GRANITOS por el SOL – Por qué ocurren y cómo combatirlos

granitos por el sol
granitos por el sol

Más frecuentemente de lo que parece, el sol causa en algunas personas una reacción inesperada: un color rojo intenso -que no es causado por quemadura solar-, un montón de granitos por el sol en escote, manos, empeine, brazos y piernas, y un picor muy intenso.

A pesar de no tratarse de una alergia como tal, a este conjunto de síntomas producidos por la exposición solar se le conoce como alergia solar, y puede venir determinada por diversas causas.

En esta entrada trataremos de comprender los posibles motivos por los que ocurren estos temidos granitos por el sol, y sobre todo, qué hacer en el caso de que ya hayan aparecido.

Puedes consultar también estas entradas relacionadas con la exposición solar y sus precauciones:

Protección labial, protege tus labios del sol

Cómo proteger del sol el pelo teñido

5 consejos para preparar la piel antes de la exposición solar

Por qué salen los granitos por el sol

Como mencionamos antes, esta mal llamada alergia al sol puede tener su origen en diferentes afecciones. No se conoce exactamente el motivo por el cuál algunas personas desarrollan esta respuesta ante la exposición solar, pero sí que hay algunos factores que pueden de riesgo y que propician su aparición:

  • Consumo de medicamentos fotosensibilizantes: Existen algunos medicamentos que aumentan la fotosensibilidad de la piel, como pueden ser algunos antibióticos, antifúngicos, antihipertensivos, diuréticos y antiinflamatorios. Por lo que, en caso de estar tomando alguna medicación, es importante conocer si es fotosensibilizante y protegerse adecuadamente mientras dure el tratamiento.
  • La exposición a ciertas sustancias: Se ha comprobado que una piel expuesta a ciertas sustancias y después al sol, tiene más probabilidad de desarrollar este tipo de alergias solares. Este tipo de sustancias son, por ejemplo, perfumes, como aceite de bergamota; bronceadores de baja calidad; algunos colorantes; ciertos alimentos, como los cítricos, zanahorias o algunas especias.
  • Enfermedades de la piel: padecer alguna enfermedad de la piel, como acné, dermatitis o psoriasis, pueden verse agravadas tras la exposición solar.
  • Tener familiares con conocida alergia el sol también aumenta la probabilidad de padecerla, pues es probable que influyan en ella algunos rasgos hereditarios.
  • Fototipo: Cualquier persona, independientemente de su fototipo, es susceptible de sufrir una alergia al sol. Sin embargo, aquellos de piel más clara son los más propensos a padecerla.
  • Sexo: Este tipo de granitos por el sol son más frecuentes en mujeres, especialmente en aquellas en edad fértil, cuando se produce una exposición a rayos ultravioleta más extensa de lo normal.

Cómo prevenir los granitos por el sol

En caso de haber tenido alguna vez una reacción de alergia al sol, se debe tener especial cuidado cada vez que la piel vaya a ser expuesta al mismo. Hay una serie de factores imprescindibles que se deben tener en cuenta:

  • Utilizar un factor de protección solar muy alto (FPS 50+). Hay, además, algunas marcas que tienen productos específicos para este tipo de afección, que además de proteger la piel para prevenir que se desencadene la alergia solar, también sirven para aliviar los síntomas en caso de que ya hayan aparecido.
  • Tomar fotoprotección por vía oral: toda protección frente a los rayos ultravioleta es poca, por lo que, en caso de una probable alergia al sol, incorporar productos de fotoprotección oral sería una excelente forma de prevenir que ésta aparezca, multiplicando la resistencia de la piel frente a los daños solares. Se trata de complementos alimenticios con compuestos como vitaminas E, vitamina C, licopeno… que tienen actividad antioxidante, fotoprotectora, y reparadora frente al daño solar. Es importante recordar que, aunque se tome fotoprotección por vía oral, jamás se debe prescindir de la crema protectora.
  • Evitar la exposición en las horas de máxima radiación: es preferible reducir la exposición de la piel en las horas centrales del día, en las que el sol incide más directamente: entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, para reducir al mínimo la probabilidad de que aparezcan los granitos por el sol. Por supuesto, se debería evitar la exposición solar por completo en caso de estar en algún tratamiento con medicamentos fotosensibilizantes.
  • Evitar posibles desencadenantes, como perfumes o bronceadores, que pueden causar una reacción adversa de la piel, sensibilizándola.

Tratamiento para la alergia al sol

En primer lugar, si la reacción al sol ya ha ocurrido, se debe cesar de inmediato la exposición al sol mientras dure la reacción, ya que podría verse agravada.

Pasados unos días de la exposición solar, los granitos por el sol desaparecerán sin dejar marca. En caso de existir molestias leves de picor y escozor, puede aplicarse una crema calmante, hidratante y refrescante.

Pero si la reacción es algo más grave, podría ser necesaria la aplicación de alguna pomada con corticoides para detener la inflamación y parar la infección. En estos casos, siempre deben estar pautadas por profesionales que individualicen el tratamiento.

Los granitos por el sol pueden llegar a ser muy molestos, por lo que una adecuada prevención y tratamiento son indispensables para poder disfrutar de una exposición solar sin preocupaciones (y siempre con moderación).