Los excesos del pasado verano han ganado posiciones y los malos hábitos cometidos han dejado los cuerpos con más kilos, celulitis y flacidez de los que había después de la operación biquini. Es el momento de convencer a tus clientas de que la puesta a punto empieza ahora. No podemos dejar que los éxitos conseguidos con tanto esfuerzo desaparezcan para siempre, hay que mantener el objetivo todo el año. Que empiece la ‘operación cuerpo’.

Todos los años igual: durante los meses de abril a junio nuestras cabinas se llenan de hombres y mujeres deseosos de esculpir la figura. Y, en los meses de verano, se olvidan, llegando al otoño casi casi como cuando empezaron los buenos propósitos. Es normal, las vacaciones son para eso, pero lo que no podemos permitir es que todo quede en saco roto. Hay que convencer al personal de que el cuerpo hay que cuidarlo todo el año, para evitar el arrepentimiento y las prisas cuando llegue una fiesta, una boda o el próximo verano que, siendo optimistas, está a la vuelta de la esquina.

La ‘operación retorno’ consiste en encontrar el método idóneo para detoxificar el organismo y recuperar la silueta que tanto sacrificio costó alcanzar. Los protocolos que más nos gustan como ‘tratamientos de continuidad’ incluyen masaje, aparatología y buenos activos.

 

Con radiofrecuencia corporal, ondas de choque, presoterapia e intramesoterapia podemos reafirmar y reducir volumen, disolver la grasa, tonificar la piel, combatir la retención de líquidos y eliminar toxinas

Ejercicio, dieta y aparatología

El programa para cumplir con este fin ha de ser completo, por tanto, lo ideal es que aunaras en tu centro todos los palos; de lo contrario, intenta complementarlo con un buen asesoramiento para garantizar los mejores resultados evitando el abandono por falta de motivación. “Un ritual de entrenamiento con el que reeducar la salud y moldear el cuerpo supone una relación estrecha entre un servicio de asesoramiento y seguimiento nutricional combinado con su área de entrenamiento multidisciplinar con aparatología de última generación”, explica Javier González, experto en fitness y director del espacio JF Fitness Coaching que ha diseñado BodyXtreme, un método para la quema de grasa y pérdida de calorías prolongadas en el tiempo. Una tabla con ejercicios cardiovasculares combinados con fuerza y resistencia para recuperar abdomen, brazos, piernas y glúteos, principalmente. “Una buena combinación de ejercicio (entre 2-3 días a la semana) y dieta es el secreto para ‘resetear’ el cuerpo y quitarse lo kilos de más” afirma Javier González.

Ondas de choque, radiofrecuencia, presoterapia e intramesoterapia

La doctora Pilar de Frutos, especialista en cirugía estética y plástica y directora de la clínica que lleva su nombre nos habla de un tratamiento corporal intensivo y personalizado, centrado en las necesidades de cada cliente: abdomen, glúteos, piernas. Full Body Shock es como llaman a este tratamiento que “combina radiofrecuencia corporal, ondas de choque, presoterapia e intramesoterapia” .

La radiofrecuencia es un potente regenerador celular que consigue mejorar el metabolismo y evitar el envejecimiento de las células. Mejora la calidad de la piel y estructuras musculares profundas, aumenta la producción de colágeno, elastina y factores de crecimiento; y favorece la microcirculación y oxigenación tisular. Además, reafirma y reduce volumen.

Las ondas de choque reducen la celulitis, activan la enzima lipasa para eliminar grasa y promueven el drenaje linfático.Reducen la grasa y tonifican la piel. La presoterapia, por su parte, activa la circulación sanguínea y linfática, combate la retención de líquidos y elimina toxinas. Por último, la intramesoterapia consiste en la infiltración de principios activos, en una combinación personalizada según las necesidades específicas de la zona a tratar”, informa la doctora.

Con este protocolo, los tejidos se tonifican y reafirman, mientras que la piel aparece más lisa y con menos celulitis. “Acompañado de una dieta saludable y una rutina de actividad adecuada, logramos que la paciente se sienta bien con su imagen”, asegura.

El protocolo a seguir dependerá del profesional y su relación con el paciente. Las cuatro técnicas se pueden aplicar en una misma sesión, aunque lo normal es combinarlas según las necesidades y la disponibilidad de horario del paciente. Habitualmente, el tratamiento completo consta de 5 sesiones de radiofrecuencia, 5 de ondas de choque, 5 de presoterapia
y 5 de mesoterapia.

 

La electrolipólisis puede combinarse con la electroestimulación: la primera licua las moléculas de grasa, con un masaje de drenaje linfático nos deshacemos de la sobrante y, por último, la electroestimulación favorece la regeneración y la tonificación muscular

 

Electrolipólisis + electroestimulación

Pueden combinarse en un mismo tratamiento para obtener mejores resultados.

La electrolipólisis, a través de distintos tipos de ondas y frecuencias transmitidas mediante parches biópticos, genera una estimulación transcutánea específica para favorecer la lipólisis o ‘rotura’ y licuado de las moléculas de grasa, resultando especialmente indicado en los casos en los que hay tendencia a acumular adipocitos. La electroestimulación, por su parte, trabaja mediante corrientes excitomotrices que simulan los movimientos del ejercicio físico de gran intensidad, fortaleciendo el músculo en toda su dimensión y definiéndolo de una forma aún más global que con el propio movimiento.

Se comienza trabajando con el equipo de electrolipólisis en las zonas con excedente graso enquistado entre las fibras musculares para, a continuación, realizar un masaje de drenaje linfático que ayudará al organismo a deshacerse de la grasa licuada por la electrolipólisis. El siguiente paso, más centrado en tonificación muscular, se realiza con el equipo de electroestimulación, regeneración y tonificación muscular y relajación. Se termina con un masaje relajante con una crema reafirmante para activar las fibras de colágeno y elastina, nutrir e hidratar el cuerpo, con el fin de conseguir mayor flexibilidad y tonificación en los tejidos.

 

Para destacar el trasero tienen que estar bien definidos las caderas y la cintura. Por eso, cuando el objetivo es mejorar los glúteos, hay que trabajar también las estructuras adyacentes, haciendo hincapié en combatir la flacidez de la piel y del músculo

Glúteos definidos y en su sitio

“Unos glúteos bonitos no tienen tanto que ver con el tamaño como con su posición: ya puede estar una muy delgada, que si no lo tiene ‘en su sitio’, no resulta atractivo”, explican las especialistas de la Clínica Corporal Mira + Cueto. Para ello tienen que estar bien definidas las caderas y la cintura, para lograr destacar el trasero. Por eso, cuando el objetivo es mejorar los glúteos, no podemos trabajar sólo sobre esta zona, sino también sobre las estructuras adyacentes y, siempre, haciendo hincapié en combatir la flacidez a dos niveles: la piel y el músculo. Para ello, se emplean radiofrecuencia y electroestimulación de última generación. La primera permite tratar celulitis y flacidez a la vez, en abdomen, flancos
y parte trasera de la cintura, cartucheras, muslos y los propios glúteos. Actúa elevando de forma controlada la temperatura del tejido graso y la dermis para estimular el sistema linfático y arteriovenoso, reduciendo la retención de líquidos. Crea neocolágeno, lo cual produce un tensado de la piel tanto inmediato como a medio plazo (por la formación progresiva de nuevo colágeno más compacto, el cual deriva en un remodelado mantenido en el tiempo de la piel desde el interior). Además, provoca la compactación de la grasa, quedando la zona con menos volumen y remodelada.

 

Masaje para eliminar la celulitis

Remodelage es un protocolo ideal para combatir la celulitis adecuado para las mujeres en todas las etapas de su vida y particularmente beneficioso durante los cambios hormonales importantes como los producidos durante el embarazo y la menopausia. “Gracias al movimiento del masaje, los tejidos se oxigenan, potenciando el drenaje natural de la linfa y la eliminación de los desechos metabólicos. Se trata de un masaje activo que potencia la capacidad del cuerpo de eliminación. El sistema inmunológico se fortalece, y su resistencia mejora notablemente”, asegura Martine de Richeville, que ha desarrollado este masaje que trabaja sobre las energías del cuerpo, reequilibrando la circulación sanguínea y la linfática. Una terapia manual diseñada para redefinir la silueta y liberar el cuerpo de toxinas. Trabaja sobre las capas profundas de la piel y los depósitos de grasa más antiguos, activando el metabolismo, estimulando la memoria emocional de las células y restaurando su equilibrio.

En el caso de los hombres, se centra en las zonas corporales más propensas a acumular grasa como es la zona abdominal
inferior, los flancos y la parte inferior de la espalda. La potencia del gesto es particularmente sensible a la morfología de los hombres, ya que se ven menos afectados por los cambios hormonales. Sus movimientos en forma de ocho, con una mano activa y otra pasiva, activan el metabolismo, oxigenan los tejidos y facilitan el drenaje y la eliminación de toxinas en un masaje calmante y relajante.