Hablamos con Miquel cristobal

Artista del maquillaje y el cabello freelance, a caballo entre Madrid, Barcelona y Milán, es el maquillador oficial de España de la marca de cosméticos Perricone MD, pero su especialidad es la moda. Publica habitualmente sus editoriales en revistas como Vogue, Neo 2, Vanidad, L’Officiel, Sicky Mag o Fucking Young y, asimismo, trabaja para importantes marcas y para algunas de las grandes fashion week del mundo. A Miquel cristobal le apasiona tanto su trabajo que incluso hablar de ello le entusiasma, lo cual nos despierta aún más ganas de conocerle más y que nos cuente su experiencia como profesional.

P.- ¿Cuáles son tus primeros recuerdos del maquillaje?

R.- Con unos 8 o 9 años, solía abrir el cajón de mi madre donde guardaba los cosméticos de Guerlain, Chanel, Dior, YSL… Se los cogía y me maquillaba yo.

Este es el recuerdo que me gustaría conservar siempre.

P.- ¿Cuándo supiste que querías dedicarte a ello profesionalmente y cómo fueron tus primeros pasos?

R.- En la adolescencia maquillaba y peinaba a mis amigas, es cuando empecé por primera vez a coger los pinceles de mi madre. Sobre los 15 años me regalaron un maletín de metal con pinceles y productos de cosmética. En ese momento sentí que me iba a dedicar profesionalmente al maquillaje.

P.- ¿Cómo te formaste y por qué puestos pasaste hasta ser profesional?

R.- Quizás tendría 16 años cuando empecé a formarme como profesional en una escuela patrocinada por L’Oreal París. Seguí mi formación en una escuela de maquillaje que ya no existe, llamada Epro, y terminé mis estudios en Stick Art Studio. A partir de ahí empecé a trabajar para Sephora, Lancôme París, L’Oreal París o Inglot. Hasta que la vida empezó a llevarme a trabajar en moda.

P.- ¿Crees que es importante la formación?

R.- La formación es nuestra experiencia y nuestra experiencia se convierte en nuestra gran virtud en este campo que es la técnica.

Estamos siempre formándonos, esto hace que podamos adaptarnos rápido a las nuevas tendencias, trabajar en equipo, etc. Por eso es importante pasar por escuelas de maquillaje y, sobre todo, asistir a maquilladores que lleven más años en el sector.

P.- ¿Con qué ventajas e inconvenientes parten las nuevas generaciones de maquilladores?

R.- La ventaja es que hay una gama infinita de colores, firmas de cosmética, texturas de productos, técnicas de maquillaje y maquilladores; hay donde elegir.

No siento que haya ningún inconveniente, al final, cada profesional tiene su camino y estamos en un momento social donde podemos elegir lo que queremos ser. Lo más importante es formarse.

“[Las tendencias que vienen son] pieles desnudas, con brillos naturales reflejando la luz natural del sol con un toque de bronce y coloretes rosas; mucha máscara y brillo en los labios”

P.- ¿Crees que es mejor tocar cuantas más ramas mejor (maquillaje social, artístico, editorial, etc.) o enfocarse en uno? ¿Cuál es tu favorito?

R.- Todos deberíamos tocar todas las ramas que nos da el maquillaje para así poder decidir con cuál nos quedamos y conseguir mayor experiencia y más seguridad.

El maquillaje artístico es uno de mis favoritos, por poder hacer lo que quiera y con los materiales que quiera. El maquillaje de fashion week está dentro de mis favoritos también, porque estamos creando tendencia.

P.- Lo mismo te podríamos preguntar sobre combinar la faceta de maquillador con otra; por ejemplo, tú también trabajas el pelo. ¿Qué crees que aporta manejar ambos aspectos?

R.- Lo que más pienso que puede aportarnos manejar tanto maquillaje como peluquería es la expansión, apertura de mente creativa; nos hace entrar en más sectores relacionados con el mundo de la belleza.

P.- ¿Tienes un sello personal al maquillar?, ¿cómo definirías tu estilo?

R.- Mi sello es cuidar las pieles antes de maquillarlas. Intento tratar las pieles entre 15 y 20 minutos antes de darles el toque de color. Lo más importante es que se vean naturales y frescas. Estamos en un punto en la cosmética en el que la naturalidad es lo primero. Por eso, mi estilo es una piel limpia, luminosa y, sobre todo, respetando las imperfecciones que nos ofrece el rostro.

P.- ¿Cómo te inspiras para los trabajos más editoriales?

R.- Viendo los shows de las fashion week de Milán, Nueva York, París, Londres y Tokio.

P.- ¿Quiénes son tus referentes?

R.- Desde Allan Snyder (el maquillador de Marilyn Monroe) al maquillador japonés Shu Uemura, Alex Box, Val Garland, Anne Sophie Costa o Lucía Pica.

P.- ¿Alguna cuenta de Instagram que tengamos que seguir?

R.- Las de Metal Magazine (@metal_magazine), Lucía Pica (@luciapicaofficial) y Anne Sophie Costa (@annesophiecosta).

P.- Trabajas entre Madrid, Barcelona y Milán. ¿Qué diferencias hay entre los tres sitios con respecto al maquillaje o a la imagen personal?

R.- Hay una diversidad cultural muy grande en las tres ciudades, y eso aporta mucho conocimiento y técnicas distintas. Madrid nos aporta una parte muy comercial y necesaria en moda. Barcelona, la parte mas alternativa para shoots, donde podemos crear y ser bastante libres. Milán me abrió las puertas a lo grande, me enseñó la naturalidad en moda.

P.- ¿Cómo es el trabajo con otros profesionales: fotógrafos, estilistas, peluqueros, productores…? ¿Tienes un equipo fijo con el que te guste trabajar?

R.- Suelo trabajar con gente muy bonita a mi alrededor y en los que sé que puedo apoyarme. Pero también intento conocer y trabajar con gente nueva en el sector todo el tiempo. Estar un tiempo con un equipo y luego cambiar a otro.

“Estamos en un punto en la cosmética en el que la naturalidad es lo primero. Por eso, mi estilo es una piel limpia, luminosa y, sobre todo, respetando las imperfecciones que nos ofrece el rostro”.

P.- ¿Crees que es una buena idea para maquilladores hacer editoriales?

R.- La faceta editorial es muy importante, porque es lo que marca el caché de cada maquillador.

P.- ¿Cuál crees que es el maquillaje que viene? Es decir, ¿hacia dónde vamos a tender o qué tendencias van a triunfar?

R.- Pieles desnudas, con brillos naturales reflejando la luz natural del sol con un toque de bronce y coloretes rosas; mucha máscara y brillo en los labios.

P.- Y, al contrario, ¿qué crees que debería desaparecer? ¿Qué te “chirría” del maquillaje que ves por la calle o manías que tengan otros maquilladores habitualmente?

R.- Todos los productos densos, con mucha cobertura mate, que hacen que la piel envejezca antes de tiempo… ¡Fuera!

P.- ¿Por dónde no pasas, cuáles son tus líneas rojas?

R.- En esta pregunta podría explicarte tantas faenas que me han hecho empresas, fotógrafos, agencias de maquilladores… Vagan tanto en el individualismo que es difícil que puedan ver los errores que cometen.

Lo único que puedo decir sobre el tema es que, en esta profesión, hay que moverse con amor, pasión y mucha fortaleza en el corazón, ¡y hay que practicar mucho yoga para conseguir que no nos afecten muchos actos!

P.- ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

R.- Poder disfrutar de libertad para crear.

P.- ¿Con qué materiales/herramientas/productos te gusta más experimentar?

R.- Sobre todo, con lo que más me gusta experimentar es con los productos de tratamiento.

P.- ¿Cómo es trabajar en una fashion week?

R.- Es magia, un sueño hecho realidad. En una fashion week se trabaja con profesionales de todo el mundo y eso es lo mejor que puede pasar en la carrera de un maquillador. Ver y crear junto a un equipo las tendencias en color que se llevarán el próximo año.

P.- Trabajas para revistas de moda y artísticas internacionales, donde hay trabajos realmente innovadores, artísticos y rompedores. ¿Crees que aquí nos falta un poco de arrojo, atrevernos más?

R.- Sí rotundo. El problema es que muchas veces no nos dejan sacar nuestro lado creativo. Nos enseñan un mood y lo que quieren es que copiemos las referencias de imágenes en un rostro. Eso no es crear, eso es seguir una tendencia; por eso es tan difícil en este país.

P.- ¿Un show, evento o marca con la que sueñes trabajar?

R.- Me gustaría mucho trabajar con una firma cosmética que me dé libertad para poder crear nuevas tendencias en mi propio país y así no tener que irme de él.

P.- ¿Te apetece probar en el audiovisual; cine, series…?

R.- He trabajado para algunos cantantes grabando videoclips. También trabajé para TVE, hice una película hace 10 años…El mundo audiovisual me encanta.

P.- ¿Recuerdas alguna anécdota, algún contratiempo o error y cómo lo resolviste?

R.- Prefiero no acordarme… Se pasa mal cuando te olvidas la máscara de pestañas y tienes que maquillarlas con un eyeliner una a una. O tener que maquillar un rostro asiático quemado por el mal uso de cosméticos, y tienes que regenerar el tejido.

Los secretos de un make up artist

Como dice en la entrevista, Miquel cristobal dedica unos 15 o 20 minutos a preparar las pieles antes de empezar con el color. La idea es que estén cuidadas, hidratadas, luminosas y llenas de vida, pero que permanezcan naturales, incluso mostrando los posibles defectos o particularidades propias de cada una. Él mismo nos cuenta los pasos de su rutina:

1. Desmaquillamos rostro, ojos y labios.

2. Aplicamos algún tipo de bruma hidratante revitalizante para que la piel no se irrite.

3. Depende del tipo de piel, suelo aplicar o ácido hialurónico o vitamina.

4. Mientras la piel absorbe los productos, voy trabajando los ojos aplicando algún tipo de sérum tensor y, a continuación, tratamiento especifico para el tipo de ojos que esté trabajando.

5. Hidrato el labio con ácido hialurónico y empiezo a maquillar.