Aportan a la mirada un semblante cansado, envejecido y triste. De carácter genético, las ojeras son uno de los problemas más frecuentes tanto en hombres como en mujeres, a cualquier edad, y su presencia se incrementa con el cansancio, estrés, falta de sueño, malos hábitos y el paso del tiempo. La buena noticia es que tú puedes hacer que desaparezcan.

Por Mayte Martínez

Al término ojeras aplican los especialistas los siguientes problemas estéticos: alteración del color, reabsorción de paquetes grasos o hipertrofia en la zona del párpado inferior. La acumulación de melanina en la zona del surco bajo los ojos que da lugar a las antiestéticas ojeras tiene, además, diversos orígenes: herencia genética, acumulación de pigmentos sanguíneos de la zona debido a una circulación deficiente, mala alimentación y falta de descanso, hábitos tóxicos –tabaco y alcohol–, hundimiento o adelgazamiento de la piel, laxitud de ligamentos y redistribución de paquetes grasos faciales. Con el paso de los años, las ojeras se acentúan y la fatiga, el estrés o la falta de sueño pueden empeorar y hacer más visibles esta alteración. La zona de las ojeras es el área que más acusa el cansancio cotidiano y una de las mayores preocupaciones estéticas de hombres y mujeres, ya que en ella son más visibles las consecuencias del paso del tiempo.

Manos a la obra

Entre los protocolos faciales para mejorar la zona son esenciales los drenajes linfáticos, radiofrecuencia con un efecto drenante, oxigenoterapia a nivel dérmico y rituales con cosmética a base de árnica, que mejora la permeabilidad vascular, camomila malva, de acción calmante y descongestiva, vitamina K, que ayuda a que la sangre coagule correctamente, y vitamina C, aclarante, inhibe la tirosinasa implicada en la melanogénesis.

A la hora de su aplicación, bien como parte de un protocolo facial global, tratamiento específico de la zona del contorno de ojos o centrado en la desaparición de ojeras, es recomendable realizar un masaje activo en la zona de cejas, periorbital y bolsas para reafirmar los párpados, alisar arrugas y reducir bolsas y ojeras.

Por otra parte, el maquillaje es magia para esas marcas violáceas bajo los ojos que dan un aspecto tan triste. Es cierto que es un remedio temporal, pero muy importante a la hora de hacer un trabajo tanto para una fiesta, una ocasión especial o un día que tus clientas quieran lucir un aspecto buena cara. Para ello tienes que ser una maestra en el uso de los iluminadores (imprescindibles), verdaderos magos que juegan con la incidencia de la luz para disimularlas de una forma muy natural. Da unos toquecitos del lacrimal al ángulo externo y difumina; verás cómo desaparecen a la vista. Incrementa el efecto poniendo un toque de iluminador bajo la cola de la ceja. Borra de inmediato cualquier huella de cansancio y da brillo a la mirada.

Peeling

Con el fin de combatir las imperfecciones propias de esta zona, un peeling adaptado logra unos resultados acumulativos y visibles desde la primera sesión, aunque para borrarlas en el tiempo suelen ser necesarias seis sesiones, con un protocolo de activación, basado en un masaje de activación y lisaje en primer lugar, seguido de una fase drenante y descongestiva y, finalmente, de un masaje modelante y lifting, ya que suele ser una zona con muchas irregularidades, no solo de color.

No te olvides de recomendar siempre el uso de fotoprotección específica que prevenga y evite la pigmentación.

O3 Tridimensional Peel

Es un protocolo que junta todos los beneficios que otorga este tipo de tratamiento, pero no ‘rasca’ la piel, sino que penetra en la dermis y ahí es donde actúa. Formulado con ozono, su efecto es inmediato, no enrojece la piel ni produce descamación. Reduce de manera notable las ojeras, y estimula la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, consiguiendo reafirmar la piel y dándole mejor aspecto y forma.

Paso a paso. Se aplica un gel ozonizado que vigoriza, suaviza y blanquea la piel, preparándola así para el peeling. Tras este, el tercer y cuarto paso ya son para restablecer la normalidad en la piel, ya que después de cualquier tratamiento de este tipo es importante hidratar y nutrir en profundidad. Una mascarilla hidratante protege la piel de la formación de arrugas y de la pérdida de elasticidad y firmeza, restablece el equilibrio fisiológico y la ayuda a recuperar y conservar un buen aspecto. Para finalizar, una crema hidratante regeneradora, que permite obtener un inmediato y duradero resultado.

Luz led roja

Estimula el fibroblasto, multiplicando la producción de colágeno y elastina, mejorando la microcirculación sanguínea y favoreciendo la oxigenación y renovación celular, atenuando las ojeras. Repara el tejido dañado y suaviza las líneas de expresión. La piel rejuvenece, se ve más radiante y mejora en apariencia, textura, hidratación y firmeza. Reduce poros grandes, manchas y ojeras.

Endermologie en bolsas y ojeras

Es un tratamiento muy sencillo y agradecido. Tras limpiar la zona con agua micelar, se trabaja con el cabezal facial Ergolift mediante un masaje mecánico que mejora la vascularización y la calidad de toda la piel del contorno de los ojos. Así se desvanece la hinchazón, reducen las ojeras y rellenan las patas de gallo. A continuación se aplican unas mascarillas de tela precortadas, impregnadas con un 15% de complejo rico en ácido hialurónico, colágeno y elastina específicas para el contorno de los ojos, de efecto tensor y drenante inmediato. Concluye con la aplicación de la crema de ojos untuosa, que contiene un 6% de complejo exclusivo antiedad y un 2% de haloxyl, un ingrediente que controla la pigmentación cutánea y es ideal para disimular las ojeras que se difuminan hasta más del 15,1%.

Fototermólisis selectiva SWT (Selective Waveband Technology)

Borra la pigmentación violácea-rosada de las ojeras, mejorando el colágeno y la elastina. Disminuye los poros y mejora la textura de la piel del contorno de los ojos. Este tratamiento se realiza con un equipo de nueva generación de Luz Pulsada Intensa (I2PL) que incorpora una tecnología de regulación de las longitudes de onda, el SWT o Selective Waveband Technology, que permite eliminar las longitudes de onda (emisión de luz) de distintos cromóforos (hemoglobina, melanina…) sin un calentamiento interno de la piel y sin dañar el resto, además de aprovechar toda la energía aplicada consiguiendo mayor efectividad que las tecnologías IPL convencionales. Para evitar llegar a la zona de agua dérmica y no dañar el tejido, el equipo aporta agua a través de su cabezal. Para la eliminación de las manchas vasculares, incluidas las ojeras, el cromóforo diana es la hemoglobina, que absorbe la luz transformándola en calor. Este es conducido por las paredes más pequeñas y superficiales de los vasos y se destruye colapsándose y sufriendo una pequeña inflamación que desaparecerá en unos días.

Mesoterapia y ácido hialurónico

Con microinyecciones de sustancias activas (vitaminas, medicamentos con elementos tensores e hidratantes…) en el tejido mesodérmico, es decir, en las capas más superficiales de la piel, podemos aclarar la zona y con ácido hialurónico, rellenamos cuando el área de la ojera aparece, además, hundida, para suavizar el surco e hidratar la piel, rellenando el volumen perdido. Con este paso se disminuye el 50% de la ojera.

Teosyal Redensity: se trata de un ácido hialurónico apropiado (formato líquido y ultraligero) y exclusivo para corrección de ojeras y disimular las bolsas ligeras para evitar que se condese y forme las antiestética mirada encapsulada. Con este tratamiento se reduce el tono de pigmentación, ese color oscuro tan característico de los ojos hundidos, aportando una mirada limpia y suavizada. El ácido hialurónico reticulado corrector de ojeras es especial para este área, con una densidad específica, para atenuar la profundidad, disminuir la pigmentación y borrar las pequeñas líneas de expresión si las hubiera.

Carboxiterapia

Su principal objetivo es estimular la creación de nuevo colágeno, estimulando a los fibroblastos (células de la piel). Consiste en pequeñas infiltraciones a nivel de dermis superficial con una aguja muy fina de CO2 (dióxido de carbono) desde el extremo externo de la ojera. El CO2 es recambiado por oxígeno por el organismo, liberando el oxígeno que transporta en la zona. Con esta oxigenación local mejora la circulación y disminuye el componente vascular de las ojeras que generan ese aspecto de fatiga, dando un tono más claro a las mismas.

Plasma rico en plaquetas

Se realiza previa extracción de unos 20 ml de sangre que son centrifugados para obtener la porción rica en plaquetas del plasma del propio paciente. Este líquido es luego inyectado en la zona de la ojera y con la capacidad regeneradora de las plaquetas se mejora su aspecto.

Láser

Es una técnica segura y definitiva. Se utiliza el láser N-Yag de conmutación rápida que tiene afinidad por la melanina, por el color oscuro. La luz láser interacciona con el pigmento y lo deshace. Los macrófagos (células que eliminan los detritus del organismo) se encargan de eliminar esos pigmentos. El proceso es similar al de la eliminación de un tatuaje. El láser actúa sobre los pigmentos propios de la piel y los deshace. Sólo se necesita una sesión para acabar de forma definitiva con la coloración oscura de las ojeras. Además, el láser provoca un efecto de retracción en el tejido y, por tanto, mejora el aspecto general del párpado inferior.

 

MASAJE PARA APLICAR EL CONTORNO DE OJOS

Tres gestos complementarios y esenciales para la belleza de la mirada

1. Estimular

Ejercer puntos de presión con la yema de los dedos alrededor del ojo comenzando por la esquina interna y ascendiendo por el párpado superior. Las presiones mejoran la circulación sanguínea ya que tienen un efecto drenante. Mejor irrigado, el contorno de los ojos está más luminoso, con las ojeras difuminadas, dando amplitud a la mirada.

2. Tonificar

Realizar unos ligeros y suaves pinzamientos con la ayuda de los dedos pulgar e índice, siguiendo la línea natural de la ceja desde el extremo interior hacia abajo pasando por las patas de gallo hasta llegar a la esquina externa del ojo. Los pinzamientos tienen una acción tonificante que limitan la caída del párpado superior al estimular la síntesis de fibroblastos. Más viva y expresiva, la mirada gana en vitalidad.

3. Alisar

Hacer movimientos suaves de arrastre con el dedo índice, desde la esquina interna del ojo recorriendo el párpado superior e inferior. Las tensiones cutáneas se relajan aportando a la mirada un aspecto menos fatigado.