FLACIDEZ CORPORAL: causas y tratamientos para combatirla

flacidez corporal
flacidez corporal

En la entrevista de hoy trataremos un tema que preocupa a mujeres y hombres de todas las edades: la flacidez corporal. La Doctora Emilce Insua Nipoti nos contará a qué se debe, cómo prevenirla, y qué tratamientos existen una vez que ya ha aparecido.

DraInsua

Doctora Emilce Insua Nipoti

Doctora en medicina y cirugía por la universidad autónoma de Madrid. Responsable de la unidad de medicina estética corporal en clínica Medivas (Madrid).

Miembro de la Sociedad española de medicina estética  (SEME). Coordinadora del Máster de medicina estética,  Regenerativa y Antienvejecimiento.

¿Cuáles son las diferencias entre flacidez cutánea y muscular?

Es fundamental diferenciar entre flacidez cutánea y muscular.

✪ Flacidez cutánea

La flacidez cutánea engloba una serie de cambios propios del envejecimiento cutáneo que
consisten en:

  • Atrofia epidérmica
  • Pérdida o degeneración de las fibras elásticas y colágenas de la dermis.

El análisis histológico de la piel durante el envejecimiento evidencia una disminución del número y tamaño de los fibroblastos dérmicos, que condiciona una menor producción de matriz extracelular (colágeno, elastina y glucosaminoglicanos como el ácido hialurónico).

✪ Flacidez muscular

La flacidez corporal muscular puede ser ocasionada por:

  • Alteraciones del tono muscular que pueden responder a una causa patológica como las de origen neurológico (central o periférico) o debida a alteraciones metabólicas.
  • Otros factores como el embarazo que afecta a los músculos de la pared abdominal.
  • Pérdida de tono y masa muscular de las extremidades causada por el sedentarismo o por factores temporales como encamamiento.

El mayor desarrollo de la masa y fuerza muscular se observa entre los 20 y 30 años seguido por una pérdida gradual hasta los 50 años y un declive acelerado (entre un 12-15% por década) después de los 50 años.

¿Cuáles son las diferencias entre flacidez, grasa localizada y celulitis y por qué la gente las confunde?

El diagnóstico de la flacidez corporal es esencialmente clínico, y requiere de una gran experiencia del médico que realiza el diagnóstico.

El médico estético entrenado será capaz de establecer el diagnóstico de flacidez y los elementos anatómicos involucrados a nivel facial ( donde se conocen bien los fenómenos cutáneos, musculares, ligamentosos, grasos y cambios óseos que determinan los cambios relacionados con el envejecimiento), así como la necesidad de realizar estudios complementarios ante la sospecha de enfermedades del colágeno, alteraciones nutricionales, metabólicas, sospecha de alteraciones neurológicas, etc.

A nivel corporal , el diagnóstico de flacidez es aún más complejo , por ello debe establecerlo el médico ya que la mayoría de los pacientes consultan por “celulitis” o grasa localizada.

¿Qué es la pseudocelulitis o piel de naranja?

Es frecuente la denominada “seudocelulitis” (o flacidez cutánea) donde la “piel de naranja” se observa solo con el paciente de pie especialmente en cara anterior de muslos y rodillas, seguido de la cara interna de muslos y abdomen (donde la flacidez suele confundirse con grasa localizada) y posterior al embarazo, puede observarse un vientre prominente que no se recupera durante el posparto y en cuyo caso debe investigarse la existencia de diastasis de los rectos anteriores del abdomen.

¿Cómo las diferenciará el experto?

Un profesional bien entrenado deberá hacer una completa historia clínica y examen físico mediante inspección ( exploración de ombligo, pliegues cutáneos, irregularidades de la superficie cutánea, etc.) así como técnicas de exploración dinámica.

El diagnóstico diferencial puede confirmarse mediante ecografía que permite observar la distribución de los septos fibrosos a nivel corporal y medir el espesor del tenido graso, lo que permite ofrecer al paciente alternativas terapéuticas que actúen sobre los diferentes niveles (músculo, grasa, dermis)

¿Cuáles son las principales medidas de prevención y cuándo debemos comenzar con ellas?

A partir de los 40 años, la piel pierde no sólo elasticidad sino también su soporte musculoesquelético-adiposo que sumado el efecto de la gravedad aparece como flácida.

▸ Si bien las medidas de prevención deben llevarse a cabo durante toda la vida mediante:

  • La ingesta de alimentos equilibrados que incluya un adecuado aporte de proteínas
  • Evitar los cambios bruscos de peso
  • Práctica regular de ejercicio físico

A partir de los 30-35 años se aconseja

  • La realización de tratamientos médico-estéticos ( control de peso, indicación de ejercicio físico personalizado, tratamientos de bioestimulación cutánea para regeneración de colágeno, diagnóstico de factores agravantes como dietas inadecuadas, alteraciones metabólicas, etc. )
  • Suplementación adecuada para prevenir o controlar los procesos de estrés oxidativo como de inflamación relacionados con el envejecimiento.

El mayor desarrollo de la masa y fuerza muscular se observa entre los 20 y 30 años seguido por una pérdida gradual hasta los 50 años y un declive acelerado (entre un 12-15% por década) después de los 50 años. La mejor manera de prevenir o revertir la sarcopenia es la actividad física y más concretamente los ejercicios de potenciación muscular. Por lo que es fundamental evitar el sedentarismo a cualquier edad.

Suplementos: ¿sí o no? y ¿de qué tipo?

Sugerimos que todo tipo de suplementación se realice bajo seguimiento médico.

Terapia hormonal

La prevención y tratamiento del envejecimiento cutáneo con mayor evidencia científica es la terapia hormonal sustitutoria en la mujer menopáusica con estrógenos ( orales o parches) asociados o no a gestágenos ya que existen trabajos que evidencian cambios microscópicos en el envejecimiento cutáneo.

El uso de hormonas anabolizantes como la hormona del crecimiento o la testosterona o la terapia hormonal sustitutoria con estrógenos son capaces de mejorar muchas de las funciones que se alteran con el envejecimiento, como la flacidez corporal, pero pueden ocasionar efectos graves para la salud por lo que cualquier tipo de suplementación o reemplazo hormonal debe realizarse de manera personalizada y bajo estricto seguimiento médico.

✪ Colágeno

El uso del colágeno como suplemento oral no es un hecho reciente; teniendo en cuenta que el colágeno es un nutriente de valor estructural en los casos de desnutrición, dietas estrictas o síndromes de malabsorción, cuadros que se benefician de la suplementación con proteínas.

La suplementación oral con péptidos de colágeno y vitamina C pueden ocasionar mejoras en la evaluación de la firmeza, elasticidad e hidratación de la piel a nivel facial, pero no hay trabajos a nivel de flacidez corporal.

No están descritos efectos adversos con este tipo de complementos alimentarios, pero tampoco hay evidencia científica que la sustente en la actualidad.

Población de riesgo: ¿hay más mujeres que hombres con flacidez? Y ¿por qué?

Las mujeres son más proclives a padecer flacidez corporal cutánea por el efecto que los estrógenos tienen a nivel de los fibroblastos. Se han identificado receptores estrogénicos en queratinocitos epidérmicos, fibroblastos dérmicos, vasos sanguíneos y folículos pilosos de allí los cambios de la piel relacionados con la menopausia y especialmente la menopausia precoz.

Se ha demostrado una pérdida de 1,5% de elasticidad, del 1,1% del grosor y del 2,1% del colágeno por cada año de déficit de estrógenos y por los cambios que a nivel corporal producen fenómenos como el embarazo, lactancia o el desarrollo puberal.

En el sexo masculino, la presencia de testosterona facilita el desarrollo muscular debido a su efecto positivo sobre la masa muscular y la formación ósea. Mientras que a nivel facial, la barba y especialmente la disposición de los folículos pilosos a nivel peribucal previenen la formación de arrugas en el labio superior.

Una vez que ya hay flacidez, ¿los únicos tratamientos eficaces son los quirúrgicos?¿Cuáles?

Los tratamientos quirúrgicos están indicados en casos de flacidez corporal moderada a severa especialmente y consisten en las plastias (resección de piel y colgajo adiposo) a nivel de brazos, abdomen, muslos, etc. La principal limitación de estas técnicas es que ocasionan cicatrices extensas. Por ello lo más importante es la prevención.

A nivel facial el desarrollo de técnicas médico estéticas como rellenos dérmicos, inductores de colágeno, hilos tensores, radiofrecuencia, láseres, etc. han reducido la indicación de los liftings quirúrgicos si bien no los reemplazan.

¿Qué cosméticos nos ayudan a retrasar su aparición?

A nivel cutáneo hay bastante evidencia sobre los efectos de los cosméticos en la prevención del fotoenvejecimiento:

Así como en el tratamiento tópico de la celulitis

Pero no nos constan trabajos que demuestren la efectividad de los cosméticos en la prevención de la flacidez corporal cutánea, si bien todos los cuidados de la piel que la mantengan hidratada y nutrida están indicados en cualquier protocolo de cuidados médico estéticos tanto a nivel facial como corporal.

¿La flacidez corporal es irremediable?

El envejecimiento condiciona que la flacidez corporal sea un proceso crónico y progresivo por lo que se debe:

  • Establecer un adecuado diagnóstico
  • Indicar medidas de prevención
  • Valorar las posibilidades de tratamiento en cada etapa de la vida.
  • También se deberán descartar enfermedades que afecten el colágeno como el síndrome de Ehlers Danlos donde se asocia flacidez cutánea, afectación neurológica , ósea o del desarrollo muscular, fármacos o tóxicos que puedan afectar los músculos, etc.

En condiciones fisiológicas se aplicarán medidas preventivas en el ámbito de la medicina estética y en el caso de patologías se derivará al especialista para completar estudios que conduzcan a un diagnóstico preciso.

Las principales causas de la flacidez corporal son el envejecimiento y el sedentarismo. Pero, ¿cómo influyen otras como la genética y la alimentación?

En el envejecimiento en general y el cutáneo en particular participan varios factores etiopatogénicos genéticos y ambientales. Los primeros pueden manifestarse en una mayor predisposición a la degradación del colágeno a través de las metaloproteasas y los segundos a través del incremento de fenómenos inflamatorios relacionados con los radicales libres que ocasionan cambios degenerativos de la piel. Estos últimos podrían ser corregidos o mejorados a través de la dieta o la suplementación.

¿Qué es la sarcopenia?

La sarcopenia es un proceso degenerativo relacionado con el envejecimiento que se caracteriza por la pérdida de masa y potencia muscular debido a la atrofia del músculo esquelético. Consiste en una pérdida del tono muscular por sedentarismo característico de la población anciana, puede deberse a fenómenos de malnutrición, alteraciones metabólicas o déficits hormonales (somatopausia).

Hoy sabemos que la sarcopenia puede prevenirse mediante la práctica regular de ejercicio físico a lo largo de toda la vida , además de la implementación de medidas dietéticas o de suplementación personalizadas para un envejecimiento saludable.

¿Cuándo debemos «preocuparnos»?

Ante la flacidez corporal, tenemos que “ocuparnos” en lugar de “preocuparnos” :

  • Evitar cambios bruscos de peso
  • Evitar dietas que condiciones déficits de proteínas y/o nutrientes
  • Realizar actividad física y más concretamente los ejercicios de potenciación muscular a lo largo de la vida -por lo que es fundamental evitar el sedentarismo a cualquier edad-.
  • Entrenar la fuerza muscular desde edades tempranas cuando el entorno hormonal favorece la hipertrofia muscular podría ser un factor de protección frente a la sarcopenia inducida por el envejecimiento.

Para más información, consulte este post sobre los cuidados de la piel a partir de los 40.