
  • Evita la rigidez facial.
  • Mejora la circulación.
  • Disminuye algunos problemas en el sistema digestivo como el estreñimiento.
  • Reduce los efectos del bruxismo.
  • Favorece la vista por el estímulo en las zonas cercanas a los ojos.

Protocolo: Como todos los tratamientos que se realizan en los centros de Carmen Navarro, el kobido se acompaña de un protocolo especialmente diseñado para lograr un máximo de eficacia y placer:
-En primer lugar se limpia la piel en profundidad. Se realiza un peeling, en rostro, cuello y escote.
-Posteriormente se procede a realizar el masaje kobido.
-Se aplican técnicas de shiatsu en el cráneo, con el fin de incrementar los efectos obtenidos con el masaje facial.
-Por último se aplica la mascarilla adecuada a las necesidades concretas de la piel del cliente.
kobido