Yoga Skin se postula como la tendencia No Make Up estrella del año. Un efecto tremendamente sexy y natural que deja ver la belleza real de la piel. En palabras de su creadora, la Make Up Artist Sara Hill, la técnica Yoga Skin se refiere a un look muy natural y real.

Otras tendencias de maquillaje de piel similares abogan por la creación de un cutis perfecto pero Yoga Skin trata de crear una piel fresca, jugosa, exuberante y, sobre todo, muy natural. “Es como si brillara de buena salud”, apunta Cristina Lobato, maquilladora profesional.

Yoga Skin pretende emular el brillo que aparece en la piel cuando sales del estudio de yoga: jugoso, húmedo y muy hidratado. No se trata de ocultar las imperfecciones de la piel sino de crear una versión real de la piel natural.

Cómo crear el look Yoga Skin en 5 pasos:

1. Limpia, tonifica e hidrata la piel con tu rutina de belleza habitual. Sustituye la crema hidratante normal por una iluminadora. Cristina Lobato recomienda Drops of Light de The Body Shop, una crema de textura ligera y a la vez nutritiva que reduce la intensidad de las manchas cutáneas.

2. Crea la mezcla perfecta. Utiliza una base de maquillaje en formato líquido, preferiblemente de media o baja cobertura. Añádele unas gotitas de un aceite esencial. En este caso, la maquilladora profesional apuesta por el Prep + Prime de M.A.C para conseguir una sensación vigorizante y un brillo saludable en la piel.

3. Aplica la mezcla con una brocha de tipo mofeta para que dé menos cobertura a la piel. No utilices las brochas tipo kabuki, son demasiado tupidas y aportan más cobertura. La idea es que el resultado sea lo más sutil posible.

4. Para un extra de jugosidad y un efecto mojado en la piel de lo más cool, aplica a modo de iluminador un poco de Biopel o el bálsamo 8 Horas de Elizabeth Arden.

5. Evita el uso de polvos translúcidos ya que estos quitan el brillo y dejan un acabado mate en el rostro. Si la piel es grasa, se puede matificar un poco en la zona T. Pero recuerda, el resultado tiene que quedar como si fuera tu propia piel.