Lo que debes saber antes de una operación de aumento de pecho

Aumento de pecho

Antes de tomar una decisión tan importante como la de someterse a un implante de pecho hay ciertas dudas que vienen a todo paciente a la cabeza y los profesionales de la clínica de cirugía estética Wellness Kliniek nos las han resuelto todas para desmitificar algunas de las grandes mentiras virales que existen en torno a esta intervención quirúrgica.

Todas las dudas resueltas sobre la operación de aumento de pecho

▸ Operaciones cada diez años

Es cierto que, hace décadas, los implantes mamarios debían ser revisados y sustituidos cada diez años. No obstante, esta información ya no es cierta. La cirugía de aumento de pecho actual permite a la paciente conservar los implantes originales durante toda su vida sin necesidad de sustituirlos.

▸ Revisiones periódicas

El punto anterior nos lleva a las revisiones. Acudir a la clínica de cirugía estética cada, aproximadamente, 3 años es obligatorio para comprobar el estado del pecho a través de una ecografía mamaria.

▸ Implantes mamarios rotos

La preocupación a que los implantes se rompan y el interior se derrame por el cuerpo de la paciente no es infrecuente en las pacientes. Pero el riesgo de rotura es anecdótico y solo ocurre en casos extremos como en accidentes de coches o caídas extremadamente bruscas. Incluso en estos casos, es imposible que el interior de los implantes se desparrame por el cuerpo ya que su composición no es líquida.

▸ Tamaño y forma

La decisión del tamaño debe tomarse en conjunto con el cirujano, que tendrá en cuenta el peso, la altura, la capacidad torácica y el tamaño de la espalda. En la clínica, se hacen simulaciones en las que se observa el resultado con antelación para facilitar la elección.

Los implantes mamarios se clasifican en función de:

  • El material:
    • Gel de silicona: son los más demandados por ser los más parecidos en lo que se refiere al tacto del tejido mamario natural.
    • Solución salina.
    • Hidrogel
  • La forma:
    • Redondos
    • En forma de gota o anatómicos.
  • El tamaño: El tamaño del implante se suele medir en centímetros cúbicos, y generalmente se ofrecen 4 perfiles de implante:
    • Perfil bajo
    • Perfil medio
    • Perfil alto
    • Perfil extra alto

▸ Cicatrices

Se tiene la equivocada idea de que tras una operación de aumento de pecho quedarán cicatrices claramente visibles. Sin embargo, con el método quirúrgico MIBIS (Minimally Invasive Breast Implant Surgery) -conocido en español como aumento de senos mínimamente invasivo- el implante se inserta mediante una incisión de unos 2-3 cm, dejando una cicatriz de muy pequeño tamaño. Durante los primeros meses se verá más roja y gruesa, pero con el tiempo dicha cicatriz se irá aclarando y disimulando hasta hacerse prácticamente imperceptible.

En cuanto a la zona de la cicatriz, la paciente podrá escogerla en consulta con el médico, decidiendo entre la areola, la cavidad de la axila o el pliegue bajo el seno.

▸ Sensibilidad

Aunque en un primer momento la zona del pezón puede presentar mayor o menor sensibilidad de lo habitual -o incluso perder la sensibilidad por completo-, conforme vaya pasando el tiempo y se avance hacia la recuperación tras la operación, se recuperará la sensibilidad normal.

▸ Lactancia

La posición de los implantes con respecto a la glándula mamaria no afectará ni a la secreción de leche ni se producirá ningún tipo de interferencia con los conductos mamarios, por lo que, tras una operación de aumento de pecho se podrá amamantar sin ninguna complicación.

El o la paciente debe sentirse segura y, para eso, es importante que se ponga en manos de los mejores cirujanos. Los profesionales de Wellness Kliniek, clínica de cirugía estética de referencia en Barcelona, insisten en que es esencial que queden todas las dudas resueltas antes de cualquier cirugía plástica. Y, en el caso de tener cualquier interrogante al respecto, invitan a consultar con sus expertos en aumentos de pecho.