Dispositivos de Microcorrientes Domésticos

Existe una tendencia clara en el mundo de la belleza a promover los cuidados domésticos, tanto es así que cada temporada nos sorprende un nuevo artilugio que promete mejorar nuestras vidas. Hemos visto cepillos limpiadores, rodillos y gua sha de jade y de cuarzo rosa, espátulas ultrasónicas que realizan extracciones y ayudan a una mejor aplicación de los cosméticos, máscaras y antifaces led, dispositivos láser para tratar manchas o la eliminación de vello, rodillos de microagujas de distintas formas y tamaños, aparatos de radiofrecuencia o de microcorrientes, entre otros.

Está claro que es una tendencia que ha venido para quedarse, pero veamos cuál es la postura de Oxigen al respecto, Estrella Pujol, su fundadora responde a nuestras preguntas:

¿Qué opináis de la proliferación de herramientas de belleza doméstica?

“En general es buena noticia que en el sector de la belleza pasen cosas, pero es cierto que la desinformación y el exceso de información son igualmente peligrosos.

Por ejemplo, me preocupa muchísimo el boom que hubo de los cepillos limpiadores. Me da la impresión de que todo el mundo se lanzó a comprar uno sin valorar si era adecuado para su tipo de piel. Y creo que no se hizo especial hincapié en lo peligroso que resulta, a largo plazo, someter a una piel sensible a exfoliaciones intensas y constantes. Un dispositivo así no debería usarse más de una vez al mes en una piel sana.

Otro dispositivo peligroso si no se usa de acuerdo a las necesidades de cada tipo de piel son las microagujas. En este caso considero imprescindible consultar con un profesional si esa permeabilización que se pretende para favorecer la penetración de activos es adecuada para nosotros. Además, es muy importante que se sigan estrictas medidas higiénicas y que se cambien los cabezales con regularidad.”

¿Cuál es el papel de los dispositivos de microcorrientes? ¿Pueden sustituir sus resultados obtenidos en cabina?

Para Estrella Pujol “nuestra opinión al respecto es favorable. Las corrientes galvánicas está demostrado científicamente que facilitan la penetración de los principios activos y, por tanto, potencian los efectos de los cosméticos que se apliquen, así que es una forma estupenda de complementar y sacar el máximo partido de la rutina de belleza. Además, si esa persona en cabina se está realizando tratamientos antiedad, gracias a la activación muscular del dispositivo doméstico prolongará los efectos de los resultados conseguidos por el profesional.

Sin embargo, no podemos decir que una cosa sustituya a la otra porque evidentemente las potencias que se trabajan en nuestro centro son muy superiores. Pero sí nos parece una buena herramienta de uso doméstico”

¿Qué papel juega la constancia en los tratamientos domésticos?

“La constancia es fundamental en la belleza. Es importantísima. Nosotras siempre recomendamos a nuestros clientes que se comprometan con rutinas sencillas y efectivas. Preferimos que sean constantes limpiando, hidratando y protegiendo su piel del sol a que inviertan en rutinas interminables que después no serán capaces de mantener en el tiempo.

Hablando de los dispositivos de microrrientes, aunque habría que atender a lo que indica cada fabricante, nuestra opinión es que los beneficios de penetración de activos que comentábamos, que son tan interesantes, puede obtenerse con un hábito constante a razón de 2 o 3 sesiones semanales.”

¿Su potencia es capaz de conseguir resultados comparables a los que conseguís con vuestros protocolos?

“No, nunca. La tecnología de cabina es mucho más potente, no la puede aplicar nadie que no esté formado específicamente. Un cliente que quiera realizar un mantenimiento con microcorrientes o radiofrecuencia, una vez hemos hecho la terapia “de choque”, el seguimiento que hacemos en Oxigen es de una sesión cada tres semanas, no hace falta más porque la potencia que aplicamos es suficiente para garantizar ese mantenimiento en la tersura de la piel.”