¡Por fin se acerca el verano! Pronto llegarán los días de sol en la piscina y las vacaciones en la playa, y aunque ahora mismo parezca que cada día de espera se hace eterno, lo cierto es que ya no queda tanto, y que no hay mejor plan que aprovechar estas semanas para preparar nuestra piel para evitar la aparición de manchas y arrugas y asegurarnos un bronceado más uniforme y duradero.

El sol es el factor que más envejece la piel, de hecho, casi un 75% de las arrugas se produce por los rayos ultravioletas. El resto son arrugas propias del envejecimiento natural de nuestra piel y las expresiones faciales.

El Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes propone dos tratamientos para preparar cuerpo y rostro para esta temporada de exposición solar y cambios de temperatura, en la que tanto sufre nuestra piel.

Estos tratamientos se deben completar posteriormente con buenos hábitos de protección y cuidado como beber mucha agua, utilizar crema solar con la protección adecuada a nuestro tipo de piel y evitar la sobreexposición. Como cita Myriam Yébenes en su libro Cómo gustarte y gustar. Mis Secretos de belleza, “una exposición solar moderada es necesaria para que la piel sintetice la vitamina D, imprescindible para fijar el calcio en los huesos. Además, el sol favorece la producción de serotonina, la hormona de la felicidad”.

Tratamiento preparación para la piel para el verano MY


MY Preparación para el verano (Facial)

Un protocolo de belleza facial que aúna una exfoliación revitalizante, dos de las más avanzadas tecnologías como los campos electromagnéticos y la electroestimulación y una mascarilla altamente nutritiva. Esta sinergia ha demostrado su eficacia para regenerar la piel, reorganizando su estructura interna y provocando los siguientes beneficios:

- Aumento de forma cuantitativa y cualitativa del colágeno de tipo III y de las fibras de elastina.
– Incremento de la mitosis celular.
– Aumento de la hidratación de la piel y normalización del PH.
– Reducción de la fibrosis y estados inflamatorios.

La onda cuadrada que se utiliza en este tratamiento reactiva de forma natural la actividad iónica endógena fisiológica de nuestra piel, sin someterla a agresiones o estimulaciones externas, de forma segura y eficaz. Además, la ausencia de efectos secundarios permite trabajar con esta tecnología sobre cualquier tipo de piel y en todas las estaciones del año, incluso en verano, ya que mejora las óptimas condiciones de la piel auto-regenerándola.

PROTOCOLO

Tras una efectiva y delicada limpieza facial, se realiza un preludio relajante. Entonces se procede a una exfoliación revitalizante del rostro, cuello y escote. A continuación, con la piel preparada y receptiva, se trabaja con la tecnología de campos electromagnéticos y electroestimulación, tras la cual se aplica una exclusiva mascarilla de malaquita que devuelve energía la piel y la colma de valiosos principios activos. Tras retirarla, se aplican sérum, contornos de ojos y cremas faciales adaptadas a las necesidades particulares del cliente.