Todo lo que no sabías sobre la COSMÉTICA COREANA

cosmética coreana
cosmética coreana

La cosmética coreana se está abriendo hueco a pasos agigantados en los últimos años en el mundo beauty occidental, revolucionando la forma de cuidarse la piel y aportando algunas soluciones efectivas a precios bastante razonables.

¿Qué es la cosmética coreana o K-beauty?

Corea del sur se sitúa en los primeros puestos del ranking de cirugía estética del mundo. Esta preocupación por la estética, unida a la tradición del cuidado de la piel, supuso la proliferación de la industria cosmética: la K-beauty, Korean Beauty (“belleza coreana”) o cosmética coreana.

Esta cosmética se caracteriza fundamentalmente porque busca ir a la raíz de los problemas de la piel, y mantenerla limpia, saludable y bonita, en lugar de enmascarar las imperfecciones.

Características de la K-beauty

Uso de ingredientes naturales: Se trata de una de las principales características que sirven como reclamo en la actualidad, ya que los consumidores buscan, cada vez más, productos veganos y de origen natural. Al echar un vistazo en las etiquetas de cualquier producto de cosmética coreana, pueden encontrarse extractos de plantas, flores, o frutas, combinados con fines muy concretos para conseguir los resultados buscados en la piel.

Constante innovación: La gran preocupación por la estética en Corea, unida a la creciente demanda de este tipo de productos, hace que constantemente se estén investigando nuevos compuestos e ingredientes para mejorar los cosméticos, así como formas de aplicación o texturas.

Un packaging muy atractivo: La presentación de lo más original en los envases supone un importante reclamo para los consumidores. Los tonos pastel, los jabones con formas de pasteles o las cremas con caras de animalitos consiguen captar la atención de todos los consumidores.

▹ Excelente relación calidad/precio: Si bien el envase puede que sea lo que más llama la atención en un primer momento, este aspecto pasa a un segundo plano cuando se comprueba la calidad del producto. La formulación de los productos suele ser de gran calidad, a unos precios bastante asequibles.

¿Qué es eso de la rutina de 10 pasos?

La rutina de belleza facial coreana está compuesta por 10 pasos. En un primer momento, puede parecer demasiado complicada y tediosa, sin embargo, es posible adaptarla en función del tiempo del que se disponga y de las necesidades específicas de cada piel.

Por este motivo, antes de elaborar una rutina de diez pasos, es importante conocer el tipo de piel de la que se parte, y las necesidades de la misma. Una vez identificados, será cuestión de ir incorporando los pasos que sean necesarios.

Doble limpieza: limpiador en base de aceite. Para iniciar la rutina se debe comenzar limpiando la piel con una doble limpieza. El primer paso de la doble limpieza consiste en utilizar un limpiador con base de aceite. Con este paso se conseguirá eliminar todos los productos con base aceitosa que se hayan aplicado: el maquillaje, los filtros solares y toda la suciedad acumulada durante el día.  Este tipo de limpieza, pese a lo que pueda parecer, es apta también para pieles grasas, pues el limpiador conseguirá atrapar y retirar esa grasa acumulada: solo es cuestión de escoger el limpiador en base de aceite más indicado para cada tipo de piel.

Doble limpieza: limpiador de base acuosa. Para terminar de limpiar el rostro y eliminar los restos que no haya retirado el limpiador en base aceitosa, se emplea otro limpiador en base acuosa. A la hora de escogerlo, es importante tener en cuenta que respete el pH de la piel – un indicativo de que el pH es demasiado alto puede ser que el producto te deje la piel muy tirante después de usarlo, con lo cual puede resultar demasiado agresivo para la piel-.

Exfoliación: Con la exfoliación se ayuda a la renovación de la piel y además puede ayudar a que los productos posteriores penetren mejor. Los exfoliantes de cosmética coreana se caracterizan por ser mucho menos agresivos con la piel, por eso se podrían incluir a diario en la rutina. Se pueden escoger exfoliantes mecánicos suaves, o exfoliantes químicos, como los AHA’s o BHAs.

Tónico: La función del tónico es equilibrar el pH de la piel, que hará que se mantenga protegida de cualquier agresión y prepararla para los tratamientos posteriores, que se absorberán mejor.

Esencia: La esencia es un producto más concentrado que un tónico, pero menos pesado que un sérum. Se trata de uno de los pasos más importantes para los coreanos, pero no muy asentado en las rutinas occidentales.

Serum: Es un producto con una alta concentración de principios activos que tratará las necesidades específicas de cada piel (signos de la edad, acné, falta de hidratación…)

Mascarilla: De la misma manera que ocurre con el sérum, en este paso se deben escoger mascarillas que se adapten a las necesidades específicas de cada piel, y no es necesario aplicarla cada día sino únicamente un par de veces en semana, o ir alternando según las necesidades de la piel.

Contorno de ojos: La piel situada en la parte inferior de los ojos es la más delicada, por lo que requiere un cuidado específico. El contorno de ojos aporta hidratación y evita el envejecimiento prematuro.

Crema hidratante: Este paso ayuda a la piel es dos aspectos: hidratar la piel, y evitar que ésta pierda su hidratación durante el máximo tiempo posible. Es importante en todo tipo de pieles, no solo en las secas.

Protector solar: El paso más importante e imprescindible de cualquier rutina y la forma más sencilla de prevenir el envejecimiento es el uso de protector solar durante todo el año. En cuanto al FPS, es preferible escoger siempre el de 50.

Aquí ya te contamos cómo realizar una limpieza de cara profesional.