El contacto físico entre las personas nos embellece

los efectos positivos del contacto humano en la salud de la piel 2 full

Un nuevo estudio internacional de NIVEA sobre el tema “Contacto Físico Humano” ha revelado niveles preocupantes de privación de contacto físico y de soledad entre las personas, y en este contexto también ha publicado por primera vez los resultados de la investigación sobre la influencia del contacto físico en la salud de la piel. Beiersdorf ha descubierto que el neurotransmisor oxitocina tiene un efecto positivo en la piel sensible y puede prevenir la inflamación y el envejecimiento de la piel. La oxitocina, también conocida como la hormona del apego, del amor o del placer, se libera en mayor cantidad a través del contacto humano piel con piel y de la cercanía física. Entre otras cosas, refuerza los vínculos interpersonales y ayuda a reducir los niveles de la hormona del estrés en el cerebro.

El contacto con la piel y la oxitocina son beneficiosos para el cuerpo y el alma

Los contactos con ternura y la oxitocina no sólo son importantes para la salud de la piel, sino que tienen efectos positivos en todo nuestro cuerpo y también en nuestra alma. Nos ayuda a dormir mejor, refuerza el sistema inmunitarionormaliza la presión arterial calma los latidos cardiacos. Los vínculos y las relaciones con otras personas también se ven reforzados por este neurotransmisor. En resumen: la cercanía física y la oxitocina nos hacen felices, nos complacen y nos relajan, y todo ello lo irradiamos a través de nuestra piel.

El Estudio Internacional de NIVEA, dividido en dos volúmenes, fue realizado entre 2018 y el verano de 2020, es decir, antes y durante la pandemia COVID-19. Como muestra este estudio de NIVEA, la importancia del contacto físico parece que sólo se hace patente para muchas personas cuando el contacto físico está parcial o incluso totalmente ausente en la vida cotidiana, como ha ocurrido durante la pandemia del coronavirus y las normas de distanciamiento social que se hicieron necesarias como consecuencia de ello.

Resumen de los hallazgos del Estudio

Volumen I: lo necesitamos, y cuando nos falta, el alma y la salud se resienten (2018 – 2019):

El primer volumen del estudio de NIVEA se enfocó en conocer la situación del contacto físico entre las personas, las barreras que impiden la cercanía física con los demás y las soluciones que se podrían aplicar para acercarlas de nuevo.

Nueve de cada diez personas de todo el mundo creen que el contacto humano es la clave para disfrutar una vida plena y feliz, y señalan que la falta de contacto físico puede conducir a la soledad. Sin embargo, dos tercios de la población no experimenta contacto físico a diario.

– El contacto físico entre las personas se percibe como algo positivo. A nivel global, el contacto físico se asocia con mayor frecuencia con el amor (96 %), el afecto (96 %) y los cuidados (94 %). 9 de cada 10 encuestados en todo el mundo, están de acuerdo con la afirmación de que el contacto físico es la clave para disfrutar una vida plena y feliz.

– La mayoría de las personas no experimenta tanto contacto físico o interpersonal como quisiera. El 64 % de los encuestados indica que el contacto físico no es cotidiano en sus vidas, y otro 71 % desearía recibir más abrazos. Casi 1 de cada 5 encuestados no había experimentado ningún tipo de contacto físico el día anterior a la entrevista.

– Los adultos de más edad son quienes corren más riesgo en este sentido. Las personas de entre 50 y 69 años fueron menos propensas a declarar una cercanía interpersonal y física en su vida cotidiana, en comparación con otros grupos de edad.

¿Qué impide que la gente se toque y se abrace más a menudo? El estudio de NIVEA muestra que nuestro estilo de vida moderno y la incertidumbre sobre qué tipo de contacto físico es el apropiado se interponen en el camino del contacto:

– El aumento de las oportunidades digitales y virtuales para entrar en contacto con los demás repercute negativamente en la capacidad de empatizar, lo que lleva a que se produzca un menor número de contactos. Más del 80 % de los encuestados siente que el número cada vez mayor de contactos virtuales mengua la capacidad de empatía, lo que, a su vez, conlleva un menor contacto físico. El 51 % señala que el tiempo que pasamos en redes sociales es una barrera para el contacto físico.

– El contacto humano ha pasado a un segundo plano en nuestro ajetreado día a día. El 70 % de las personas encuestadas opina que el valor del contacto humano no es prioritario en la actual vida moderna, mientras un 63 % dice estar demasiado ocupado y no tener tiempo para dedicar a la relación con otras personas.

– La incertidumbre sobre qué tipo de contacto físico es el apropiado puede hacer que la gente se aísle. El 77 % de los hombres y el 75 % de las mujeres testimonian que las inseguridades personales (no saber si alguien se sentirá cómodo al recibir un abrazo, por ejemplo) les impide contactar físicamente con otras personas. Estas dudas pueden exacerbar la falta de contacto físico.

Si la población supiera más sobre los beneficios del contacto físico piel con piel su salud, podría animarse a tener más contacto:

– No todo el mundo es consciente de los beneficios del contacto físico para la salud: muchas personas no son conscientes de los beneficios para la salud del contacto físico. Más de un tercio de los encuestados no sabe que el contacto físico disminuye el nivel de hormonas del estrés, y más de la mitad ignora que el contacto físico fortalece el sistema inmunitario.

– Conocer estos beneficios puede ayudarnos a mantener un mayor contacto físico. El 86 % de los entrevistados considera estos beneficios un incentivo para incluir un mayor contacto físico en su vida diaria.

– Existe un gran interés por contrarrestar la creciente falta de contacto físico y una demanda generalizada de enfoques más positivos a la hora de hablar sobre la privación de contacto físico. El 91 % de participantes en esta encuesta cree que se debería hablar más sobre los beneficios del contacto físico entre las personas, y el 84 % cree que se debería hablar de la importancia del contacto humano en las escuelas

Beneficios del contacto humano para la salud física y psicológica

– Disminuye el dolor físico

– Fortalece el sistema inmunitario

– Calma el ritmo cardíaco y normaliza la presión sanguínea

– Aumenta las posibilidades de supervivencia en bebés prematuros

– Reduce la agitación en los pacientes de Alzheimer

– Reduce el nivel de las hormonas del estrés

– Aumenta el nivel de las hormonas del bienestar

– Disminuye la sensación de soledad

– Reduce los síntomas de ansiedad

– Reduce los síntomas de depresión

– Refuerza el espíritu de equipo en los deportes o en el trabajo, por ejemplo

Volumen II: El anhelo por contacto físico en tiempos de distanciamiento social (2020)

La segunda parte del gran estudio de NIVEA se enfocó en el contacto físico humano en tiempos de pandemia y en el efecto del déficit de dicho contacto sobre los sentimientos de soledad. La encuesta de NIVEA durante la pandemia muestra lo universal que es la importancia del contacto físico y el anhelo de éste en la vida de las personas. Al mismo tiempo, han aumentado las barreras que nos impiden estar físicamente cerca de los demás. La pandemia del coronavirus nos aísla en gran medida de nuestra familia. Incluso los amigos, los conocidos y los compañeros de trabajo deben dejar de ser abrazados o tocados de la forma habitual. Y esto se aprecia significativamente en los resultados del estudio:

– Como país muy afectado por la COVID-19, el 86 % de los españoles está convencido de que las barreras para el contacto físico son mucho mayores y el 85 % cree que las normas de distanciamiento social se interponen en este contacto. La mayoría, casi nueve de cada diez, afirmaron evitar los rituales de contacto físico, como los apretones de manos, los besos o los abrazos, y el 80 % cree que la restricción del contacto puede reducir la transmisión del virus.

– En España, debido a la aplicación de estrictas medidas de protección, el nivel de contacto físico ha disminuido masivamente tanto en el círculo más cercano (71 % de los entrevistados frente al 38 % global) como en el más amplio (75 % frente al 40 % global). Especialmente en el círculo más amplio, el nivel es percibido como demasiado escaso (54 % lo afirmaron para el más amplio frente al 45 % del más cercano). El grupo de personas de mayor edad es quien más ha sufrido esta situación. Este resultado también es reflejo de la facilidad de contacto en nuestra cultura.

Las personas que experimentan un menor contacto físico son más proclives a sentir sentimientos de soledad a menudo. Algunos grupos, por ejemplo, los millennials, son más propensos a la soledad que otros.

– El 93 % de las personas entrevistadas en España afirma que la falta de contacto físico puede hacernos sentir soledad, y ocho de cada diez de los encuestados desearía recibir más abrazos. Las personas que se sienten solas tienen un anhelo aún mayor por los abrazos (88 %), lo que indica que elsentimiento de soledad y el deseo de recibir un mayor contacto físico están estrechamente relacionados.

El sentimiento de soledad en España ha aumentado para ciertos grupos de personas durante la pandemia: Casi la mitad de las personas en España se sienten solas a menudo (48 %). Más de la mitad (58 % vs. 49 % de media global) declara que con el aislamiento social se han sentido más solas que nunca y el 57 % siente tristeza ante esta soledad. Las personas que viven solas y las que viven en familias monoparentales son las más afectadas y dos de cada tres españoles no experimentan contacto físico a diario. A pesar de experimentar contacto físico con mayor frecuencia que otros grupos, los millennials son los más afectados por los sentimientos de soledad, muy posiblemente porque ha sido más crucial el cambio con respecto a su vida anterior.

El distanciamiento social en nuestro día a día durante la pandemia COVID- 19 ha dejado aún más clara la importancia del contacto físico en nuestra sociedad. El 87 % de los españoles afirma que el aislamiento les ha hecho darse cuenta de lo importante que es el contacto físico para la salud (a nivel global, el 75 %).
Calidad por encima de cantidad: este será el lema del contacto humano tras la pandemia

– Más de un tercio de las personas en todo el mundo esperan que el contacto físico con su círculo interno (familia, amigos cercanos) aumente después de la crisis, mientras que se espera que el contacto físico con el círculo más amplio (colegas, conocidos) disminuya a largo plazo como resultado de la pandemia. España es el país donde es más alta la proporción de los que esperan que el contacto físico con su círculo interno aumentará, con tres de cada cinco encuestados (59 % vs. 34 % global), y sin embargo el país donde menos se espera que el contacto físico con el círculo más amplio vaya a disminuir a largo plazo con motivo de la pandemia, con solo 1 de cada 5 encuestados (21 % vs. 32 % global).

– España es el país en el que más se desea compensar el contacto físico perdido una vez pase la pandemia. Tres de cada cuatro españoles lo afirman (77 % frente al 59 % a nivel global).

– Las personas de países en los que el contacto físico forma parte de la interacción diaria, y que fueron golpeados duramente por la pandemia, como España, Italia o Brasil, tienen un fuerte anhelo de recuperar el tiempo perdido. El 77 % de los brasileños, el 74 % de los españoles y el 72 % de los italianos afirman que el aislamiento les ha hecho desear más que nunca el contacto físico, frente a la media global de 58 %.