La piel de un bebé contiene un 80% de agua. A los 25 años, el porcentaje comienza a descender drásticamente y en la madurez, en el mejor de los casos, no alcanza el 35% de presencia. De ahí que la hidratación sea unos de esos gestos que hay que convertir en hábito lo antes posible si se quiere prevenir el envejecimiento prematuro. Hidratar, un ritual que triunfa ya entre los rostros más jóvenes gracias a la aparición de las texturas  Watery, también conocidas como sorbete.

 

 

¿Qué diferencia cosmético hidratante convencional de uno watery? 

El secreto es haber conseguido mezclar agua y aceite, encapsulando los principios activos más hidratantes en microburbujas. Al aplicarlas sobre la epidermis se rompen y liberan sus ingredientes de manera progresiva. De tacto sedoso y acción inmediata, los nuevos cuidados “LiquidCare”, buscan ante todo los beneficios que el agua aporta a la piel.

Se presentan en sérums, mascarillas, aguas termales y celulares o biológicas, geles,…pero sus grandes protagonistas son los principios activos que contienen, capaces de aportar y retener el agua que la piel pierde tanto por la edad como por las agresiones externas.

 

¿Conoces los reyes de la hidratación?

Ácido hialurónico. Es el mejor. El rey de reyes. Una molécula capaz de retener 1000 veces su peso en agua. El organismo lo produce de manera natural, pero con la edad, lo perdemos paulatinamente. Además de atraer y retener la humedad, tiene un efecto de relleno que ayuda a suavizar las arruguitas de expresión.

Acuaporinas. Son unas proteínas que regulan el transporte de agua, glycerol y otros activos a través de la membrana celular. Uno de sus componentes principales, la trimetilglicina, es un transportador de agua que regula el balance de agua en condiciones de deshidratación, polución o cambios de temperatura y mejora el movimiento de agua a través de la membrana celular cuando es necesario.

Glicerina, un líquido viscoso y lubricante con una capacidad asombrosa para mimetizarse con el agua, atrayéndola y reteniéndola sobre la piel hasta 72 horas.

Aloe vera, conocido por su acción regenerante, es también rico en muciélagos, lípidos, aminoácidos esenciales y polisacáridos que le confieren la ventaja de penetrar hasta las capas más profundas de la epidermis, apagando la sed celular y nutriéndolas en profundidad.

Aguas salvavidas

Aguas termales. Aportan propiedades mineromedicinales, a pequeña escala, calman, refrescan e hidratan al instante, pero son más efímeras y su textura en forma de bruma no responde como tal a la cosmética Watery.

Aguas celulares, por el contrario son un ingrediente estrella de esta tendencia, ya que a diferencia de las aguas desmineralizadas utilizadas en la formulación cosmética tradicional, actúan como un caudal de energía, en ósmosis perfecta con el organismo al mimetizarse a la perfección con el H2O de las células de la piel, potenciando sus funciones.

Aguas micelares,si son de alta calidad, además de contener esas pequeñas esferas milagro que atrapan como un imán los restos de suciedad y maquillaje convertidos en residuos grasos, son perfectas para utilizarlas como comodín antes del tratamiento habitual, para ofrecerles a los principios activos un terreno limpio en el que actuar con mayor eficacia.

 

¿En cabina?WATERYFLASH, los tratamientos más hidratantes

 

ULTRAINTENSIVE, HIDRATACIÓN 3D

Tratamiento específico para estimular la hidratación cutánea. Con la aplicación de la mascarilla  PRECIOUS CELLCOSMET que contiene tierras excepcionales del Amazonas, Kombucha y extracto de Edelweiss se consigue un extra de hidratación y luminosidad instantánea, aportando volumen al tejido. Además, gracias a la aplicación de Elastocolágeno, formulado para revitalizar y recuperar la elasticidad de la piel, conseguimos hidratar de manera intensiva. Se recomienda  sesión a la semana durante 1 mes.

BIOSLIMMIMG

Tratamiento 100% manual y natural que masajea enérgicamente con movimientos drenantes, favoreciendo el retorno linfático y la activación de zonas frías. Una capa de filme osmótico se encarga de maximizar la penetración de los principios activos detox e hidratantes: algas, aceite esencial de naranja,  citronela, cola de caballo, hiedra y lavanda.  Se consigue alisar la piel, una hidratación extrema y, de manera paralela una remodelación global. Se recomiendan entre 6 y 12 sesiones de 70 minutos durante 1 mes.