El oro y la seda desde siempre han estado relacionados con la excelencia, el lujo y la exclusividad. Materiales empleado para hacer joyas y prendas únicas que ahora se  reinterpretan dentro del mundo de la cosmética gracias a sus propiedades, entre ellas su gran poder antioxidante y aporte de luminosidad a la piel. Esa es una de las razones por las que Balneario de Mondariz traslada estas cualidades naturales a las cabinas de su balneario a la carta gracias a un nuevo tratamiento que estrena para estas fiestas navideñas  con el que busca conseguir rejuvenecer  la piel, a  la vez que mejorar la producción de colágeno y elastina.

Un tratamiento oriental realizado a base de proteínas de seda, con importantes resultados antiage, y oro de propiedades oxigenantes y suavizantes, que se combina con las propiedades de las aguas mineromedicinales de la villa termal. Todo con el fin de conseguir  un tacto sedoso y aterciopelado en la pie y con la finalidad de una piel joven y tersa.  Todo un regalo para los sentidos gracias al expertise del equipo de profesionales de Mondariz que crean un ritual personal  que une oriente y occidente.

Antiedad, oxigenante y suavizante, el tratamiento consta de los siguientes pasos:

– Peeling exfoliante corporal con extracto de seda y oro.

– Baño con concentrado de proteínas de seda.

– Envelope corporal de proteínas de seda.

– Aplicación tonificante a presión con agua mineromedicinal.

– Hidratación final con aceite de seda y oro.