Esta disciplina centenaria combina ejercicios de equilibrio y resistencia que mejoran visiblemente el cuerpo y la mente en pocas semanas.

 

Equilibro cuerpo y mente. Ese fue el precepto que ha llevado al pilates a convertirse en una de las técnicas más utilizadas en todo el mundo para mejorar el tono muscular, y también para conseguir alcanzar ese ansiado estado mindfulness gracias a sus beneficios sobre nuestra mente. Este método, creado por Joseph Pilates a principios del siglo XX, conjuga pautas de entrenamiento físico y mental basadas en la gimnasia, la traumatología y el yoga.

Su propio creador aseguraba que 30 sesiones de pilates, de unos 45 minutos cada una, el cuerpo ya muestra cambios visibles. Esto lo comprueban numerosos estudios realizados en los últimos años alrededor del healthy sport más popular de la última década, en los que se deja evidencia de los beneficios de esta disciplina. ¿Los conoces?

 

1. Conocer tu cuerpo: la principal característica del pilates es la conexión que se crea entre cuerpo y mente, gracias al trabajo muscular y la respiración. Con estos ejercicios cada persona es más consciente de sus limitaciones físicas y también mejora su flexibilidad.

2. Beneficios terapéuticos: el pilates es un método indicado para personas de todo tipo de condición física, ya que todos los ejercicios se pueden amoldar a la capacidad de cada cuerpo. Es adecuado para personas que padecen algunas enfermedades articulares o musculares, ya que ayuda a fortalecer las extremidades del cuerpo.

3. Más fuerza y elasticidad: si hay dos beneficios claros de practicar pilates son la mejoría de la fuerza y de la elasticidad de todos los grupos musculares ejercitados.

4. Dormir mejor: realizar sesiones de pilates ayudan también a conciliar mejor el sueño gracias a la relajación que se alcanza mezclando las técnicas de respiración y fuerza. Aun así los expertos recomiendan no hacer estos ejercicios justo antes de ir a la cama ni con el estómago lleno.

5. Educación postural: los trabajos sedentarios o las horas de más en el sofá de casa pueden provocar dolencias en la espalda. Con los ejercicios de pilates trabajamos músculos de la espalda y del abdomen, algo que se traduce en una tonificación que automáticamente repercutirá en la postural corporal que adoptamos al sentarnos. Además, con el fortalecimiento de la espalda, conseguiremos caminar más erguidos.

6. Entrenamiento complementario: el pilates se erige como una técnica complementaria perfecta para todas aquellas personas que hagan ejercicios cardiovasculares, como correr, nadar o el ciclismo. Por ejemplo, el hotel Barceló Illetas Albatros, el adultsonly de referencia en Mallorca, permite a sus clientes contratar sesiones de pilates frente al Mar Mediterráneo. Los ejercicios pueden ser el complemento a una sesión en el gimnasio del hotel o a una carrera junto al mar.

7. Relax: practicar ejercicio genera endorfinas, unas hormonas que hacen sentirnos felices y enérgicos. Precisamente los ejercicios que propone el pilates consiguen que la mente se despeje y consiga el mindfulness o atención plena para rebajar el nivel de estrés de nuestro cuerpo.