Sin pasar por el quirófano, en poco tiempo, con técnicas  mínimamente invasivas y a precios asequibles. Son las claves de la medicina estética que aplicada al rostro tiene un nombre: el lifting líquido.

 El objetivo de este procedimiento es recuperar la apariencia juvenil y su belleza consustancial. Con los años disminuye colágeno, ese “pegamento” que mantiene mantiene unidos los tejidos, una circunstancia que se hace palpable sobre todo a partir de los 45 – 50 años.

Para contrarrestar los efectos de la llamada ptosis gravitacional, la caída del óvalo facial, Clínicas Dorsia ofrece varias alternativas. La primera, cada día más demandada, los hilos tensores.

SILHOUETTE 2 Y 4

Dependiendo del estado de cada rostro, volumen y descolgamiento, se requerirá diferente número de hilos. En ambos casos de trata de un material de relleno, el ácido poliáctico,  que se coloca en las mejillas y en la región mandibular. En una sola sesión consigue resultados de hasta dieciocho meses, que incluyen no sólo el efecto tensor, sino también la recuperación de la tersura y el grosor de la piel, así como el perfil de la cara.

Se habla entonces de dos efectos: efecto lifting inmediato y efecto regenerador natural. En el primer caso, Silouhette resulta indicado para eventos y fiestas especiales, como esta de Navidad que se aproxima, y, en el segundo, se perfila como una opción que nos permite la autoregeneración sin pasar por el quirófano y sin ingreso hospitalario.

Tanto Silhouhette 2 como Silhouhette 4 se pueden combinar con otros tratamientos. En este caso, especialmente indicado para combinar con el estilo, el espíritu y los outfits de fiesta para las navidades, Dorsia recomienda Iluminación Facial, 4 y 8, dependiendo del número de sesiones que se realicen.

 hilos_tensores

ILUMINACIÓN FACIAL

Se trata de un programa de cuidado facial personalizado, a programar tras un estudio con el médico estético de las clínicas y cuyo objetivo es mejorar el aspecto de la piel del rostro y potenciar su aspecto luminoso. Dirigido a pacientes de entre 25 y 65 años, incluye tratamientos de intensidad suave, con especial atención a la eliminación de las manchas, el cuidado de la piel apagada y el abordaje de las arrugas muy finas y el poro dilatado.

El programa de cuidado facial incluye peeling químico, mesoterapia y luz pulsada.

 Iluminar _224188936