El centro Oxigen incorpora el tratamiento definitivo para la piel sensible. Magnetoterapia, iontoforesis y luz LED se alían para reforzarla y calmarla para siempre.

 

Rojeces, deshidratación, episodios de cuperosis, tirantez, picores, inflamación… los signos de la piel sensible aumentan por estas fechas y se imponen tratamientos que devuelvan la paz a la epidermis reforzándola desde el interior.

En Oxigen han diseñado un protocolo a medida capaz de transformarla. Los pulsos magnéticos mejoran el drenaje linfático y activan la microcirculación dérmica de la piel para aumentar la renovación celular. Es el paso previo fundamental para conseguir una mayor penetración de los activos que se introducen a continuación a través de la iontoforesis mediante unos cabezales específicos y unas cápsulas de tratamiento específicas. Magnetoterapia, iontoforesis y luz LED al rescate de la piel.

Resultados

– SENSISKIN calma y descongestiona la piel desde la primera sesión.

– Mejora sustancialmente la microcirculación sanguínea.

– Hidrata intensamente la epidermis.

– Refuerza y mejora el manto hidrolipídico de la piel.

– Elimina todos los signos y síntomas de la sensibilidad cutánea.

Protocolo

El tratamiento completo consta de seis sesiones y en cada una de ellas se utilizan la tecnología de la magnetoterapia, la iontoforesis y la luz LED a medida de las necesidades de la piel.

Sesiones 1 y 2. Se aplica el cabezal de pulso magnético con la cápsula Peel Exfoliator para eliminar las células muertas, iluminar el tono de la piel y tonificar y reafirmar el rostro. Las corrientes magnéticas aumentan la producción de ATP (la energía que necesitan nuestras células). A continuación se aplica la cápsula Calming Milk con el cabezal Blue Ray. Éste trabaja con la tecnología luz LED azul y mediante la liberación de oxígeno a nivel interno, calma la irritación de la piel con un efecto biomodulador. Calming Milk está formulado con aceite de caléndula, de propiedades antisépticas y calmantes.

Sesión 3. Después de exfoliar la piel con el cabezal de pulso magnético y la cápsula Peel Exfoliator, se recurre al cabezal de Rejuvenecimiento que trabaja con microcorrientes para incrementar la producción de ATP, activar las fibras de los músculos y reactivar su fuerza y estimular la circulación. En esta ocasión, el tratamiento se realiza con la cápsula Hialurónico.

Sesiones 4 y 5. Después de exfoliar nuevamente la piel se potencia la calma con el protocolo Blue Ray y la cápsula Calming Milk. Peel Exfoliator contiene aceite de almendras dulces, que hidrata, calma y repara la piel, y acetato de tocoferol, una forma de vitamina E de propiedades antiinflamatorias, anti-edad y antioxidantes.

Sesión 6. Nuevamente se potencia la hidratación de la piel y se refuerza desde el interior a través de una exfoliación previa y el cabezal de microcorrientes que vehiculizar la cápsula Hialurónico hasta el interior de la epidermis. Esta cápsula contiene aceite de pepita de uva de efecto protector y antioxidante, aceite esencial de oliva que hidrata la piel y aporta elasticidad, ácido hialurónico, aloe vera calmante y un alga rica en beta-carotenos que deja la piel radiante.

Lo ideal es realizar dos sesiones a la semana y los resultados se mantienen indefinidamente con una sesión de recordatorio al mes.