Belleza al instante

belleza al instante

Tiempo libre, reuniones con amigos y familiares (este año, en petit comité), felicidad, buenos propósitos para con uno mismo, pagas extras… Son muchos los componentes que convierten esta época del año en una muy proclive a la belleza. La clientela busca tratamientos flash para estar –y sentirse– radiante y descansada de un día para otro, o de la mañana a la noche. Estas son algunas de las propuestas que más nos han inspirado. 

Un motivo para vivir 2021

En Japón lo llaman ikigai, nuestra razón para vivir, para seguir adelante. Carmen Navarro se ha inspirado en este precioso concepto para elaborar su Ikigai Massage, que combina sus mejores técnicas manuales con la energía y la fuerza del Gua Sha, un ritual con piedras de jade y cuarzo rosa que nos ayuda a “rascar” y eliminar toxinas mientras esculpe el rostro. El protocolo completo, de 70 minutos, incluye, además, un masaje de bienvenida con reflexoterapia podal y maniobras descontracturantes en hombros, cuello y espalda; limpieza y peeling enzimático y la aplicación de una mascarilla según las necesidades de cada piel. Un ritual para recibir al año nuevo manteniendo el estrés bajo control y recargando nuestro organismo de energía positiva.

Una experiencia en pareja

En The Organic Spa han diseñado una velada de absoluto lujo para parejas (aunque también puede disfrutarse a solas), ofreciendo una escapada a Tailandia sin salir de Madrid. La Experiencia Real Thai, con una duración de 4 horas, empieza con una bienvenida con té verde orgánico de jazmín. Continúa con un ritual de lavado de pies con sales de árbol de té y un baño Luna de Miel aromatizado con jazmín y un exfoliante corporal a elegir (café, jazmín, hierba de limón o coco). Tras una ducha, se realiza un masaje edificante de inspiración balinesa de 90 minutos con aceites orgánicos, y después, un tratamiento iluminador Flor de Loto de 90 minutos, un facial que rejuvenece la piel de rostro, cuello y escote al instante y cuyo efecto dura varios días. Además, la experiencia incluye champagne y bombones y una infusión orgánica de despedida. 

Cosmética experiencial

El ritual Special Moments de Montibello es un tratamiento flash que, en una sola sesión, promete difuminar los signos de envejecimiento, incrementar la vitalidad y luminosidad de la piel y, sobre todo, relajarnos muchísimo. Además, introducen un nuevo concepto: el de la cosmética experiencial. “El tratamiento se inicia con una acomodación sensorial y un masaje de bienvenida. A continuación, se procede a una renovación de la piel con la última generación de polihidroxiácidos”, explican. Tras retirar el producto, se tonifica la piel y, se ofrece un masaje modelante con Arûde Serum-In-Cream, una crema que, tras el contacto con la piel, se convierte en un sérum evanescente. Tras el masaje se aplica la mascarilla Genuine Cell. Tras 20 minutos, se retira y se aplica un vial de Skin Expert Proteoglycan EGF, un sérum ultraconcentrado con proteoglicanos y factores de crecimiento que deja la piel radiante.

Literalmente brillante

La propuesta especial de las Cínicas Lola Sopeña para estas navidades es el Tratamiento Brilliant, y el resultado es literal: una piel brillante, radiante e hidratada en profundidad. Se trata de un protocolo que han desarrollado teniendo en cuenta las necesidades de nuestra piel no solo por la época del año que es sino también por la cantidad de meses que llevamos de uso de mascarilla –y todo lo que eso conlleva, como te contamos en este artículo sobre el maskné–. El protocolo comienza con una profunda limpieza facial y continúa con una dermoabrasión con punta de diamante para retirar, a un nivel más profundo, la piel muerta. Este paso no se realizará si se trata de pieles en las que está desaconsejado, como por ejemplo, pieles acneicas. A continuación, se realizará un tratamiento de máxima hidratación, infiltrando un cóctel de vitaminas con ayuda del dermapen.

Protocolo antiedad

Para ofrecer el cuidado extra que las pieles necesitan durante el invierno, The Beauty Concept ha desarrollado el protocolo TBC Sublime Antiaging, combinando aparatología, técnicas manuales y cosmética. Tras un diagnóstico previo de la propia Paz Torralba, se da la bienvenida al protocolo con un lavado aromático de pies. Se realiza una doble limpieza de cutis, una exfoliación con un producto de doble acción enzimática y mecánica y se aplica un tónico con una técnica de remonte, la cual logra reposicionar la musculatura facial con un efecto lifting. Después, se hidrata el contorno de ojos con una matriz de colágeno y el resto del óvalo con una combinación de mascarillas en función de cada piel. Aquí se aplica la aparatología: tecnología láser para estimular el colágeno y la elastina. Por último, se aplica un sérum con vitamina C y oro, y una crema con propiedades calmantes mediante un masaje con el que se reactiva la circulación.

Bambú de la cabeza a los pies

Para María Pérez de Villaamil, directora del Centro Mem, el protocolo ideal para regalar (o regalarse) en navidades es su tratamiento con cañas de bambú. ¿Por qué? Es facial y corporal, por lo que, por un lado, hidrata, reafirma e ilumina la cara, y por otra, es relajante y descontracturante a nivel total.

La primera parte empieza con un ritual de limpieza exclusivo e innovador a base de savias de bambú aplicadas en discos de algodón orgánico. Después se pasa a una exfoliación vegetal consistente en un peeling de bambú a base de agua floral y aceite revitalizante, aplicados mediante un suave masaje. Se finaliza con un masaje lifting (o de remonte) en el que se trabajan todos y cada uno de los músculos faciales provocando una activación del colágeno y componentes de la matriz extracelular, que redensifica la piel, aumentando su tersura y firmeza.

En el protocolo corporal, tras la exfoliación vegetal se realiza un masaje corporal con cañas de bambú de diferentes grosores, un masaje relajante y circulatorio que ayuda descontracturar los músculos y que, además, ayuda a eliminar la grasa corporal, a menudo de forma más eficaz que el drenaje linfático.

Flash a cada edad

La doctora Pilar Benito, directora médica de Slow Life House propone tres tratamientos flash para transformar el rostro en una sola sesión (aunque sus resultados duran más allá del “efecto cenicienta”) en función de cada franja de edad:

Con 20 años. Limpieza facial al carbón. Para eliminar imperfecciones e iluminar y unificar el rostro. Se aplica una mascarilla de carbón mediante un placentero masaje facial. A continuación, se procede a la extracción de puntos negros e impurezas y se aplica una lámpara de luz LED durante 20 minutos.

Con 40 años. Doble peeling. Una combinación de los ácidos mandélico y láctico, imbatible a la hora de renovar la piel, potenciar la luminosidad, perfeccionar su textura y minimizar las arrugas al tiempo que se reafirman los rasgos.

60 años. Radiofrecuencia exprés. En solo 40 minutos, la piel recupera firmeza, disminuyen las arrugas y se redefinen los contornos gracias a la aplicación de una potente radiofrecuencia que aumente la producción de nuevo colágeno.