Todo sobre la GINECOESTÉTICA o GINECOLOGÍA ESTÉTICA

Ginecoestética

La evolución de la medicina estética y regenerativa ha abierto nuevas puertas en el campo de la salud íntima de la mujer. La Ginecología Estética y Regenerativa se erige como un conjunto de procedimientos médicos y quirúrgicos diseñados para devolver funcionalidad y autoimagen positiva a los genitales externos, generando un bienestar en las mujeres. Hablamos con una experta y exploramos en detalle qué es la ginecoestética, su propósito, los tipos de tratamientos disponibles, las controversias que rodean a esta disciplina y responderemos a algunas preguntas frecuentes clave.

¿Qué es la ginecoestética?

La Ginecología Estética y Regenerativa es una rama de la medicina que busca restablecer no solo la función, sino también la percepción de la autoimagen íntima de la mujer. Implica tratamientos médicos y, en algunos casos, procedimientos quirúrgicos destinados a abordar preocupaciones estéticas y funcionales en la zona genital femenina. Esta disciplina va más allá de la mera apariencia y se enfoca en el bienestar integral de la paciente.

¿Para qué sirve la ginecología estética?

El propósito fundamental de la ginecología estética es empoderar a las mujeres para que se sientan cómodas y seguras con su cuerpo, aunque también, como veremos a posteriori, trata otros problemas menos estéticos y más internos de la salud vaginal (sequedad, algunos dolores,…).

Es decir, los procedimientos de ginecoestética están diseñados para corregir cambios en los genitales externos relacionados con el envejecimiento, el parto y otros factores, que pueden afectar la autoestima y la calidad de vida. Al restaurar la función y la apariencia, estos tratamientos pueden permitir a las mujeres vivir sin restricciones y con confianza.

¿Qué tienen que ver los orgasmos con el antiaging?

Problemas que trata la ginecoestética

La ginecología estética aborda una serie de preocupaciones y problemas que pueden afectar a la zona genital femenina y que pueden tener un impacto en la autoestima, la comodidad física y la calidad de vida de las mujeres. Algunos de los problemas que pueden ser tratados con ginecoestética incluyen:

Laxitud vaginal: Después del parto o debido al envejecimiento, los tejidos vaginales pueden volverse más laxos, lo que puede afectar la satisfacción sexual y la confianza de la mujer. Los tratamientos de ginecología estética, como la terapia con láser o radiofrecuencia, pueden ayudar a mejorar la firmeza y la elasticidad vaginal.

Atrofia vaginal: La disminución de los niveles de estrógeno, especialmente durante la menopausia, puede causar adelgazamiento y sequedad de los tejidos vaginales, lo que puede llevar a relaciones sexuales dolorosas y molestias en la vida diaria. Los tratamientos con láser o la aplicación de ácido hialurónico pueden contribuir a restaurar la hidratación y la salud de los tejidos.

Incontinencia urinaria: Algunas mujeres experimentan incontinencia urinaria debido a debilidad en los músculos del suelo pélvico o daño a los tejidos después del parto. Los tratamientos de ginecología estética, como la terapia con láser, pueden fortalecer los tejidos y músculos para mejorar el control de la vejiga.

Cambios estéticos postparto: El parto puede causar cambios en la apariencia de los genitales externos, como la pérdida de volumen en los labios vaginales o la presencia de cicatrices. Los inyectables como el ácido hialurónico pueden utilizarse para mejorar la apariencia y restaurar la simetría y el volumen.

Disconfort y malestar: Ciertos problemas, como el roce o la irritación en los labios vaginales, pueden causar molestias en la vida cotidiana. La ginecología estética puede abordar estos problemas para mejorar la comodidad y el bienestar general.

Reducción del deseo sexual: Algunas mujeres pueden experimentar una disminución en su deseo sexual debido a factores físicos o emocionales. Los tratamientos de ginecología estética pueden contribuir a mejorar la satisfacción sexual al abordar problemas físicos que puedan afectar la libido.

Es importante destacar que cada mujer es única y los tratamientos de ginecoestética deben ser personalizados según las necesidades y objetivos individuales. Antes de someterse a cualquier procedimiento, es fundamental consultar con un profesional médico especializado en ginecología estética para determinar la opción más adecuada y segura.

Tipos de tratamientos de ginecología estética

Nos cuenta la Dra. Gena García Gálvez, jefa asociada del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, que dentro de la ginecología estética, existen los quirúrgicos y los no quirúrgicos.

Tratamientos quirúrgicos ginecoestéticos

Labioplastia: La labioplastia es un procedimiento quirúrgico que se realiza para reducir el tamaño o cambiar la forma de los labios vaginales, ya sea los labios mayores o menores. Algunas mujeres pueden sentir incomodidad física o emocional debido a labios vaginales que son asimétricos o demasiado grandes, y la labioplastia puede ayudar a mejorar la apariencia y reducir cualquier molestia.

Vaginoplastia: La vaginoplastia es un procedimiento que se utiliza para tensar y fortalecer los músculos y tejidos de la vagina. Esto puede ser beneficioso para mujeres que han experimentado pérdida de tono muscular debido al parto o al envejecimiento, lo que puede causar laxitud vaginal y reducción de la satisfacción sexual. La vaginoplastia busca restaurar la firmeza y la función vaginal.

Himenoplastia: La himenoplastia es una cirugía que reconstruye o repara el himen, el tejido fino que rodea la abertura vaginal. Aunque históricamente se ha asociado con la virginidad, algunas mujeres pueden considerar esta cirugía por razones culturales, religiosas o personales.

Clitoroplastia: La clitoroplastia es un procedimiento que puede involucrar la reducción o remodelación del capuchón del clítoris, la parte superior del clítoris o del propio clítoris. Se puede realizar para mejorar la comodidad o la apariencia de esta zona.

Liposucción genital: La liposucción genital es un procedimiento que elimina el exceso de grasa en la zona del monte de Venus o los labios mayores. Esto puede mejorar la apariencia de la región y proporcionar una sensación de comodidad.

Rejuvenecimiento vaginal con láser: Aunque se menciona posteriormente como un tratamiento no quirúrgico, en algunos casos el rejuvenecimiento vaginal puede implicar procedimientos quirúrgicos con láser para corregir problemas como la laxitud vaginal y la sequedad, así como para mejorar la satisfacción sexual.

Tratamientos no quirúrgicos

Las dos categorías principales de tratamientos no quirúrgicos: aquellos basados en estímulo térmico y los inyectables.

Estímulo térmico: Emplean tecnologías láser o de radiofrecuencia (RF) para rejuvenecer los tejidos y estimular la producción de colágeno en la zona genital.

Inyectables: por otro lado, los inyectables, como el plasma rico en plaquetas y el ácido hialurónico, se utilizan para mejorar la textura y el volumen de los tejidos.

Controversias

¿Autoestima?

A pesar de los beneficios evidentes, como vemos, la ginecología estética no está exenta de controversias. Algunos críticos argumentan que la búsqueda de la perfección estética en esta área puede fomentar la idea de que el aspecto exterior es más importante que la salud y la función. Es importante abordar estas preocupaciones y asegurarse de que la prioridad siga siendo la salud y el bienestar integrales de la paciente. La experta se posicione, y opina que “la autoestima y la autopercepción van más allá de la imagen corporal”. Aunque, sí piensa que existen aspectos de nuestro físico que pueden ocasionan malestar y afectan nuestro estado de salud a nivel biopsicosocial.

Mejorarlos nos concede bienestar, la medicina nos ofrece esta posibilidad y aceptarse no es sinónimo de resignarse si algo condiciona nuestra calidad de vida y la medicina estética con los profesionales adecuados es segura” concluye.

¿Blanqueamiento vaginal?

Este procedimiento entra en la categoría de tratamientos estéticos diseñados para alterar el aspecto físico de la zona genital femenina. El blanqueamiento vaginal, también conocido como “blanqueamiento genital”, se enfoca en aclarar la piel en la zona de los genitales externos, incluyendo los labios mayores y menores.

El objetivo principal del blanqueamiento vaginal es mejorar la apariencia visual al aclarar la piel en esa área. Algunas mujeres pueden sentirse incómodas o inseguras debido a la pigmentación oscura en los genitales externos, y el blanqueamiento vaginal busca abordar estas preocupaciones estéticas.

Es importante destacar que, si bien el blanqueamiento vaginal es un procedimiento dentro de la ginecoestética, ha sido objeto de controversia y debate. Algunos profesionales de la salud han expresado preocupaciones sobre la seguridad y la falta de evidencia científica sólida que respalde la eficacia y la seguridad a largo plazo de este procedimiento. Además, hay preocupaciones éticas sobre la promoción de estándares de belleza poco realistas y la potencial medicalización de características físicas naturales.

Preguntas frecuentes sobre la ginecoestética

¿Qué profesional realiza estos tratamientos?

Los procedimientos de ginecología estética son llevados a cabo por ginecólogos especializados y/o cirujanos.

¿Dónde se llevan a cabo estos tratamientos?

Estos procedimientos se realizan generalmente en hospitales privados o clínicas especializadas.

¿Son dolorosos estos tratamientos de ginecología estética?

En su mayoría, estos tratamientos son bien tolerados y se realizan bajo anestesia local o tópica para minimizar cualquier molestia. Las pacientes pueden experimentar una ligera incomodidad temporal después del procedimiento.

Cómo cuidar el cabello en la tercera edad

¿Se puede prevenir el envejecimiento en la tercera edad?