¿Es posible eliminar biopolímeros de los labios y pómulos?

Eliminar Biopolímeros
eliminar biopolímeros

En los años ochenta y noventa se pusieron de moda los rellenos voluminizadores permanentes, sobre todo en los labios y pómulos. La información al respecto era escasa y las investigaciones médicas insuficientes. Hoy ya sabemos, y como nos cuenta la Dra. Mónica González, especialista en láser y medicina estética del Grupo Pedro Jaén, que estos rellenos no son ni de lejos la mejor opción. Por eso, muchos de estos pacientes buscan eliminar biopolímeros de su cuerpo, lo que nos desarrolla la experta a continuación.

¿Qué materiales se empleaban antes para los rellenos voluminizadores?

Entre los ochenta y los noventa se pusieron de moda los materiales no reabsorbibles o permanentes. De los cuales, destacan:

  • Aceite de silicona o silicona inyectable líquida (SIL). En España no está autorizada como sustancia de relleno por la Agencia del Medicamento.
  • Polimetilmetacrilato (PMMA). Se puede encontrar este producto en pacientes tratados a mediados de los 90, pues son implantes antiguos.
  • Polialquilimida (PAI). El interés de su conocimiento se debe a que ha sido ampliamente utilizada hasta su retirada en 2010 en los países de la CE.
  • Poliacrilamida (PAA). Es un hidrogel que una vez inyectado da lugar a una endoprótesis.

¿Por qué se pusieron tan de moda?

Porque eran una manera no invasiva y relativamente fácil de acercarse al canon estético que estaba vigente en aquel momento (pómulos proyectados, labios carnosos y grandes…) sin necesidad de pasar por quirófano.

Además, en aquella época, los especialistas en estética no disponían de otros materiales. Era lo que había.

¿En qué se diferencian con los materiales usados actualmente?

Los materiales de relleno eran permanentes, mientras que los actuales, no; son reabsorbibles. Estas se tratan de sustancias biocompatibles mucho más seguras que se van reabsorbiendo progresivamente con el paso de los meses hasta desaparecer por completo del organismo.

Son materiales mucho más seguros que no provocan reacciones alérgicas ni rechazo y que pueden disolverse en caso de haberlos aplicado mal o, simplemente, si el paciente no se encuentra plenamente satisfecho con el resultado.

➟ Te contamos todo sobre los tipos de ácido hialurónico.

¿Estos biopolímeros pueden suponer algún problema para la salud?

Sí, estos materiales pueden causar reacciones inflamatorias graves, encapsularse, dar lugar a granulomas, nódulos y biofilms latentes muy resistentes a los antibióticos. Los biofilms son colonias de microorganismos, generalmente bacterias, que se encapsulan alrededor del relleno.

Los rellenos permanentes también pueden migrar del área en la que fueron implantados, dando lugar a malformaciones y asimetrías.

¿Qué otros inconvenientes pueden presentar?

Aparte de los que acabamos de mencionar, el problema de los rellenos permanentes es que su resultado no es reversible ni modificable si no es retirando el material, un procedimiento quirúrgico que no resulta sencillo, que no da resultados óptimos y que presenta un alto riesgo de infecciones y cicatrices.

¿Qué mecanismos hay para eliminar biopolímeros hoy en día?

El tratamiento más efectivo para eliminar los rellenos permanentes es un láser específico dotado de una fibra óptica de calibre muy fino que aplicamos con la ayuda de un ecógrafo para actuar de la manera más precisa y localizada posible.

¿Cómo sería el proceso de eliminación paso a paso?

Paso 1. Ecografía

El proceso de eliminación de los rellenos permanentes con este tipo de láser comienza con la realización de una ecografía de alta resolución para localizar la ubicación exacta del relleno, su estado (si ha migrado, si se ha encapsulado…) y catalogar su composición.

Paso 2. Ablandar y extraer el material

A continuación, se introduce el hilo de fibra óptica bajo la piel hasta el lugar donde se encuentra el relleno que se quiere disolver. El láser ejerce un efecto calorífico que licua o ablanda el material de relleno para poder extraerlo haciendo presión.

Como el hilo de fibra óptica tiene un calibre tan fino, no deja cicatriz visible en la superficie de la piel. Además, la utilización de la ecografía ayuda a que el cirujano sepa de antemano qué tipo de material tiene que eliminar y cuál es su localización exacta, lo que permite ser mucho menos invasivo y más preciso, pudiendo monitorizar el tratamiento en tiempo real.

¿Es doloroso?

No, porque se aplica con anestesia local.

¿Es posible eliminar los rellenos por completo?

Generalmente, los rellenos de silicona responden bien y pueden ser eliminados prácticamente por completo en una sola sesión, mientras que los acrilatos son más resistentes y suelen requerir más de una. No obstante, en algunos casos especialmente complicados no es posible eliminar el 100% de los restos del relleno, aunque sí se consiguen mejorías muy importantes.

¿Deja algún tipo de cicatriz?

El calibre de la fibra óptica de este equipo de láser es tan fino que no deja cicatriz. Además, gracias al efecto de calor que se induce en las capas profundas de la piel logramos un efecto tensor y una mejoría en la calidad de la piel que hace que el rostro se vea mucho más rejuvenecido y armónico, además de más estético al retirar el relleno.

¿Cuál será el resultado al eliminar biopolímeros?

Los resultados del tratamiento de eliminación de rellenos permanentes con láser se aprecian a lo largo de las semanas posteriores. Durante los primeros días, el paciente solo tiene que hacerse unos suaves masajes para drenar los restos del relleno hacia el sistema linfático para ser eliminado de manera natural por el organismo. Al cabo de un plazo de entre cuatro y seis semanas se valora la necesidad de llevar a cabo otra sesión, en función de los resultados obtenidos.

Te puede interesar:

➟ Estos son los 8 tratamientos estéticos más demandados en España.