Laserlipólisis con el doctor Daniel Marín del Instituto de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Barcelona

Opina el especialista

La lucha contra la antiestética acumulación de grasa corporal, la celulitis o la flacidez impulsa el desarrollo de innovadora aparatología. Se trata de un área que no deja de evolucionar con equipos tales como el Smartlipo Triplex, una de las últimas novedades aparecidas en el campo de la laserlipólisis. Para conocer más y mejor esta técnica hablamos con el doctor Daniel Marín, que ejerce su labor en el Instituto de Cirugía Plástica y Medicina Estética de Barcelona.
Expertos en Estética: ¿Qué significa y cómo funciona la laserlipólisis?
Dr. Daniel Marín: La laserlipólisis consiste en la eliminación de las células grasas mediante láser. El efecto calorífico de éste produce la destrucción del adipocito y la consiguiente eliminación de la grasa acumulada.
E. E.: ¿Cómo mejora a una liposucción convencional el uso de un aparato con tres longitudes de onda?
D. M.: El uso del láser en la liposucción ofrece una serie de ventajas: menor inflamación, menos hematomas, menor agresividad, recuperación más rápida y efecto de “tensado” de la piel y mejoría de la flacidez.
E. E.: ¿Se trata de un tratamiento caro o es realmente asequible?
D. M.: Es un tratamiento asequible, ya que los precios se han equilibrado, si bien es ligeramente un poco más costoso que una liposucción convencional, puesto que el uso del láser supone el desgaste del aparato y de unos consumibles, así como un moderado alargamiento del tiempo quirúrgico. Aunque, por ejemplo, si una liposucción de abdomen y flancos ronda los 4.000 euros con los costes de clínica, el precio de realización de la misma intervención con lipoláser asciende a unos 4.500 euros, aproximadamente, con lo que la diferencia no es excesiva, pero los beneficios sí que son muy importantes.
E. E.: Personalmente, ¿por qué aconseja su uso?
D. M.: Porque hemos visto importantes ventajas en cuanto a la recuperación del paciente, mejor postoperatorio y menos dolor, y, sobre todo, porque nos ayuda a tensar la piel, con lo que no sólo se utiliza para evitar la flacidez en la liposucción, sino también para tensar la epidermis en la elevación mamaria, en el lifting de cara y cuello, en la abdominoplastia, etc.
E. E.: ¿Cuál ha sido su experiencia hasta el momento en este campo?
D. M.: Ha sido una experiencia intensa, ya que actualmente hacemos todas las liposucciones con láser y, además, lo usamos con asiduidad en otras intervenciones de cirugía plástica (lifting, abdominoplastia, mamas…) consiguiendo grandes ventajas e importantes indicaciones nuevas que mejoran los resultados.
E. E.: ¿Incide también en el alisamiento de la piel?
D. M.: Así es. Sobre todo en el tensado, especialmente en rostro, pecho, abdomen, brazos y cara interna de muslos. En estos momentos, es muy importante la capacidad de tensado del láser y una gran lucha contra la flacidez con menores secuelas postquirúrgicas, al no tener que cortar piel y evitar las antiestéticas cicatrices en los casos que así se indiquen.
E. E.: ¿Posee algún tipo de contraindicación o efecto secundario?
D. M.: No presenta contraindicaciones diferentes a las que puedan surgir en otras intervenciones (personas muy fumadoras, con enfermedades de base importante, etc.). Realmente no tiene contraindicaciones específicas. Los efectos secundarios son pocos y apenas destacables, aunque lo que puede afectar más a los pacientes es no conseguir el resultado imaginado, pero esto es muy poco frecuente.
E. E.: ¿Puede ser utilizada por todas las mujeres?
D. M.: Sí y también en los hombres. El único impedimento es una enfermedad de base o patología que contraindique la intervención.
E. E.: ¿Cuántas sesiones y con qué frecuencia se necesitan?
D. M.: Solamente una sesión en la zona tratada, ya que, en una intervención de lipoláser, el resultado es óptimo.