HIPERHIDROSIS: todos los tratamientos en la clínica

Hiperhidrosis
hiperhidrosis

La Doctora Beatriz Estébanez, médico estético en Clínica Menorca, nos define la hiperhidrosis como “un trastorno de la termorregulación que afecta a las glándulas sudoríparas, sobre todo palmas de manos y pies”, que provoca en los pacientes que la padecen ciertas dificultades en el día a día, llegando a ocasionarles trastornos psicológicos en algunos casos.

Hoy en Expertos en Estética la dra. Estébanez nos explicará en qué consiste exactamente la hiperhidrosis, por qué se produce, y qué tratamientos existen para mantener este exceso de sudoración bajo control.

Qué es la hiperhidrosis

El sudor es el mecanismo por el cual el cuerpo humano se refrigera y mantiene una temperatura adecuada. “Pero cuando la sudoración es excesiva e impredecible, hablamos de hiperhidrosis”, nos cuenta la doctora. Quienes la padecen son incapaces de controlarlo.

La hiperhidrosis es, por tanto, un trastorno de termorregulación corporal que, como ya mencionamos, “afecta a las glándulas sudoríparas, sobre todo palmas de manos y pies”.

El exceso de sudoración en pacientes que sufren hiperhidrosis “se produce de forma espontánea sin necesidad de cambio de temperatura”, tal y como nos cuenta Estébanez. Afecta al 2% de la población de raza blanca y suele comenzar en la adolescencia.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque no se han podido determinar exactamente las causas de por qué se produce esta afección, sí que hay algunos componentes que parecen intervenir en ella:

  • El exceso de sudoración es debido a un sobreestímulo del sistema simpáticoy es independiente de la temperatura exterior”, aclara la experta.
  • Puede existir un componente hereditario

¿Cómo se diagnostica una hiperhidrosis?

Podríamos preguntarnos dónde está el límite para saber si una persona suda mucho o no, y la doctora nos explica que, en los casos de hiperhidrosis, “el exceso de sudor empapa la ropa y obliga a la persona que lo sufre a cambiarse varias veces al día”, además, esta sudoración ocurre sin que haya algún desencadenante claro, como pueden ser el ejercicio físico o el aumento de temperatura ambiental.

“El diagnóstico de la hiperhidrosis se basa fundamentalmente en la entrevista y en la evaluación clínica”, explica Estébanez.

Tipos de hiperhidrosis

“En la hiperhidrosis, el exceso de sudor empapa la ropa y obliga a la persona que lo sufre a cambiarse varias veces al día”

Dra. Beatriz Estébanez

Nos explica la doctora que hay diferentes formas de clasificar la hiperhidrosis:

✪ Focal o generalizada

La hiperhidrosis se clasifica en focal si ésta se da de manera aislada, en zonas determinadas. Es decir, afecta de forma focalizada, generalmente a axilas, palmas de las manos o pies, o en la zona cráneofacial.

Por el contrario, cuando este exceso de sudoración no se da únicamente en dichas zonas, sino que se extiende por el resto del cuerpo, hablamos de hiperhidrosis generalizada.

✪ Primaria o secundaria

Otra forma de clasificarla es en función de si se encuentra relacionada (o no) con otras patologías.

La hiperhidrosis primaria, explica la doctora, “no tiene causas evidentes ni el paciente padece enfermedades causales”. Además, añade, “es una hiperhidrosis esencial que en la mayoría de las veces el paciente no suda por la noche”. La hiperhidrosis primaria también es focal.

Por su parte, la secundaria sí que está relacionada con ciertas patologías, como nos explica Estébanez, “diabetes, hipertiroidismo, cáncer, enfermedades pulmonares, lesiones medulares, determinados medicamentos, menopausia, ansiedad”. Además, en el caso de la hiperhidrosis secundaria, ésta puede ser tanto focal como generalizada.

✪ Moderada o severa

Otra forma de clasificar las hiperhidrosis es en función de su gravedad: “tanto en el caso de hiperhidrosis primaria como secundaria, y dependiendo de su gravedad, hablaremos de hiperhidrosis severas o moderadas”

¿Son efectivos los remedios caseros?

La experta recomienda como remedios que se pueden aplicar en casa:

  • Uso de desodorantes para evitar el mal olor
  • Uso de antitranspirantes tipo cloruro de aluminio.

Pero nos advierte que este tipo de productos “sólo será eficaz en hiperhidrosis axilar” y debe hacerse con moderación, “teniendo en cuenta que el uso excesivo puede producir irritación e inflamación ya que tapona las glándulas ecrinas”.

Tratamientos en la clínica

El tipo de tratamiento empleado, nos explica la doctora, “dependerá de cada caso y de la afección física o emocional del paciente”. El profesional sabrá aconsejar acerca de la conveniencia de uno u otro.

✪ Tratamiento tópico

Siempre bajo prescripción médica, existen anticolinérgicos aplicados de manera tópica para hiperhidrosis focales como el glucopirrolato.

✪ Tratamiento oral

“Se utilizan fármacos anticolinérgicos que frenan la liberación de la acetilcolina impidiendo la sudoración. Por ejemplo, la oxibutinina clorhidrato”, explica la experta. Pero igualmente siempre deben ser prescritos por un médico por sus efectos secundarios.

✪ Iontoforesis

Se utiliza en las hiperhidrosis focales. Mediante el paso de la corriente eléctrica, moviliza los iones de sodio consiguiendo un reposo de las glándulas sudoríparas. En este caso, se necesitan varios meses para obtener un resultados.

✪ Microondas

La aplicación de ondas microondas consigue eliminar las glándulas sudoríparas por medio del calor. Se realizan varias sesiones en consulta y siempre bajo prescripción médica.

✪ Toxina botulínica

La toxina botulínica actúa en la unión neuromuscular inhibiendo la liberación de acetilcolina y de esta forma provoca un efecto transitorio en la producción de sudor. Su efecto se mantiene entre 4 y 6 meses. Es de fácil aplicación y poco doloroso.

➟ ¿Sabías que uno de los muchos usos del bótox es el de tratar el bruxismo? Descúbrelo leyendo esta entrada.

✪ Cirugía

“Cuando el resto de los tratamientos no han funcionado como se esperaba”, explica la doctora, “recurrimos a la cirugía: simpatectomía torácica endoscópica bilateral”.

Esta intervención se realiza a través de la axila para destruir la inervación de la axila. La intervención es sencilla pero las complicaciones conllevan aumento de sudor compensatorio en otras zonas. Se recomienda utilizarlo en casos muy graves.

➟ Aquí te contamos cómo funcionan las glándulas sudoríparas y sebáceas en el cuero cabelludo y cómo pueden afectar a tu cabello.