El 51% de las mujeres españolas prefieren destacar la zona del escote a la hora de vestir, por encima incluso de las piernas o la cintura. Sin embargo, es una de las zonas del cuerpo a la que menos cuidados se prestan. Cuatro expertos nos cuentan las peculiaridades del escote y nos cuentan qué hacer para mantenerlo joven.

SI. LA PIEL ES DISTINTA.

“La piel del escote es más fina que la del resto del cuerpo y no tiene compartimentos grasos (lo que provoca que pierda densidad y se arrugue con mucha facilidad). A menudo está foto-expuesta y hay que tener en cuenta que tiene la compleja
labor de sujetar y mantener el tejido glandular y mamario. Todos estos aspectos hacen que el escote sea una zona muy delicada”. Patricia Cuenca, Directora Técnica de Oxigen.

NO NECESITA TANTA EXFOLIACIÓN.

“El recambio celular natural se produce cada 21 días y en el caso de la piel del escote no sería recomendable realizar una exfoliación antes de tres semanas. Además debe ser controlada y no muy agresiva”. Doctora Pilar de Benito, médico estético de Slow Life House.

MUCHO CUIDADO A PARTIR DE LOS 35.

“Es a esta edad cuando la pérdida de colágeno es evidente y la acumulación de la radiación solar comienza a pasar factura. La pérdida de firmeza y la aparición de manchas es la primera señal de que el escote está envejeciendo”. Patricia Cuenca, Directora Técnica de Oxigen.

EL ESCOTE TAMBIÉN SE DESMAQUILLA.

“La maquilles o no -y muchas veces no somos conscientes de lo que bajamos con la brocha-, la piel de la zona debe limpiarse al menos una vez al día- ¿Lo mejor? Con una leche limpiadora suave que se retire con un disco de algodón”. Ana Puelles, Estética Lostao.

SUJETADORES, MEJOR SIN EFECTO PUSH-UP.

“No es recomendable utilizar continuamente modelos push up ya que favorecen la aparición de pliegues y arrugas. Sería recomendable que el sujetador, tanto en contorno como en copa, se adapte a la talla real de la usuaria, sin comprimir ni quedar demasiado holgado porque los dos extremos son perjudiciales para el escote”. Doctora Pilar de Benito, médico estético de Slow Life House.

¿TALLA 95 O MÁS? DUERME CON SUJETADOR.

“Si tenemos una talla de pecho de más de 95 una buena recomendación es dormir con sujetadores que prevengan la aparición de las finas arrugas de la región central del escote o dormir boca arriba para evitar su aparición”. Doctora Paula Rosso, Centro Médico Lajo Plaza.

OJO CON LA ZONA INTERMAMARIA.

“Sé generosa con la aplicación de la crema especifica de cuello y escote en la zona intermamaria. También es muy aconsejable dormir con un cojín de rulo entre los pechos que evite la caída de la mama cuando dormimos de lado”. Ana Puelles, Estética Lostao.

BUSCA COSMÉTICA QUE LLEVE…

“Activos hidratantes como el ácido hialurónico, antioxidantes como la vitamina E, ceramidas que rellenen la piel, e ingredientes de acción reafirmante y antiarrugas como las proteínas de soja y trigo o el silicio orgánico, así como aceleradores de la síntesis de colágeno”. Doctora Pilar de Benito, médico estético de Slow Life House.

EL GRAN OLVIDADO.

“Por mucha importancia que le demos al escote, es una de las zonas que peor tratamos. La piel del escote, aparte de ser más fina y sensible está sometida a todos los cambios de temperatura y la exponemos más de los necesario a los rayos. Tampoco la cuidamos de la misma manera que la cara: no aplicamos cremas adecuadas ni tratamientos estéticos de la misma manera que hacemos con el rostro”. Doctora Paula Rosso, Centro Médico Lajo Plaza.

EN EL GYM. A CÁMARA LENTA.

“Es fundamental realizar ejercicios que trabajen músculos pectorales, bíceps y tríceps, deltoides, romboides y dorsal para
lograr una silueta armónica alrededor del pecho. Pero cuidado, los movimientos deben ser lentos y controlados para que los senos no solo se reafirmen sino que adquieran la forma adecuada”. Ana Puelles, Estética Lostao.