CUIDADO de la PIEL a partir de los 40

cuidado de la piel a partir de los 40
cuidado de la piel a partir de los 40

Todos hemos escuchado alguna vez la frase -o sentencia- de “la piel tiene memoria”. Este órgano que nos protege de los agentes exteriores como el frío y la contaminación es una barrera que va acumulando los daños y los excesos a los que la sometemos.

A medida que pasan los años, la piel va envejeciendo como lo hacemos nosotros, y cuanto peor la tratemos, más estragos causaremos en ella. Pero ¡no queremos sonar fatalistas! Hoy, Ana Mº Rosales Garrido, delegada comercial, formadora y asesora de belleza, en Laboratorios Dermofarm con la marca Sensilis, nos ayudará a resolver todas las dudas del cuidado de la piel a partir de los 40.

¿Por qué hay que preocuparse del cuidado de la piel a partir de los 40?

“Además del envejecimiento natural de la piel, a partir de los 40 se suman cambios hormonales importantes que ´ayudan´ a que la piel se deshidrate con más facilidad” relata la profesional.

Es importante que, a esta edad, la higiene facial sea muy exquisita, que sigamos una rutina diaria de cuidados faciales y que incorporemos “tratamientos de choque como sérums o mascarillas a nuestra rutina”.

¿Qué significa tener una piel madura?

Para las pieles de esta edad, las revistas y las etiquetas de los productos empiezan a utilizar la etiqueta de “piel madura”. Pero ¿qué es exactamente una “piel madura”? Según Rosales, no se debe dramatizar tanto con el término, “si pensamos que los 40 son los nuevos 30, yo no llamaría piel madura a una piel de 40 años” añade.

No obstante, ya empiezan a notarse los signos de la edad, como el descolgamiento, la rugosidad, las manchas, el tono de piel más apagado y algunas arruguitas, que empiezan a asomar en nuestro rostro a partir de los cuarenta.

Todo depende de cómo hayamos cuidado nuestra dermis durante los años anteriores y, por supuesto, del cuidado que hagamos a partir de este momento. La alimentación, la exposición al sol, los malos hábitos como el tabaco, … van a afectar al estado de nuestra salud y, sobre todo, de nuestra piel.

Rutina diaria para el cuidado de la piel a partir de los 40

La rutina facial se divide en dos momentos: día y noche.

Por el día: un tratamiento de día que combine los antioxidantes como el ácido ferúlico o la vitamina C, combinado con una buena hidratación y por supuesto, la crema con protección solar.

Por la noche: tratamientos que aporten activos como el retinol, los péptidos o los factores del crecimiento que ayuden a la piel a repararse de las agresiones externas del día.

Quizá el retinol sea de los activos más recomendados por los profesionales, y no es de extrañar, ya que, como nos cuenta Ana Mª Rosales, «trata tanto manchas, como arrugas, hidratación, luminosidad…«. Eso sí, recomienda que, para empezar a utilizarlo, se consulte con un profesional para iniciarnos en una rutina de retinización.

Alimentos y hábitos prohibidos

Como decíamos, hay ciertos cuidados que deben tenerse en cuenta y hábitos que deben evitarse por completo:

  • Una alimentación rica en azúcares solo causará problemas en nuestra salud.
  • Los alimentos procesados también aceleran el envejecimiento.
  • El tabaco, además de afectar a los pulmones, envejece y nos da un tono anicotinado a la piel.
  • El estrés también acelera el envejecimiento, afecta al estado de nuestra piel, nuestro cabello y, además, a niveles más internos.

Lo más importante, y el primer hábito que debemos evitar, según la dermatóloga, es la pereza, ya que “la higiene facial por la noche es básica”. Sobre todo,si nos hemos maquillado, no podemos irnos a dormir sin habernos lavado la cara y aplicado las cremas y cosméticos oportunos.

Profundizamos más sobre los alimentos y hábitos que debes evitar aquí:

Nervios y estrés: lo que somatiza el cabello.

Los alimentos que envejecen

Ingredientes y cosméticos prohibidos

Ante todo, lo importante es la calidad de los cosméticos. Rosales quitaría de la rutina todos aquellos cosméticos e ingredientes que “no aporten nada y, por supuesto, que nuestra piel no tolere”.

El precio si importa en la cosmética y no habla de gastar cientos de euros, sino de coherencia. Para ello, “busca laboratorios que cuiden la calidad del principio activo, de sus conservantes y excipientes”.

Ante cualquier duda, échale un vistazo a nuestro artículo sobre limpieza facial, en el que te contamos todos los pasos a seguir.

Cuidados para evitar el envejecimiento de la piel

Resumiendo, podemos decir que, los signos de la edad aparecen tarde o temprano, pero sí que hay algunos cuidados que se pueden llevar a cabo para retrasarlos, y, sobre todo, para evitar el envejecimiento prematuro de la piel.

  • Evitar la exposición solar excesiva, y utilizar suficiente protector solar.
  • Evitar el tabaco.
  • Llevar una alimentación saludable.
  • Mantener la piel hidratada.
  • Llevar a cabo una higiene facial exhaustiva y vencer la pereza.

Es mucho más fácil la prevención de todos estos signos, pues una vez que han aparecido, revertirlos puede llegar a ser más complejo (aunque no imposible). Echa un vistazo a nuestra entrada sobre todas las técnicas de rejuvenecimiento facial.

Cuidado de la piel a partir de los 40 para hombres y mujeres

La piel de los hombres necesita los mismos cuidados que la de la mujer. A nivel dermatológico vamos a mirar el tipo de piel para recomendar unos productos u otros independientemente del sexo. Es decir, lo importante será nuestro tipo de piel y no nuestro sexo.

Aunque es cierto que la piel de los hombres suele ser más resistente, no por eso envejece mejor.

Sobre esto, aclara la experta que “La cosmética desarrolla líneas antiedad masculinas, más pensando en los perfumes que nos gustan a unos y a otras, y en las texturas, que también solemos tener gustos diferentes”, pero en cuanto activos nos pueden valer los mismos para chicos y chicas en el cuidado de la piel a partir de los 40.

Cuidados según los tipos de piel

La piel es un órgano vivo. Y, por ejemplo, la piel del rostro puede tener zonas más secas, otras mixtas, e incluso grasas y sensibles. Para entender un poco qué tipo de piel tenemos y poder elegir un cosmético adecuado, debemos fijarnos en lo que sentimos y lo que vemos, nos cuenta la dermatóloga: “si sentimos tirantez, o si observamos que tenemos el poro abierto con brillos, podemos tener una idea bastante clara de cómo es nuestra piel”.

Sin embargo, “lo mejor es ponerse en manos de alguien que sabe para que no gastemos en productos que no nos aportan nada y que incluso pueden hacernos daño” recomienda. Si además sufrimos de alguna patología como acné, rosácea, etc… entonces recomiendo acudir al dermatólogo y, por supuesto, no buscar remedios milagro en redes sociales.

Además, debemos tener en cuenta que nuestra piel puede cambiar y, con ello, deberían cambiar nuestros cosméticos. Uno que nos sirve hoy puede que en unos meses ya no. Una piel que ha sido siempre seca puede, de repente, pasar a ser mixta o grasa. Esto puede ocurrir debido a cambios hormonales, por estrés o incluso por temas. Pero también por cosméticos inadecuados y por la alimentación.

Nunca es tarde para empezar a cuidarse la piel. Muchas personas que nunca se habían preocupado por el estado de su piel, empiecen a hacerlo ante los primeros signos del envejecimiento, y seguir estos consejos sobre cuidado de la piel a partir de los 40 puede marcar la diferencia en el estado de la piel en años posteriores.