La nueva carboxiterapia tópica se combina con ultrasonidos y radiofrecuencia tripolar en un innovador tratamiento facial de espectaculares resultados.

La carboxiterapia tópica exfolia, mejora la penetración de los activos y, al producir innumerables micro burbujas de CO2, induce una respuesta fisiológica de envío de oxígeno al tejido que mejora la piel de forma inmediata.


Oxigen aúna las más innovadoras tecnologías en el cuidado de la piel en un único tratamiento: SUPER FACIAL GENEO+. Un efectivo protocolo para rostro, cuello y escote que integra:

– Oxygeneo: un aparato inspirado en las fuentes termales naturales, conocidas por favorecer la oxigenación de la piel. Un dispositivo de carboxiterapia tópica que proporciona un avanzado tratamiento 3 en 1: exfolia la capa externa de la piel eliminando las células muertas y preparando la piel para recibir los nutrientes activos; favorece la penetración de nutrientes esenciales tanto durante como después del tratamiento; y proporciona una oxigenación desde dentro (produce innumerables
diminutas brubujas de CO2 que estallan suavemente sobre la piel induciendo una respuesta fisiológica que envía sangre rica en oxígeno a la zona tratada) .

– Ultrasonido: mejora la absorción de los principios activos a través de un aumento del metabolismo celular y la circulación sanguínea, mejora la retención de humedad, cierra los poros dilatados y alivia la hinchazón alrededor de los ojos.

– Radiofrecuencia Tripollar: produce una triple acción tensora, reafirmante y rejuvenecedora.

 

Paso a Paso:

1. El tratamiento comienza con un desmaquillado integral y preparación del tejido.

2. Se aumenta la receptividad cutánea con un masaje descontracturante de 5 minutos que mejorará la respuesta de la piel al tratamiento.

3. A continuación se aplica la energía de Radiofrecuencia Tripollar, que produce un electro-calentamiento del tejido estimulando la producción de colágeno y elastina y remodelando el contorno facial durante 25-35 minutos. El cabezal cuenta con un sensor que detecta cuando el tejido llega a la temperatura óptima (42-44ºC), momento en el que se debe cambiar de zona. Según cada persona y la cantidad de agua que haya en el tejido, lleva más o menos tiempo alcanzar la temperatura.

4. El siguiente paso consiste en aplicar la carboxiterapia, que estimula la oxigenación y prepara la piel para una absorción óptima de nutrientes, al mismo tiempo que unifica el tono, la textura y aporta una increíble luminosidad.

5. Después se extiende sobre rostro, cuello y escote la combinación de activos más adecuada según las necesidades específicas de cada rostro. Si lo que se busca es un resultado rejuvenecedor, se aplica un potente cóctel anti-edad a base de tripéptido palmitol -5, glicerina, ácido hialurónico o retinol, entre otros, que suaviza las finas líneas y arrugas, se revitaliza el cutis aportándole brillo, y se oxigena y exfolia uniformemente la zona tratada sin irritar, hidratando y nutriendo los tejidos. En el caso de pieles con manchas o exceso de pigmentación, el concentrado de activos son, entre otros, magnesio ascorbyil fosfato, ácido kójico o retinol que trabajan aclarando la piel uniformemente, reduciendo los excesos de pigmentación y el daño solar suavemente sin dañar la piel, también oxigena la piel y la exfolia de forma uniforme sin causar irritación a la vez que nutre e hidrata la zona tratada.

6. A continuación se aplican los ultrasonidos para asegurar una perfecta absorción de los activos.

7. Y acto seguido, se aplica una mascarilla de ácido hialurónico y durante el tiempo de exposición, se realiza un masaje en manos y brazos.

8. Por último, y mediante un masaje, se ayuda a la piel a absorber los restos de producto y a continuación se aplica crema, contorno de ojos y factor de protección solar.