Ya conocemos los múltiples beneficios de la vitamina C para el sistema inmunológico y su imprescindibilidad en la dieta, pero ¿qué ocurre cuando la aplicamos sobre la piel? Potencia la producción de colágeno, disminuye las arrugas, aporta luz y corrige los puntos negros. Nuestro cuerpo no produce esta sustancia por sí mismo, por ello, es importante realizarse tratamientos con esta vitamina, la acción es mucho más directa en zonas localizadas de la dermis. Germaine de Capuccini Goya nos da las claves para apuntarnos al verdadero secreto anti-edad y de paso, hacer un plan #FaceRecovery tras el verano.

                                                                                                 


 1. Antioxidante. También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es un nutriente soluble en agua que se encuentra en ciertos alimentos. En la piel, actúa como antioxidante ayudando a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres; estimula las fibras para lograr una piel tersa, suave y con un aspecto más juvenil.

2. Poder Antibacteriano. Es un activo antiedad, lucha contra las manchas, corrige las líneas de expresión y las arrugas, hace menos perceptibles los poros e incluso, puede ayudar a la lucha contra el acné.

3. Reafirmante. La vitamina C ayuda a la producción de colágeno y elastina, proteínas necesarias para mantener la firmeza y elasticidad en el rostro, reduce los daños de la piel producidos por el sol y favorece la eliminación de manchas.

4. En pieles sensibles ayuda a minimizar la irritación y hace más efectiva la absorción de cremas y tratamientos específicos sobre el cutis.

5. Exfoliante. La piel está sometida a un gran estrés oxidativo que se une a factores externos como la polución, tabaco, rayos ultravioletas, dietas desequilibradas… La vitamina C contribuye a la eliminación de las impurezas, la suciedad, la grasa y las células muertas que acumulamos a diario en la cara.

 

Tratamiento Vitamina C Facial Timexpert

El Tratamiento de Vitamina C pura aplicada directamente sobre la piel del rostro es el iluminador más potente, logrando resultados inmediatos y una piel más densa y tersa. Lo ideal es someterse a 4 sesiones de tratamiento pero con una, ya lucirás una cara más hidratada, confortable, con signos de cansancio y líneas de expresión atenuados.

¿Cuándo hay que someterse a un tratamiento de Vitamina C? Es ideal para realizarlo en todas las estaciones del año. En verano se convierte en necesidad: trata la deshidratación, manchas solares y arrugas.

Tras el tratamiento. El tratamiento completo se compone de un programa profesional de uso exclusivo en cabina y tres productos de continuidad en casa con principios activos complementarios.